Siria: El ejército turco apenas logra avances en Afrín. Destruye un monumento Hitita. Los mercenarios mutilan a miliciana de las YPJ

siria bombardeos turcos

Diecisiete días de bombardeos continuos, más de cien civiles asesinados, miles de pobladores desplazados y el silencio público de Estados Unidos y Rusia, son un resumen de la realidad que atraviesa la región kurda de Afrin, en el norte de Siria. El responsable de esta situación es, como todos saben, el gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan. La operación en curso en el norte de Siria, denominada por los turcos como “Rama de Olivo”, fue lanzada por Turquía el pasado 20 de enero, tras el anuncio del plan estadounidense de crear una fuerza de seguridad fronteriza kurda.

El ejército turco ha anunciado el asesinato de dos de sus miembros y que otros cinco resultaron heridos el domingo durante su lucha en Afrin. El presidente turco dice que conoce la identidad del estado que proporcionó a los militantes kurdos un arma que apuntó a un tanque turco y mató a cinco soldados turcos.

El enviado de Al Mayadeen en la frontera turco-siria informó que las fuerzas turcas avanzaron en profundidad de 3 km y 10 km de ancho en el área de Bulbul, frontera con Siria, mientras, las Unidades de Protección del Pueblo frustraron un ataque del ejército turco y destruyeron  uno de sus tanques en el campo de Bulbul y enfrentamientos en la zona de Rajo, en el campo de Efrin. Mientras tanto, un convoy militar del Cuerpo de Sham, la Brigada 23 y Zanki entraron a Turquía para participar en las batallas de Afrin, según fuentes de las coordinadas de las oposiciones.

El Ejército de Turquía anuncia haber quitado la vida a un total de 811 miembros de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) y el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en el transcurso de su ofensiva contra Afrin.

El informe militar turco, recogido este viernes por el portal sirio Al-Masdar News, agrega que durante la operación contra las milicias kurdas el Ejército de Ankara ha logrado destruir 18 objetivos en Afrin, situada en el norte de la provincia de Alepo. Todos los aviones de guerra de Turquía, añade el reporte, regresaron sanos y salvos a sus bases aéreas después de completar sus misiones.

Por su parte, las FDS informaron que hasta el momento, 473 miembros del ejército turco y de grupos terroristas fueron abatidos en Afrin. A esto se suma que si bien los combates se dan en varias aldeas del cantón, el avance real de las tropas turcas aun no es palpable. En un comunicado, las FDS agregaron que “el ejército invasor y sus seguidores están movilizando todas sus tecnologías militares y atacando asentamientos civiles con aviones de guerra y tanques”, pero “no han logrado avances notables hasta ahora”.

Las fuerzas turcas, según las FDS, son “incapaces de avanzar frente a la resistencia de nuestros combatientes, por esa razón el ejército turco invasor está atacando salvajemente a la población civil”.

tanques

Afrín resiste al ejército turco

Las tropas kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG) y sus aliados cristianos del Consejo Militar Siriaco (CMS) han detenido una nueva oleada de ataques en Afrin por parte de los “rebeldes sirios” respaldados por el ejército turco.

Respaldados por fuertes bombardeos de la Fuerza Aérea de Turquía, las brigadas mecenarias del autodenominado “Ejército Libre Sirio” (ELS) y sus aliados intentaron capturar el pueblo de Hamamah, sin embargo el asalto fue repelido por las fuerzas combinadas de las YPG y el CMS luego de una dura batalla.
Mientras tanto en el frente de Rajou en el noroeste de la región, las YPG rechazaron nuevamente los ataques de las fuerzas pro-turcas a pesar del fuerte apoyo que las unidades de artillería de Turquía les brindaron.

Por otro lado, los mercenarios del ELS, que continúan intentando romper las líneas kurdas en el distrito de Bulbul, también han sido incapaces de lograr cualquier avance hasta ahora, contenidos por las milicias de las YPG.

Frente a la invasión desatada bajo el sutil nombre de “Operación Rama de Olivo”, los pueblos que habitan Afrin, encabezados por las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) y las Unidades de Protección del Pueblo (YPG/YPJ) resisten no sólo militarmente, sino que redoblan sus esfuerzos para construir una sociedad igualitaria, donde las creencias religiosas y las diversas culturas se respeten, y en la cual las mujeres sean las principales protagonistas de un profundo cambio político, ideológico y económico que, pese a la destrucción de la guerra, se viene desarrollando desde el 2012.

El proceso revolucionario que vive el norte de Siria es inaceptable para Erdogan. Pero también es una traba para los intereses de los poderes regionales, sobre todo de los gobiernos sirio e iraní, como para la extensa disputa territorial que llevan adelante Moscú y Washington.

Aunque el gobierno turco justificó la invasión para “limpiar la frontera de terroristas”, existen dos hechos concretos que demuestran lo contrario: hasta el momento, Ankara no reconoció la muerte de ningún terrorista; por otro lado, se acumulan las denuncias (realizadas por los kurdos desde hace meses) de que el ejército turco es acompañado por el Frente Al Nusra (Al Qaeda en Siria) y el Ejército Libre Sirio (ELS), además de los remanentes del Estado Islámico (ISIS).

Una muestra despiadada de los terroristas que operan junto a las tropas turcas se conoció en estos días, cuando Barin Kobanê, miliciana de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ) fue capturada viva, torturada hasta la muerte, le cortaron los senos y su cuerpo mutilado (1).

El dinero y la logística entregada por el Estado turco a los grupos terroristas en Siria no es una novedad. Los propios gobiernos de Siria y Rusia lo denunciaron en varias oportunidades y presentaron pruebas contundentes, como los videos revelados en 2015 por el Ministerio de Defensa ruso en los que se observaban camiones cisternas cargados de petróleo y conducidos por mercenarios de ISIS cruzar la frontera hacia Turquía sin ningún tipo de problemas.

El cantón de Afrin, conformado por alrededor de 380 aldeas y pueblos, ubicado a 40 kilómetros de la ciudad de Alepo, es víctima de una fuerte complicidad internacional, que mantiene silencio ante la masacre cometida por Turquía.

Civiles desplazados y asesinados

Este viernes, el doctor Ciwan Mihemed, del hospital Avrîn, de la ciudad de Afrin, declaró que, desde el 20 de enero, fecha en que comenzaron los ataques turcos, 127 civiles fueron asesinados, entre ellos varios niños, mujeres y ancianos. La Luna Roja Kurda (LRK), encargada de la ayuda médica en la región, confirmó que hasta el 31 de enero 12 niños y 20 mujeres perdieron la vida por los ataques turcos.

En un informe difundido hace dos días, la LRK advirtió que “existe una gran preocupación entre los civiles (especialmente los niños y las mujeres) que se encuentran en lugares remotos y carecen de atención médica, alojamiento y acceso a alimentos adecuados” y que “debido al desplazamiento (de población) y a los bombardeos, ha habido muchas necesidades humanitarias y médicas para los civiles en el área”.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) alertó este pasado miércoles que debido a los ataques turcos, al menos 15.000 personas de Afrin ya se encuentran desplazadas. Como consecuencia de los desplazamientos forzados, muchas familias encontraron refugios en cuevas ubicadas en las colinas de la zona, en las que sobreviven en duras condiciones.

Las Fuerzas Democráticas de Siria también denunciaron las acciones de Turquía y revelaron que las tropas invasoras utilizan napalm y bombas de racimos, armamentos prohibidos por las leyes internacionales. Por su parte, el portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), Nuri Mehmud, apuntó que “el Estado turco está usando armas de la OTAN” contra Afrin y que “ahora hay terroristas de Al Nusra e ISIS dentro del ejército turco”.

Sobre la situación en el terreno, Mehmud aclaró que si el ejército turco “toma el control de un par de cientos de metros, eso no equivale a un gran avance. Por lo tanto, eso no significa que hayan logrado éxitos”.

Por su parte Ankara denuncia que los kurdos usan armamentos sofisticado entregado por los EE.UU. para la lucha contra el Estado Islámico. Aseguran que algunos de ellos son imposible de adquirir en el mercado negro armas como misiles antitanque Milan, TOW o AT4, de los que disponen las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) en Afrín y que utilizan para repeler los ataques turcos.

Es probable que la invasión a Afrin le cueste a los pueblos del norte de Siria muchos más muertos y una destrucción desoladora. Pero sin duda la resistencia de esos mismos pueblos –que defienden una confederación democrática inédita para Medio Oriente-, logren una victoria aplastante contra el ejército turco, que significará el principio del fin del presidente Erdogan. Como le sucedió a Estados Unidos en Vietnam, o a Israel en El Líbano, las masacres y destrucciones de un ejército invasor no alcanzan para doblegar a los pueblos.

siria miliciana kurda

Los kurdos responsabilizan al gobierno turco de la muerte y mutilación de la miliciana

Las fuerzas kurdas en Siria han asegurado este viernes que una de sus combatientes ha sido mutilada por rebeldes islamistas respaldados por Turquía. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos en Reino Unido ha sacado a la luz un vídeo en el que se muestra el cadáver mutilado de la combatiente del YPJ rodeado de sus enemigos.

Las impactantes imágenes han circulado a toda velocidad por las redes sociales y han desatado la ira y la indignación del pueblo sirio. Según avanza Reuters este sábado, la milicia turca lanzó una ofensiva aérea y terrestre contra los combatientes kurdos que controlan la región siria de Afrin, cerca de la frontera con Turquía.

La combatiente asesinada se llamaba Amina Omar y formaba parte de la milicia YPJ kurda, según ha confirmado a Reuters la administración liderada por los kurdos en el noreste de Siria. Las fuerzas kurdas aseguran que el asesinato fue perpetuado por rebeldes islamistas aliados con Turquía, quienes tras matar a la combatiente de 23 años “jugaron y mutilaron su cadáver”.

“Responsabilizamos al gobierno turco por este acto atroz”, ha sentenciado un portavoz del YPJ. El vídeo ha desatado la ira de la población kurda, situada en el norte de Siria, quienes han compartido la cruda historia de Omar así como fotografías de ella en las redes sociales.

Amina Omar – bautizada con el nombre de guerra Kobane- murió durante los combates en el norte de la región de Afrin, situado cerca de la frontera con Turquía, lugar donde las fuerzas turcas han ido ganando territorio desde el lanzamiento de la operación, el mes pasado, según han confirmado fuentes del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Las fuerzas kurdas aseguran que el asesinato fue perpetuado por rebeldes islamistas aliados con Turquía, quienes tras matar a la combatiente de 23 años “jugaron y mutilaron su cadáver.

Amenazas a las fuerzas estadounidenses

Es cuestión de supervivencia para el Estado turco, sostuvo en la televisión un miembro del Gobierno. Para evitar que los ataquen, los estadounidenses deberían dejar de mandar armas a los “terroristas”.

Los militares estadounidenses uniformados como si fueran milicianos kurdos pueden convertirse en blancos de la operación del Ejército de Turquía en Siria, declaró el vice primer ministro turco Bekir Bozdag. Para evitarlo, los aliados de la OTAN deberían dejar de suministrar armas a organizaciones separatistas como PYD y YPG, que Ankara tacha de terroristas.

“Si los terroristas no abandonan Manbiy [la ciudad y el distrito en la gobernación siria de Alepo], lanzaremos una operación en este distrito también y asimismo en la región al este del río Éufrates”, dijo el político al canal CNN Turk. “Entonces los militares de EE.UU. uniformados como YPG también serán objetivos para la operación de nuestras Fuerzas Armadas”.

Si los aliados no quieren “limpiar” esos territorios de “terroristas”, entonces “para la supervivencia de nuestra nación y el Estado, para nuestra integridad territorial, la seguridad de nuestras fronteras (…) y para impedir la instauración de un estado terrorista a nuestro lado, Turquía está obligada a hacerlo“, sostuvo.

Al mismo tiempo, el político pidió “un mayor apoyo a Turquía” por parte de EE.UU., solicitando que al menos deje de suministrar armas a las milicias kurdas. Los países de la OTAN deben darse cuenta de que las armas que mandan pueden ser apuntadas contra Turquía, agregó Bozdag.

ain_dara

La aviación turca destruye el templo hitita de Ain Dara

En el marco de la operación “Rama de Olivo”, Aviones turcos destruyeron el templo histórico de Ain Dara, perteneciente a la cultura sirio-hitita y que data de hace más de 3.000 años, situado en el enclave kurdo de Afrín, en el extremo noroeste de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El Ministerio de Cultura – Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria condena los ataques turcos contra sitios arqueológicos en la zona de Siria de Afrin (Efrin), la más reciente de las cuales fue la destrucción del templo de Ain Dara, uno de los más importantes monumentos construidos por los arameos en Siria durante el primer milenio antes de Cristo. Era un templo que se remontaba a la Edad del Hierro situado en el pueblo Ain Dara, 67 km al norte de Alepo y a 10 km del yacimiento de la basílica de Simeón Estilita el Viejo.

Para el Ministerio de Cultura Sirio, “este ataque refleja el odio y la barbarie del régimen turco contra la identidad siria y contra el pasado, presente y futuro del pueblo sirio. DGAM hace un llamamiento a todas las organizaciones internacionales interesadas y todos aquellos interesados en el patrimonio mundial para condenar esta agresión y a las presiones del régimen turco para evitar los ataques de los sitios culturales y arqueológicos en Efrin, una de las zonas más ricas en Siria”.

“El templo se caracteriza por sus brillantes y raras esculturas, hechas de piedras de basalto, descubierto en 1982 por una misión de alcance nacional. Una expedición japonesa desde el Museo del Antiguo Oriente de Tokio también restaurado algunas de sus esculturas. El complejo arqueológico cerro de Ain Dara es una de las ciudades más importantes en el Reino de los Aguchi arameo y quizás su capital, con una superficie de 50 hectáreas” concluye el comunicado del ente público sirio.

(Fuentes: Al Mayadeen / Al Manar / Hispan TV / RT / Al Masdar / Resumen de Medio Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *