La nueva doctrina nuclear de EE.UU. impulsada por Trump prevé el uso de armas nucleares en caso de un ataque convencional

estados-unidos-entre-as-maiores-potencias-em-armas-nucleares

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió el martes, durante su discurso del Estado de la Nación en el Congreso, en  “modernizar” el arsenal nuclear del país ante las amenazas de China y Rusia para los valores americanos. “En todo el mundo enfrentamos a regímenes sin control, grupos terroristas, y rivales como China y Rusia que amenazan nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores”, declaró.

El mandatario estadounidense ha pedido que Estados Unidos tenga un arsenal nuclear “tan firme y poderoso que disuada cualquier acto de agresión”. “Al hacer frente a estos peligros sabemos que la debilidad es el camino más seguro hacia el conflicto, y que el poder inigualable es el camino más seguro para nuestra defensa”, aseveró.

La Revisión de la Postura Nuclear del presidente estadounidense, Donald Trump, contempla equipar a los aviones F-35 de sus Fuerzas Armadas con armas nucleares. EE.UU. está listo para usar armas nucleares en caso de un ataque convencional, según la nueva doctrina nuclear publicada por la Administración del presidente Trump.

Washington continuará en gran parte con la política sobre armas nucleares de la Administración Obama, pero al mismo tiempo adoptará una postura más agresiva hacia Rusia, según el documento, titulado ‘La Revisión de la Postura Nuclear’ (NPR, por sus siglas en inglés). Según la nueva doctrina nuclear publicada por la Administración del presidente Trump, EE.UU. está listo para usar armas nucleares en caso de un ataque convencional.

Un cambio clave de la política de armas nucleares existente es la expansión de los escenarios en los que se considerarían el uso de la fuerza nuclear. En particular, los ataques no nucleares ahora podrían constituir un motivo para una represalia nuclear estadounidense. Bajo el nuevo documento, un ataque convencional que causase bajas masivas o tuviera como objetivo infraestructuras clave podría desencadenar una respuesta nuclear.

El documento aclara que Washington “solo consideraría el uso de armas nucleares en circunstancias extremas para defender los intereses vitales de EE.UU., sus aliados y socios”. Sin embargo, estas circunstancias extremas podrían ser catalizadas por ataques estratégicos no nucleares contra el país o sus intereses.

La doctrina recomienda un enfoque agresivo en la cooperación con Rusia sobre la proliferación nuclear e insta a EE.UU. a abordar una serie de “amenazas sin precedentes” planteadas por potencias extranjeras como Rusia, China, Corea del Norte e Irán. La doctrina advierte que Rusia está “desarrollando y desplegando nuevas ojivas nucleares y lanzadores” y que “continuará aumentando su capacidad de despliegue de ojivas nucleares” en el futuro. Al respecto, el embajador ruso dejó en claro que su país se toma en serio sus compromisos en el ámbito de desarme nuclear y cumple estrictamente con los acuerdos.

La revisión también exige una mayor integración entre las fuerzas nucleares y no nucleares, así como la mejora de los aviones de combate F-35 para transportar bombas y misiles nucleares. De esta manera se vuelve más difusa la línea que separa la guerra nuclear y la no nuclear.

La doctrina advierte que Rusia está “desarrollando y desplegando nuevas ojivas nucleares y lanzadores” y que “continuará aumentando su capacidad de despliegue de ojivas nucleares” en el futuro. Washington encuentra “preocupante” la adopción por parte de Moscú de estrategias y capacidades militares que representan una escalada nuclear.

“No queremos considerar a Rusia como un adversario. Esta doctrina no está centrada en Rusia”, dijo, a su vez, la subsecretaria de Estado interina para Control de Armas, Verificación y Cumplimiento, Anita Friedt, en la presentación del informe en el Pentágono este viernes. EE.UU. “sigue comprometido con la moratoria sobre los ensayos nucleares”, agregó el gerente de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, Steve Erhart.

Según Friedt, EE.UU. informó a Rusia sobre el contenido de su nueva doctrina nuclear antes de su publicación. “Informamos [por adelantado] a Rusia sobre la doctrina nuclear”, dijo, y agregó que Washington y Moscú “están en proceso” de planificación de una nueva ronda de conversaciones sobre la estabilidad estratégica.

La alto cargo aseguró que Rusia “no es una prioridad de esta doctrina”, ya que en ella se mencionan también otros países, como China, Corea del Norte e Irán.

La revisión también exige una mayor integración entre las fuerzas nucleares y no nucleares, así como la mejora de los aviones de combate F-35 para transportar bombas y misiles nucleares. De esta manera se vuelve más difusa la línea que separa la guerra nuclear y la no nuclear.

“Las fuerzas estadounidenses fortalecerán su capacidad para integrar la planificación y las operaciones militares nucleares y no nucleares”, según la doctrina NPR. “La mejora de nuestros cazabombarderos de doble capacidad gracias a la próxima generación de aviones de combate F-35 mantendrá la fuerza de la postura de disuasión de la OTAN y mantendrá nuestra capacidad de desplegar armas nucleares, de exigirlo la situación de seguridad”, reza el informe elaborado por la Oficina del Secretario Defensa.

“Para justificar el crecimiento del gasto militar y la acumulación de potencial nuclear, los estadounidenses han vuelto a encontrar una historia de miedo protagonizada por Rusia”, aseguró este viernes el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antónov.

De acuerdo con el diplomático, detrás de la nueva doctrina nuclear adoptada por Estados Unidos está el “deseo de invertir una gran cantidad de dinero” en complejos militares e industriales. “Entendemos la enorme suma de billones de dólares que está en juego”, resaltó Antónov.

(Fuente: Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *