Bahréin condena a muerte a dos activistas y encarcela a otros 56, por haber constituido un grupo ilegal pro derechos humanos

Bahrein

En un juicio masivo realizado ayer miércoles, un tribunal del régimen de Bahréin (foto adjunta) ha condenado a muerte a dos activistas y mantenido duras sentencias contra otros 58 individuos, acusados de haber constituido un grupo ilegal de promoción de los derechos humanos. Las dos penas capitales dictadas elevan a veinte el número de activistas condenados a muerte en los últimos meses en el país árabe, según informan distintos medios locales de información.

De las otras 60 personas procesadas ayer miércoles (a puerta cerrada), unas 19 han sido sentenciadas a cadena perpetua, a 37 se les han impuesto penas de prisión que llegan a los 15 años y solo dos han sido absueltas. El Tribunal Penal Supremo también ha revocado a 47 de los acusados la nacionalidad bahreiní, acusándolos de formar un grupo terrorista para llevar a cabo asesinatos y a agentes de policía.

El hecho coincide con el traslado del prominente sheij chií y líder opositor, Isa Ahmad Qasem, a un hospital para someterlo a cirugía, pocos días después de que la ratificación de su condena a un año de cárcel y retirada de nacionalidad provocara masivas protestas entre sus seguidores.

El miembro del Instituto para los Derechos y la Democracia de Bahréin (BIRD), Seyed Ahmad Alwadaei, ha tachado los fallos de “burla de la justicia”. “Las autoridades han demostrado además su disposición a aprovechar la vulnerabilidad de sus ciudadanos”, ha denunciado Alwadaei, para luego protestar por la presencia entre los sentenciados de mujeres y niñas.

Las confesiones bajo coacción, ha proseguido el activista bahreiní, se han convertido en una norma para permitir a los tribunales de Bahréin hacer sufrir a sus propios ciudadanos, algo que el principal partido opositor de Bahréin, Al-Wefaq, tacha de “inhumano”.

Estas condenas a muerte no son las primeras. El pasado diciembre un tribunal militar bahreiní que condenan a muerte a seis activistas chiíes y a varias decenas les revocó la ciudadanía, además de imponerles una pena de 15 años de cárcel, bajo supuestas acusaciones de “formar una célula terrorista y conspirar para asesinar” a un funcionario del Ministerio de Defensa del país árabe.

El citado tribunal también había sentenciado ya anteriormente había condenado a otras siete personas “vinculadas con el caso” a siete años de cárcel y les ha revocado la ciudadanía, mientras que otras cinco han quedado absueltas, según informó la agencia estatal de noticias BNA.

Amnistía condena la pena capital contra disidentes en Bahréin

La ONG Amnistía Internacional (AI), en una declaración, expresa su profunda preocupación por las condenas a muerte contra seis ciudadanos procesados por el Tribunal Militar de Bahréin, en medio de represiones contra activistas pro derechos humanos en este país.

La mencionada organización no gubernamental (ONG) manifestó el viernes 18 su preocupación por los juicios en curso contra el líder de la disuelto partido opositor Al-Wefaq, el sheij Ali Salman, y el defensor pro derechos humanos Nabil Rayab. Del mismo modo, mostró su preocupación por los ataques sistemáticos contra la familia del defensor de derechos humanos Sayed Ahmad Al-Wadaei y la continua imposición de prohibiciones de viaje contra activistas.

AI pidió la anulación de las sentencias de muerte dictadas por el Alto Tribunal Militar contra los seis acusados, todos civiles, con la excepción de un militar, y las condenas de prisión contra otros 12 acusados en el caso, para que sean transferidos a un tribunal ordinario competente.

El Gobierno de Manama ha sido blanco de acusaciones tanto de activistas como de organizaciones de derechos humanos por tratar de silenciar cualquier voz disidente desde la revuelta de 2011, que fue reprimida con la intervención del Ejército de Arabia Saudí.

Al-Wefaq denuncia la ‘inhumanidad’ de Al Jalifa contra chiíes

Por su parte, el principal partido de la oposición al régimen dictatorial, el disuelto partido bahreiní Al-Wefaq también ha rechazado las sentencias de muerte contra los chiíes y llama a la comunidad internacional a tomar medidas ante estos crímenes.

“La comunidad internacional ha de romper el silencio, librarse de las presiones de los petrodólares y adoptar medidas ante este tipo de catástrofes y crímenes que ocurren por la falta de justicia en Bahréin”, se lee en un comunicado emitido este lunes por el principal partido opositor de Bahréin, Al-Wefaq.

A criterio de Al-Wefaq, las sentencias fueron emitidas luego de haberse adoptado “medidas inhumanas” contra los detenidos, incluidos “actos de tortura para lograr confesiones” y el uso del “choque eléctrico”.

El partido opositor bahreiní, asimismo, ha denunciado que el pueblo bahreiní no cuenta con los derechos más básicos en el sistema judicial. “El Gobierno usa el poder judicial y de seguridad para vengarse y castigar a los que se oponen a la dictadura, la tiranía y la corrupción”, precisa la nota.

La instauración de un sistema constitucional y un poder judicial independiente forman parte de los reclamos de los bahreiníes en las protestas que han protagonizado desde febrero de 2011 contra la monarquía de Al Jalifa.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *