Rusia admite la posible aceptación del despliegue de cascos azules de la ONU entre Ucrania y las repúblicas del Donbass

ucrania

Rusia ha admitido oficialmente la posibilidad de aceptar una misión de Naciones Unidas en la región de conflicto en el Donbass, en el este de >Ucrania,tras un encuentro en Dubai de enviados especiales del Kremlin y la Casa Blanca.

El ayudante presidencial ruso Vladislav Surkov dialogó con el enviado estadounidense para Ucrania, Kurt Volker, con quien abordó una nueva propuesta de la Casa Blanca sobre el despliegue de cascos azules en las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk.

La propuesta norteamericana es realizable, declaró Surkov al referirse al ‘paquete de Dubai’, una variante de la iniciativa rusa de desplegar una misión de la ONU para proteger a los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

Para Surkov, el plan esbozado ahora por Volker podría ser estudiado y constituye una variante mucho más aceptable que la llamada opción de Belgrado, en alusión al total desencuentro sufrido por ambos funcionarios en la capital serbia, el pasado mes. El enviado del Kremlin explicó que la parte norteamericana expuso un plan detallado que, a primera vista, parece realizable, comentó.

Una vez se efectúe un exhaustivo análisis de la mencionada propuesta, se convocará a Kurt y otros funcionarios estadounidense para abordar la variante definitiva del documento que regulará la estancia de los pacificadores en Donbass, subrayó.

Medios de prensa estadounidenses demandaron al presidente Donald Trump que garantizara un contingente del país norteño con la posibilidad de un máximo de despliegue en Donbass, sin la presencia allí de observadores rusos.

Moscú aboga por la presencia internacional como forma de separar a las partes enfrentadas en el sureste ucraniano, donde Donetsk y Lugansk realizaron sendos referendos de independencia en mayo de 2014, apoyados por la gran mayoría de sus poblaciones.

Medios de prensa locales comentan que Trump abandonó el recién finalizado Foro Económico de Davos, sin intercambiar personalmente con similar ucraniano, Piotro Poroshenko, quien debió defender sus posiciones respecto a Donbass con una sala semivacía.

Ya en septiembre del pasado año Rusia envió al Consejo de Seguridad el proyecto de una resolución sobre una misión de protección de los observadores de la OSCE en el este de Ucrania. En este sentido, el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó su respaldo al envío de los cascos azules a Ucrania siempre y cuando su misión consista en garantizar la seguridad de la Misión de Observación de la OSCE y no se extienda más allá de la línea de separación.

Según el proyecto ruso, La misión de la ONU “deberá estar equipada con armas ligeras, tener como único mandato la protección de los grupos de observadores de la OSCE y realizar las 24 horas al día la observación de las zonas de retirada de las fuerzas y armas de la línea de contacto entre el territorio controlado por las Fuerzas Armadas de Ucrania y el territorio de determinadas áreas de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk”, controlado por las milicias, dice el texto. La misión se crearía para un plazo de seis meses después de la “retirada total de las fuerzas y equipos de la línea de contacto efectiva”, y su jefe informará de la situación directamente al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

Por su parte el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, declaró haber discutido en esas mismas fechas con el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, la posibilidad de desplegar una misión de paz de la ONU en Donbás.

La propia ONU comunicó entonces  que no realizaría los preparativos para el despliegue de una misión de paz en el este ucraniano ya que era necesario el consenso previo de todos los involucrados.

Moscú en reiteradas ocasiones ha insistido en que no es parte del conflicto interno ucraniano y que está interesado en que la nación vecina supere lo más pronto posible la crisis que está viviendo desde 2014.

(Fuentes: Prensa Latina / Sputnik)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *