Siria: Milicias kurdas y de las FDS libran intensos combates en Afrin contra turcos y mercenarios del ESL. Piden ayuda a Damasco

Siria 1

Las tropas turcas y sus aliados del Ejército Sirio Libre lanzaron el miércoles un nuevo ataque terrestre contra el Cantón de Afrin, atacando la parte norte de esta importante región, situada en el norte de la provincia de Alepo.

Según medios turcos, el Ejército turco y sus aliados comenzaron el día tomando la ciudad de Adamanli y sus colinas adyacentes. Tras la captura de Adamanli, el Ejército y sus aliados lograron capturar la ciudad de Umar Ushagi, también en la parte norte de Afrin. El Ejército turco acabó el día tomando de nuevo la montaña de Yabal Barsaya después de una fuerte batalla con las unidades de las YPG, que la habían reconquistado el día anterior.

El Ejército turco dijo el miércoles haber matado a más de 260 “terroristas”, en alusión a los kurdos, durante su llamada operación militar “Rama de Olivo”. No obstante, las fuentes kurdas desmienten tal noticia y cifran las bajas en sus filas en, entre 15 y 20.

Las milicias kurdas del YPG lanzaron varios contraataques para intentar recuperar el control de las áreas tomadas poco antes por las fuerzas turcas y sus aliados. Ellas se apropiaron también armas, municiones y un bulldozer del ESL.

Unos 16 soldados turcos fueron hechos prisioneros por las formaciones kurdoárabes de las Unidades de Protección Popular (YPG) en los combates en Afrín, noroeste de Siria, aseguró el portavoz del mando de la facción kurda, Ahmed Shawqi.

“El enfrentamiento tuvo lugar en la localidad de Cenderes”, dijo Shawqi a Sputnik. El portavoz kurdo agregó que YPG perdió cuatro hombres en los combates. Anteriormente el Ejército turco admitió un total de cinco bajas mortales entre sus tropas desde el inicio de la ofensiva.

La artillería turca proseguió su agresión contra la referida zona, que ha causado bajas entre los civiles y colosales daños materiales en la infraestructura y las casas. Fuentes civiles informaron que un civil perdió la vida a consecuencia del bombardeo por la artillería turca del pueblo de Yama. Agregó que los proyectiles siguen impactando en los alrededores de los distritos de Bulbula e Yandiris.

También confirmaron que la continua agresión contra Afrín, iniciada el sábado pasado, ha dejado más de 141 civiles entre muertos y heridos, además de incalculable destrucción en los sitios arqueológicos.

Por otro lado, según diversas fuentes, el miércoles un convoy turco, compuesto por seis vehículos, entró en el oeste de la provincia de Alepo y visitó la localidad de Al Eis y la colina cercana de Tal al Eis durante varias horas. El viaje del ejército turco al área de Al Eis fue escoltado por combatientes del Frente al Nusra, un grupo afiliado a Al Qaida y designado por la ONU como grupo terrorista.

Según fuentes de la oposición, el convoy trajo consigo una delegación militar turca que observó el área alrededor de Tal al Eis en preparación para el establecimiento previsto de puestos militares destinados a disuadir cualquier futura ofensiva de las fuerzas pro-gubernamentales sirias hacia Idleb a través de esta región.

Los kurdos piden ayuda a Damasco

Funcionarios kurdos en Afrin han instado a Damasco a enviar tropas para proteger la soberanía de Siria del “ocupante turco”. Ankara insiste en que devolverá el enclave a su “propietario original” después de su “liberación de los terroristas”.

El enclave administrado por los kurdos en el norte de Siria emitió un pedido de ayuda al gobierno sirio el jueves, reiterando su compromiso con la integridad del país. “Reafirmamos que la región de Afrin es una parte integral de Siria y que nuestras fuerzas son las unidades de protección del pueblo”, escribió en un comunicado, argumentando que la operación militar turca en Afrin “amenaza la integridad territorial de Siria y la seguridad y la vida de los civiles”.

“Mientras las unidades kurdas continuarán rechazando la ofensiva militar turca y resistiendo los intentos de las fuerzas turcas de invadir la ciudad, el gobierno central de Siria debe enviar sus propias fuerzas para «proteger sus fronteras con Turquía de los ataques del ocupante turco” añaden.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, mientras tanto, desestimó las acusaciones de la invasión de Turquía en el territorio sirio, y subrayó que Ankara no está interesada en el acaparamiento de tierras sino simplemente en garantizar su seguridad fronteriza.

Siria 2

Operación en Afrin podría ser un desastre para EE.UU

La operación militar turca en la ciudad siria de Afrin, controlada por los kurdos, podría ser un desastre para Estados Unidos, indicó el periódico británico The Guardian. La fuente aseveró que la preocupación turca por los kurdos sirios en sus fronteras podría llevar al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a llegar a un acuerdo con Damasco y Moscú.

“Eso representaría un desastre para Estados Unidos”, reafirmó el diario y agregó que esto se produjo solo una semana después de que el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, informara de una solución política en Siria ofrecida por la administración de Donald Trump, la cual implicaba la eliminación definitiva del presidente sirio, Bashar al-Assad y las fuerzas dirigidas por Irán.

Estados Unidos, el Reino Unido y Francia han criticado duramente la invasión turca del norte de Siria, pero Occidente no puede permitirse perder el papel de Ankara como una fuerza compensadora de “la paz impuesta por Rusia”.

Los diplomáticos occidentales manifiestan que existen varias opciones sobre la mesa: la amenaza de retener fondos de reconstrucción de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, la promesa de mantener 2.000 soldados estadounidenses dentro de Siria indefinidamente y un compromiso ligeramente confuso para ayudar a los kurdos a formar una fuerza fronteriza en el norte de Siria.

También advirtieron que el valor de todas estas opciones es inconmensurablemente disminuido si carecen del apoyo de Turquía, el partidario a largo plazo de la oposición siria en “la guerra civil” de siete años.

Tensión entre Turquía y EE.UU.

La operación aérea y terrestre lanzada por Turquía ha tensado las relaciones entre Turquía y su aliado clave de la OTAN, Estados Unidos. Este último ha estado apoyando a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) que Ankara ve como una extensión del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK).

Ankara dice que la operación está dirigida a luchar contra el Estado Islámico y evitar que los “terroristas” kurdos obtengan un punto de apoyo permanente y la autonomía posterior. Fue lanzado en medio de informes de un plan de los Estados Unidos para crear una Fuerza de Seguridad Fronteriza (BSF) de 30,000 efectivos, la mitad de los cuales procederían de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), dominadas por los kurdos.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, señaló el jueves que las ofensivas turcas contra los milicianos kurdos en la ciudad de Afrin (noroeste de Siria) continúan “hasta cuando sea necesaria”. Hizo estas declaraciones al visitar el centro de operación en una base militar fronteriza con Siria.

“Al lanzar la operación Olive Branch hemos detenido los juegos de diferentes potencias que buscan implementar sus planes en nuestra región. Despejaremos por completo la región de terroristas y en toda nuestra frontera (con Siria) para garantizar nuestra seguridad”, añadió Erdogan.

Las tensiones aumentaron aún más después de una llamada telefónica entre Erdogan y el presidente estadounidense Donald Trump el miércoles, mientras funcionarios turcos disputaban la transcripción de la conversación, diciendo que en ningún momento el líder estadounidense expresó “preocupaciones” sobre la “escalada de violencia” en Afrin. .

Anteriormente, la Casa Blanca informó en su resumen de la conversación que Trump “transmitió preocupaciones de que la escalada de la violencia en Afrin … corre el riesgo de socavar nuestros objetivos compartidos en Siria”, mientras llama a su homólogo turco para que desescale la situación y “limite” su impulso militar.

Siria 3

Las razones de la permanencia norteamericana y la ofensiva turca

La determinación de Estados Unidos de mantener su presencia en Siria se debe principalmente a los crudos y los gasoductos, no a cuestiones de seguridad, dijo el analista geopolítico Phil Butler al Sputnik. Mientras tanto, parece que los turcos pueden socavar los planes de los EE. UU.

Tras la derrota de Daesh (ISIS / ISIL), Washington continúa su guerra de poder en Siria, Phil Butler, un analista geopolítico y autor de “Putin’s Praetorians: Confessions of the Top Kremlin Trolls”, dijo, comentando los recientes desarrollos en el terreno en el estado devastado por la guerra.

“Estados Unidos ya está violando la ley internacional que está en Siria sin invitación”, dijo el analista geopolítico. “Estoy seguro de que todos los involucrados saben qué mensaje se envía aquí. El asunto de Siria fue y es una guerra de poder. Estados Unidos simplemente desafió a Siria, Rusia y el mundo para que los descarten o estén preparados para una mayor guerra energética. Esto se trata de petróleo en el este de Siria, oleoductos, intereses creados y otros temas que el Secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson conoce íntimamente”.

El 17 de enero, mientras daba un discurso en la Institución Hoover en la Universidad de Stanford, Tillerson enfatizó que Estados Unidos puede continuar manteniendo una presencia militar en Siria luego de la derrota de Daesh (ISIS / ISIL). “El cambio responsable puede no llegar tan pronto como algunos esperan, sino más bien a través de un proceso gradual de reforma constitucional y elecciones supervisadas por Estados Unidos», dijo el secretario de Estado de Estados Unidos”.

Tillerson también insistió en que la influencia de Irán en Siria debe ser disminuida y abogó por la necesidad de la salida de Bashar al-Assad del poder. Respondiendo a la pregunta de por qué Estados Unidos busca derrocar a Assad y reprimir a Irán, Butler dijo lacónicamente: “No soy propenso a respuestas cortas y fáciles, pero en este caso no hay necesidad de elaborar demasiado. La respuesta es Israel, y nada más”.

A diferencia de su predecesor, Donald Trump recientemente ha reforzado los lazos con Israel y llegó incluso a reconocer a Jerusalén como la capital del país, lo que provocó la tormenta de críticas de los aliados árabes de Estados Unidos y la comunidad internacional.

Sin embargo, al establecer los objetivos estadounidenses en Siria, Tillerson admitió que Estados Unidos tiene que trabajar con Rusia en el terreno. No es sorprendente, según el analista geopolítico: “La mano de Estados Unidos (en Siria) es tan débil como te puedas imaginar, es por eso que las botas en el suelo y desafiando a la oposición al desafío son las cartas restantes que se jugarán”.

El anuncio del Pentágono del 14 de enero sobre la creación de una “fuerza fronteriza” de 30,000 efectivos provocó un animado debate que hizo que algunos observadores sugirieran que Washington está buscando una justificación para permanecer indefinidamente en Siria.

Algunos consideran la Operación anti-kurda de Ankara “Rama de Olivo” como respuesta al esfuerzo de los Estados Unidos para continuar armando y entrenando a los kurdos sirios, rompiendo así los pilares de la soberanía siria y la seguridad nacional de Turquía.

Sin embargo, Butler cree que en realidad no es el punto. Se trata de petróleo, dice el analista geopolítico. “Bueno, en Ankara tenemos que considerar qué sucedió en lo que respecta al petróleo del mercado negro de Siria / Kurdistán. Los ‘intereses’ dentro de Turquía tienen en juego decenas de millones, tal vez más. Si hay una ‘fuerza fronteriza’ complica las cosas”, comentó.

Mientras tanto, el muy discutido proyecto de “fuerza fronteriza” del Pentágono, que Tillerson denunció como mera especulación mediática el 17 de enero, evocaba un fuerte recuerdo del “ejército del asesino de la CIA Kenneth Pollack para derrotar a Assad”.

El 2 de septiembre de 2014, Pollack esbozó un plan detallado para crear un ejército para luchar contra Daesh y Bashar al-Assad. De acuerdo con el escenario de Pollack, una fuerza respaldada por Estados Unidos tuvo que dividirse una parte considerable de Siria y mantener su presencia allí mientras aumentaba su poderío militar. El analista de la CIA también previó el establecimiento del gobierno provisional en el territorio ocupado por las fuerzas respaldadas por Estados Unidos.

Entonces, ¿se puede suponer que el plan de la era de Obama sigue tomando forma en este momento? “Esta es exactamente la estrategia que continúa”, respondió Butler. “Muchos de nosotros depositamos grandes esperanzas en Donald Trump, entre los expertos que lo hicieron, cada vez es más probable que la carrera presidencial de EE. UU. Sea un espectáculo, un juego de ‘policía bueno’ en el que el mundo pierda. Tiene la intención de perder “.

Sin embargo, parece que los turcos han hecho sus propias correcciones a los planes de Washington en el norte de Siria. La operación de la Rama de Olivo de Turquía lanzada el 20 de enero está ganando adeptos. La Fuerza Aérea de Turquía continúa realizando ataques aéreos contra las posiciones de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), dominadas por los kurdos, en la ciudad siria de Afrin, al noroeste del país.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV / Sputnik / News Front)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *