Comunicado de la organización de la izquierda independentista canaria Unidad del Pueblo: Canarias dijo no y dice no a la OTAN

siete estrellas sobre la atalaya de tejina

Canarias dijo no… y dice no a la OTAN

¡¡¡Por un Estatuto Internacional de Neutralidad!!!

Ante las inminentes maniobras militares en Canarias, por parte de la fuerza aérea española e integrante de la OTAN y denominadas DACEX -18, para ensayar escenarios de combate y examinar la capacidad de reacción de las fuerzas desplegadas en Canarias y en el que van a participar el Ala 11, de la Base de Morón (Sevilla); las Alas 15 y 31, de la Base de Zaragoza; el Ala 46, de la Base de Gando (Gran Canaria); y el Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca).

En las que además está previsto que se sume a estas maniobras la fragata de la Armada “Álvaro de Bazán”, con base en el puerto de Ferrol, asignada al Mando de Defensa y Operaciones Aéreas.

Y en las que, en un comunicado, el Mando Aéreo de Canarias precisa que este ejercicio “pondrá a prueba la interoperabilidad del sistema de defensa aérea del archipiélago”.

UNIDAD DEL PUEBLO, manifiesta su total contrariedad, ya que en Canarias, nuestra sociedad tiene una legitimación de orden histórico, porque en el Referéndum del 12 de marzo de 1986 votó NO a la OTAN, porque ha demostrado siempre determinación contra la guerra, como las multitudinarias manifestaciones contra la Guerra en Iraq y porque Canarias es antimilitarista y quiere ser un pueblo de Paz y en Paz, cuestión que no es muy difícil de entender, ya que con las herramientas de la guerra no se puede construir la Paz. Legitimación que nos permite reivindicar para nuestra tierra un Estatuto Internacional de Neutralidad, con una declaración formal del Archipiélago Canario como territorio neutral, según los términos del derecho internacional público, derecho que debería estar recogido en todas las leyes, Estatutos o Constituciones que le afecten.

UNIDAD DEL PUEBLO, denuncia que Canarias, está sometida directa o indirectamente, a todo tipo de maniobras de la OTAN, y a todas las tensiones que produzca el enfrentamiento de las potencias con los grupos locales por el control de las riquezas naturales. Nos consideran una punta de lanza por nuestra proximidad al continente africano, un portaviones gigante en el Atlántico, una base logística por la situación geoestratégica, y querrán convertir muchos puntos de nuestra geografía en campos de entrenamiento y lanzadera para las guerras que se lleven a cabo en los diferentes lugares del mundo, convirtiéndonos en colaboradores directos de la violencia practicada por esta organización.

Como ejemplo de ello, estamos asistiendo a un notable aumento de los efectivos militares afincados en las islas con particular incidencia justamente en Fuerteventura, una de las islas afectadas por las prospecciones de petróleo. Han aumentado tropas de tierra ligadas al Regimiento de Infantería Soria 9, así como la incorporación del Regimiento Ligero Acorazado de Caballería Lusitania Número 8, lo que supondrá traslado de blindados y vehículos de transporte. A todo esto, hay que sumar 4 buques de Acción Marítima puestos a las órdenes del Mando Naval de Canarias o los aviones desplegados en la base aérea de Gando, cazabombarderos, helicópteros y aviones de transporte.

El pueblo canario en estos momentos de gran despliegue militar con maniobras incluidas, debe impedir el asentamiento o utilización de instalaciones por parte del Mando de África de Estados Unidos, AFRICÓM, que, bajo el paraguas de misiones diplomáticas y económicas, solo busca elevar la escala de conflictos con el fin de intervenir para expoliar los recursos de la zona. Este rechazo a la OTAN, fue un pronunciamiento a favor de la no instalación de bases o uso de instalaciones en Canarias y de hacer de las islas un territorio de paz y neutralidad.

Que no se utilice nuestro espacio terrestre, marítimo ni aéreo para ningún tipo de uso o maniobra militar. Definiendo a Canarias, como zona de exclusión militar, fuera del brazo armado y militarizado del sistema capitalista que es la OTAN. Exigiendo al Gobierno del Estado Español una política externa de no agresión, ni ocupación militar, ni intervención armada, que no son más que un disfraz de nuevas colonizaciones imperiales. Un archipiélago con un Estatuto de Neutralidad, con reconocimiento internacional, que la convierta en plataforma de paz y no de logística de los señores de la guerra, en un espacio de encuentro entre los pueblos, donde se apoye la solidaridad y la resolución no violenta de los conflictos.

Para ello, desde UNIDAD DEL PUEBLO, vamos a seguir resistiendo, vamos a seguir protestando y vamos a seguir movilizándonos; en definitiva, nos rebelamos ante esta situación de continua agresión a nuestra tierra.

 

Consejo Nacional de Unidad del Pueblo

Canarias, 20 de enero 2018

unidad del pueblo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *