Cádiz: Los trabajadores del aeropuerto de la Base de Rota abandonan su encierro 23 días después, pero “no la lucha”

Trabajadores Rota

Los trabajadores de la concesionaria del aeropuerto de la Base de Rota, Louis Berger, encerrados en el Castillo de Luna como medida de protesta ante la cascada de despidos y por las represalias, han decidido poner fin al mismo este domingo 14, tras 23 jornadas y recibir el aliento de los vecinos, del Ayuntamiento y de todos los partidos, de uno y otro lado. Pero la lucha “continuará incluso con más intensidad si cabe”. Por su lado, desde IU se elevará una moción al próximo pleno municipal instando a la “paralización temporal de las relaciones institucionales con EEUU” mientras no haya solución.

Pero este punto, no quiere decir que finalice “la lucha”, “más bien al contrario”, ya que, se asevera, “continuará incluso con más intensidad si cabe hasta lograr el objetivo”: básicamente, que la empresa norteamericana “se siente a negociar de buena fe” un nuevo convenio colectivo, y cesen los despidos. En el caso de que Louis Berger mantenga su postura intransigente, ya se avanza que se baraja la convocatoria de una huelga indefinida.

El comité de empresa queda ahora a la espera “de ver las reacciones” que se producen tras los movimientos políticos de estas semanas: representantes a nivel nacional, regional, provincial y local de PSOE, Podemos, IU, Ciudadanos y hasta del PP han pasado por el encierro, apoyando a la plantilla y exigiendo, principalmente, la intermediación del Gobierno central, y para ello se han comprometido a llevar a cabo iniciativas en el Congreso, en el Parlamento andaluz y en la Diputación.

“No aguantan más”

Trabajadores de la concesionaria del aeropuerto de la Base de Rota no aguantan más ante el trato que dicen sufrir de la empresa. Denuncian “persecuciones” y “represalias”, que se reflejan en 23 despidos, 12 de ellos el pasado enero de 2017, por causas de naturaleza productiva y organizativa, y que “en los cuatro primeros juicios de junio fueron declarados improcedentes”. Pese a ello, “se ha vuelto a despedir por causas idénticas” a seis trabajadores el 30 de noviembre. Pero hay más: hasta cincos despidos disciplinarios desde octubre.

Igualmente, el comité refleja los 12 sancionados, “entre ellos un miembro del propio comité, y más recientemente el propio presidente con 16 días de suspensión de empleo y sueldo”, todo ello “en un clima de trabajo tenso y asfixiante”, donde la plantilla, “ante la falta de personal, no puede aceptar los despidos” y la “merma de derechos impuesta por la empresa” que parece negarse a cumplir la legislación laboral española, y en este contexto, “se han presentado multitud de denuncias ante la Inspección de Trabajo de Cádiz”, entre otros motivos por contratar personal durante jornadas de huelga.

“Es de recibo que se escuchen las reivindicaciones del pueblo de Rota y en concreto trabajadores de la Base por parte del Gobierno central, algo que hemos reiterado en varias ocasiones, sin ver una respuesta clara”, lamentaba los primeros días del encierro, en plenas navidades, el alcalde, Javier Ruiz Arana. “No vemos reacción, pero espero que esta medida de protesta surta efecto para que por parte del Gobierno de la Nación se inste a la Marina americana para que se acoten los abusos de superioridad que ha mostrado esta empresa en cuestión, sin defender los intereses de este país, frente a empresas extranjeras”, subrayaba. Discurso que, de una u otra forma, han repetido estas semanas PSOE, Podemos, IU y algo el PP, aunque varios de sus representantes han pasado a lavarse las manos asegurando que se trata de un mero conflicto laboral, y que debe ser la Junta de Andalucía la que intervenga.

(Fuente: Diario Bahía de Cádiz)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *