Granada: La fiscalía pide 5 años para Juana Rivas. Plataformas feministas lo catalogan de “gran barbaridad” y “violencia institucional”

Manifestacion-Juana-Rivas-celebrada-pasado_1209189747_79429687_667x375

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada celebrará el próximo 7 de febrero una nueva vista en el caso de Juana Rivas por daños y perjuicios a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, en relación a los gastos que tuvo que asumir al viajar a España y hacer efectivo el retorno de los dos hijos que tienen en común a Italia.

Este juicio se celebrará después de que la Fiscalía haya pedido cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores después de que permaneciera casi un mes en paradero desconocido con sus hijos, de once y tres años, incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregárselos al padre.

La vista, que se celebrará en la sala Luis Portero del edificio judicial de La Caleta, servirá para fijar los conceptos que Juana Rivas deberá abonar a Arcuri y ambos declararán o no en la medida en que lo soliciten las partes. No obstante, la defensa del italiano ya ha pedido la cooperación internacional necesaria para que, en ese caso, pueda hacerlo por videoconferencia.

El fiscal acusa a Juana Rivas de dos delitos de sustracción de menores y también pide la inhabilitación especial para esta madre de Maracena para ejercer el derecho de patria potestad sobre los niños por un plazo de seis años, según consta en el escrito de acusación provisional presentado ante el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que ha investigado el asunto.

En el escrito, el fiscal Juan Miguel Ossorio Carmona relata que Juana Rivas salió de Italia el 18 de mayo de 2016 con sus hijos, que en la actualidad tienen once y tres años, transmitiendo al padre que su intención era visitar a sus familiares en España y luego regresar.

Arcuri “no mostró oposición a ello, ajeno a la verdadera intención de la acusada”, que según el fiscal no era otra que la de “ocultarse” con sus hijos en Granada “cercenando cualquier tipo de contacto con su padre” y cambiar el lugar de residencia de los menores empleando “vías ajenas al procedimiento legalmente establecido”. Todo ello, agrega el fiscal, sin que existiera “causa alguna que lo justificara”.

El 2 de agosto de 2016, Juana Rivas contactó con Arcuri para trasladarle su negativa a regresar con los menores a Italia, “permaneciendo desde entonces oculta con ellos en un lugar indeterminado” pese a ser “consciente” de su “obligación” de entregarlos.

El fiscal señala en su escrito las cinco instancias judiciales que a lo largo de nueve meses le han requerido a través de resoluciones judiciales la obligación de devolver a los niños a Italia, donde tienen fijada su residencia habitual y están escolarizados.

La primera resolución de restitución de los menores fue dictada el 14 de diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada a demanda de la Abogacía del Estado por sustracción internacional de un menor; el 21 de abril 2017 por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial y el 11 de julio por el Juzgado de Primera Instancia 3.

De nuevo se reitera con una providencia esta última instancia el 24 de julio y finalmente el 9 de agosto se vuelve a pronunciar en el mismo sentido de restitución de los menores la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada. A juicio del fiscal, Juana Rivas “consciente” de estas resoluciones judiciales, con ilícito ánimo de incumplirlas, permaneció oculta con sus hijos en un lugar indeterminado sin facilitar su paradero y “a sabiendas de la obligación que pesaba sobre ella de restituirlos”.

Finalmente, el 28 de agosto de 2017 compareció en dependencias de la Unidad Orgánica de la Guardia Civil entregando a los niños. Antes, cuando llegó a España, Juana Rivas escolarizó a los niños en sendos centros de su municipio de residencia, Maracena (Granada).

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de dos presuntos delitos de sustracción de menores, por cada uno de los cuales solicita dos años y seis meses de prisión para la madre, lo que suman un total de cinco años. A lo que suma seis años de inhabilitación especial para ejercer el derecho de patria potestad sobre los niños y el pago de las costas.

La Plataforma contra la Violencia de Género 25 de Noviembre ldenuncia “violencia institucional

La Plataforma contra la Violencia de Género 25 de Noviembre de Granada ha mostrado su “indignación” ante la petición por parte de la Fiscalía granadina de una pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores, algo que, a juicio de este colectivo, supone “un paso más, y muy grave, en la situación de violencia institucional que vienen sufriendo ella y sus hijos”.

Después de que la Fiscalía de Granada haya solicitado cinco años de prisión para esta madre del municipio granadino de Maracena por supuesta sustracción de menores después de que pasara casi un mes ilocalizable con sus hijos sin entregárselos al padre, la Plataforma contra la Violencia de Género 25 de Noviembre ha criticado en un comunicado que a Juana Rivas y a sus hijos “no sólo no se les protege como víctimas de violencia de género, sino que se les persigue hasta el extremo, ignorando su situación y sus derechos más elementales”.

Para dicha plataforma, “Juana Rivas y sus hijos son un ejemplo vivo de la inconsistencia de un sistema que promete proteger a las víctimas, pero que, una vez que ellas dan el paso, las cuestiona, incluso las criminaliza”.

Por otra parte, desde la Plataforma 25N de Granada se afirma que la petición fiscal de cinco años de prisión a Juana Rivas “se suma al cúmulo de despropósitos que no han hecho más que revictimizar a esta mujer granadina”.

En este sentido, remarca que “tanto el Convenio de Estambul, nuestra legislación y el recientemente presentado Pacto de Estado contra la Violencia de Género” consideran “que un maltratador nunca es un buen padre y, por tanto, una justicia que se digne de serlo, deberá tenerlo en cuenta”. Por ello, la plataforma “reclama a la Fiscalía especializada en Violencia de Género que retire inmediatamente este despropósito”.

La plataforma concluye aseverando que “no estamos dispuestas a aceptar esta situación terriblemente injusta”, y anuncia que va a “luchar, junto a Juana, para que, de una vez por todas, se cumplan los derechos de las víctimas de violencia de género que, con resoluciones como las de la Fiscalía, se ven nuevamente pisoteados”.

La Federación de Mujeres Progresistas lo califica de “auténtica barbaridad”

La presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, ha calificado de “auténtica barbaridad” la petición por parte de la Fiscalía de Granada de una pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores. La solicitud del fiscal se basa en que Juana permaneció ilocalizable durante un mes con sus dos hijos incumpliendo de forma “consciente” la orden judicial que obligaba a entregárselos al padre, Francesco Arcuri.

Besteiro ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, que lo único que pretende Juana es “proteger a sus hijos” de un hombre con antecedentes por malos tratos. Así, considera que la solicitud de prisión por dos años y seis meses por cada uno de los hijos, así como la inhabilitación de la patria potestad solicitadas por el fiscal son “un disparate”.

La presidenta ha denunciado “el dolor” que esta situación “va a causar a estos niños” que, a su juicio, se van a ver “viviendo en un entorno de violencia con un padre maltratador” en caso de que se “prive” de la patria potestad a esta madre de Maracena (Granada).

Ante esta situación, Besteiro ha reiterado la necesidad de “abordar de una manera seria el tratamiento de la violencia de género”, así como “las repercusiones que tiene sobre los menores”.

En esta línea, ha celebrado que los menores “por fin sean reconocidos como víctimas de la violencia de género”, pero ha denunciado que la solución a la custodia no es, “en ningún caso”, “meter a la madre en la cárcel y dejar a los hijos a merced del maltratador”.

 “Un palo terrible” no solo para ella, sino para “el conjunto de las víctimas de violencia de género”

La asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, ha considerado este viernes que la petición de cinco años de prisión formulada por la Fiscalía contra Juana Rivas es “un palo terrible” no solo para ella, sino para “el conjunto de las víctimas de violencia de género”.

Granados ha señalado que el caso de Juana Rivas es “un ejemplo paradigmático de la desprotección tan terrible que todavía tristemente se está produciendo en las víctimas”.

Que la Fiscalía de Granada haya solicitado cinco años de prisión para esta madre de Maracena por supuesta sustracción de menores después de que pasara casi un mes ilocalizable con sus hijos sin entregárselos al padre, es además, en opinión de Granados, “gravísimo para sus hijos”, que están en Cagliari (Italia) con su progenitor, Francesco Arcuri, desde finales del pasado agosto.

Como responsable del servicio especializado que está atendiendo a Juana Rivas desde hace más de un año en Maracena, y sin entrar en la valoración técnica del informe de conclusiones provisionales de la Fiscalía, Francisca Granados ha incidido en que Juana Rivas “es una víctima de violencia de género”, que “desde el minuto uno, desde el momento en que sale de Italia, sale por unos motivos muy concretos”, y “ningún tribunal español ni italiano ha entrado a valorar” su denuncia, de fecha 12 de julio de 2016, por supuestos malos tratos.

En este sentido, la petición de cárcel del Ministerio Público es “un paso más en esta vorágine”, que no sólo tiene “una repercusión grave” para Rivas y sus hijos, sino que también es “tremendamente dañino” para las víctimas, a las que, desde las campañas institucionales, se está diciendo “siempre” que “deben salir de su situación, denunciar”, y “acudir a los servicios públicos para que reciban la ayuda correspondiente”.

Así, “la calificación de la Fiscalía no hace sino redundar en la profunda fractura que representa este caso entre lo que tendría que ser y lo que es”, ha explicado Granados. “Un sistema como el nuestro, con el nivel de normativa que tiene en materia de protección a las víctimas de violencia de género, no se puede permitir la respuesta que se le está dando al caso Juana Rivas”, ha resumido.

(Fuentes: Granada es Noticia / Granada Digital / Ahora Granada /El Independiente de Granada)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *