Catalunya: Forn y los Jordis acatan la Constitución española y renuncian a la unilateralidad para poder salir de la prisión

jordis-696x387

El conseller de Interior en funciones, Joaquim Forn; el número 2 de Junts per Catalunya y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez; y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, han declarado ayer ante el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena.

La comparecencia substituye a la declaración que constaba hasta ahora en el sumario de los tres acusados. Sànchez y Cuixart declararon el 16 de octubre ante la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional, que justo después dictó la orden de prisión. Aquel día no respondieron a todas las partes y hoy sí.

Joaquim Forn también ha querido declarar ante el nuevo juez instructor porque la única declaración que constaba era la que hizo el 2 de noviembre, con el resto de consellers del Govern de la Generalitat, a la Audiencia Nacional, a partir de la cual acabó en la prisión de Estremera donde continúa todavía con Oriol Junqueras.

La estrategia de la defensa es clara: acatar la Constitución y renunciar a la independencia por la vía unilateral para poder salir en libertad.

A medida que se han ido sucediendo las declaraciones de los tres acusados, ha ido subiendo el tono en el acatamiento: Jordi Sànchez ha dicho que si el nuevo gobierno coge la vía unilateral, renunciará al escaño; Jordi Cuixart, que sólo se puede hacer la independencia con un referéndum convocado por el gobierno español, y Joaquim Forn, que la única vía para la independencia es la reforma la Constitución española.

Una estrategia completamente diferente a la de Oriol Junqueras, que ha optado por la vía del recurso de apelación, que no sirvió para que el vicepresident saliera de la prisión el jueves pasado. Junqueras no ha pedido volver a declarar y sigue el camino de Europa llevando su caso al Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo. En paralelo ha pedido el traslado a Catalunya y poder asistir a las sesiones del Parlament de la constitución de la Mesa y la investidura del nuevo Govern. Llarena podría decidir esta petición en las próximas horas.

Una vez hecha la declaración, ahora los abogados piden, de nuevo, la libertad provisional. Los de Jordi Sànchez y Joaquim Forn lo harán hoy mismo si llegan a tiempo o, como muy tarde, mañana a primera hora. El sistema LexNet les permite hacerlo por la vía telemática. La abogada de Jordi Cuixart lo hará la semana que viene. Marina Roig y Jordi Pina buscan, además, las imágenes de Sànchez y Cuixart desconvocando la manifestación desde el escenario de Gran Vía y no desde encima de los coches para reforzar la idea de que buscaron la no violencia en todo momento.

Joaquim Forn y Jordi Sànchez tienen prisa, además, porque el miércoles que viene es la constitución de la Mesa del Parlament y si no salen de la prisión, no podrán votar. También les urge por la investidura del nuevo Govern.

La presión estaba sobre los abogados de Forn y los Jordis. Cristóbal Martell se ha estrenado en el caso. Su despacho dirige la defensa de Joaquim Forn, y a pesar de que el letrado Daniel Pérez-Esqué es el que sale en los medios, Martell ha acudido hoy a la vista haciendo las preguntas a un conseller a quien le ha costado arrancar en su declaración, pero que después, según fuentes judiciales, ha ido directo a lo que se había preparado.

Los letrados han estado dos días preparando la declaración. Jordi Pina y Marina Roig fueron a Madrid el martes e hicieron sesiones de trabajo en Soto del Real el martes y miércoles por la tarde. Querían hacerlo en una sala sin cristal por el medio, pero la dirección de la prisión no se lo permitió.

Una dirección que va con pies de plomo para que todos los presos políticos no provoquen ni tengan problemas en los centros penitenciarios, ni que nadie les haga fotos ni se sepa nada de lo que hacen.

Jordi Sànchez declara en el Supremo que si se opta por la unilateralidad renunciará al escaño

Jordi Sànchez, número 2 de Junts per Catalunya y expresidente de la ANC, ha estado más de dos horas declarando ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Ha respondido a todas las partes menos a la acusación popular, representada por VOX.

Sánchez ha manifestado que el referéndum del 1 de octubre no tenía validez legal y ha asegurado que en el caso de que se optara por la vía unilateral, renunciaría al escaño. El expresidente de la ANC es diputado electo del Parlament de Catalunya tras las elecciones del 21 de diciembre.

Fuentes judiciales explican que Jordi Sànchez ha manifestado que el 20 de septiembre, durante las manifestaciones ante la Conselleria d’Economia, “no hubo actos violentos, pero sí vandálicos”, en referencia a los desperfectos en los coches de la Guardia Civil aparcados ante la sede del Departament, en la Rambla de Catalunya de Barcelona.

Precisamente hoy Sànchez ha explicado que siempre pidió a la multitud que se disolviera y no solo desde encima de los coches de la policía, sino también en el escenario que se montó en la Gran Via y en el que durante toda la tarde de aquel día se estuvieron celebrando conciertos. Sànchez y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart —que también declara en el Supremo—, dieron por acabada la concentración alrededor de la media noche a través de la megafonía del escenario.

El expresidente de la ANC también ha explicado ante el juez que “desde febrero del 2015 había una hoja de ruta con la ANC, Òmnium, ERC y CDC”.

Jordi Sànchez ha sido el primero en declarar. Su abogado presentará esta tarde las alegaciones para que salga en libertad, y muy previsiblemente hasta la semana que viene no se conocerá la decisión del magistrado Pablo Llarena sobre si lo deja o no en libertad.

Jordi Cuixart declara que el único referéndum válido será el que convoque el gobierno español

Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, ha declarado durante una hora y media ante el Tribunal Supremo y se ha reafirmado en el ataque a la democracia que supuso intentar impedir la votación del 1-O. Pero también ha hecho una declaración claramente pensada con el objetivo de salir de la prisión y en este sentido ha declarado que el único referéndum válido será el que convoque el gobierno español.

Cuixart es el único de los tres presos políticos de los que declara hoy que no se ha presentado a las elecciones y no tiene ninguna responsabilidad política, ni en el Govern anterior ni en el que se pueda formar ahora después de los comicios del 21-D.

La estrategia de defensa está claramente enfocada a sacarlo de la prisión, sea como sea. Y en este sentido se han dejado de lado los equilibrios para hacer una declaración clara que asuma la Constitución española. En la misma línea ha ido la declaración de Jordi Sànchez, que ha declarado que si se opta por la vía unilateral, renunciará al escaño de diputado en el Parlament.

Con todo, Cuixart ha explicado ante el magistrado Pablo Llarena que todas las organizaciones, incluyendo sindicados —CCOO y UGT—, partidos políticos y entidades, “siempre han pensado que impedir que la gente votara era un ataque a la democracia”.

El presidente de Òmnium ha declarado que el 20 de septiembre, delante del Departament de Vicepresidència i Economia, “se pidió a la gente votar en el referéndum” y que en “ningún momento nadie los avisó de que estaban cometiendo una ilegalidad”.

Igual que Sànchez, Cuixart ha explicado que se dieron instrucciones claras de disolver la concentración del 20 de septiembre delante de la Conselleria de Economia y que, más allá de hacerlo sobre los coches de la Guardia Civil, lo hicieron en la calle y también sobre el escenario donde se estuvieron haciendo durante toda la tarde las actuaciones musicales.

Jordi Cuixart ha recordado durante la declaración sus “profundas convicciones pacifistas”. El presidente de Òmnium ha respondido a todas las partes menos a la acusación popular, representada por VOX.

La abogada de Jordi Cuixart, Marina Roig, presentará la semana que viene las alegaciones para que el presidente de Òmnium Cultural salga de la prisión esperando que la declaración de hoy ayude a Llarena a hacerle decidir que levante la medida cautelar de prisión provisional.

Forn declara que la única via para la independencia es la reforma de la Constitución

El conseller de Interior en funciones, Joaquim Forn, ha declarado casi dos horas ante el magistrado Pablo Llarena del Tribunal Supremo. Y aunque no ha renunciado a la independencia, sí que ha matizado que la única vía posible es con la reforma de la Constitución española y según prevé la Carta Magna y ha asegurado que no será conseller del futuro nuevo Govern.

También ha expuesto que si el nuevo Govern de la Generalitat aplica la vía unilateral, “que no pasará”, ha matizado, abandonará el escaño. Según los abogados, si Junts per Catalunya entra en una “deriva de unilateralidad”, Forn abandonará el proyecto. En este sentido, ha dicho exactamente lo mismo que Jordi Sànchez, número 2 de Junts per Catalunya.

Joaquim Forn ha explicado que como conseller de la Generalitat tenía un mandato político claro: la DUI. Pero también ha explicado que “eso no quiere decir que pusiera a los Mossos al servicio de este proyecto”. También ha concretado que si lo hubiera intentado, el cuerpo no lo habría ejecutado.

Como titular de Interior, Forn se ha desahogado en su declaración explicando que los Mossos d’Esquadra ejecutaron su mandato como policía judicial y que el dispositivo del 1-O lo diseñaron policías, no cargos políticos. El dispositivo se entregó a la Guardia Civil, al Cuerpo Nacional de Policía, a Diego Pérez de los Cobos —director técnico de todo el dispositivo policial designado por el Ministerio del Interior— y al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

También ha explicado durante su comparecencia lo que ya avanzó en aquel momento El Nacional: que el 1-O había cuatro reuniones previstas de coordinación con el resto de cuerpos policiales y que los Mossos se encontraron solos en la primera y a partir de aquel momento se les informó que se desconvocaban las otras.

Forn ha comparecido asistido por su abogado Daniel Pérez-Esqué, pero también por Cristóbal Martell, que dirige su defensa y que hoy por primera vez ha asistido a la vista del Tribunal Supremo.

Martell acabará esta tarde el escrito de alegaciones para pedir la libertad de Joaquim Forn y, si puede hoy mismo, lo entregará al Supremo. Lo mismo hará el abogado de Jordi Sànchez, Jordi Pina. Marina Roig, abogada de Jordi Cuixart, presentará el escrito la semana que viene.

Pablo Llarena decidirá si los mantiene en la prisión o los deja en libertad provisional a medida que le vayan llegando los escritos. Los que tienen más prisa por motivos obvios, porque el pleno para votar la formación de la Mesa es la semana que viene y la investidura se producirá dentro de los 10 días posteriores, son Forn y Sànchez, por eso sus abogados, si pueden, presentarán hoy mismo el escrito pidiendo la libertad.

(Fuente: El Nacional.cat / Autora: Gemma Liñán)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *