La Venta masiva de armas de EEUU a Ucrania pone en alerta a la Federación Rusa y a la República Popular de Donetsk

ejercito ucrania

En contraste con lo deseado, Estados Unidos lleva a Rusia a estar en pie de guerra, al seguir con el negocio de armas a Ucrania, el cual, ha generado crítica de Moscú que señala a Washington como un ‘cómplice en alentar la guerra’ en Ucrania con la venta de armas a este país.

Un informe elaborado por la agencia de inteligencia geoestratégica estadounidense Stratfor y publicado el miércoles, ha advertido de la respuesta cierta de Rusia a la venta de armas a Ucrania por parte de la Administración de EE.UU., pese a que este último tratara de encuadrar el referido negocio como una “medida puramente defensiva” y no como un “medio militar” contra el país euroasiático. “Rusia responderá de manera que considera oportuna, si tilda de agresivas las medidas adoptadas por EE.UU. y la Unión Europea (UE) en el ámbito de la seguridad”, alerta el reporte.

La nota, de este modo, hace referencia al acto del Departamento de Estado de EE.UU. de aprobar en diciembre la tramitación de una licencia comercial para que Estados Unidos suministrara armas letales a Ucrania como misiles antitanque FGM-148 Javelin, por un valor superior a los 41 millones de dólares.
Rusia no está convencida, precisa el informe, con las afirmaciones de Washington de enviar armas a Ucrania, “persiguiendo fines de capacitación”, como trata de demostrar el país norteamericano.
Por este mismo motivo, y en momentos en que las tensiones entre ambos países han entrado en una fase aguda por las medidas punitivas de Washington, entre ellas, la imposición de más sanciones contra Moscú, corre la posibilidad de que Rusia reaccione, “apoyando a los independentistas en Donbás (este de Ucrania).

Stratfor adelanta otra hipótesis, asegurando que Rusia de verse amenazada, podría imponer más presión a EE.UU. y sus aliados, recurriendo a “restricciones económicas y manipulaciones políticas”.
Habrá una tercera opción para Moscú, indica el reporte. Es posible que Moscú responda “a favor de la diplomacia”, pues el país euroasiático trata de evitar entrar en conflicto en Ucrania, a dos meses de sus elecciones presidenciales.

Ucrania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) acusan a Rusia de haber enviado fuerzas a las zonas orientales para ayudar a los secesionistas. Haciendo caso omiso a las negativas de Moscú al respecto, EE.UU. y la OTAN han reforzado su presencia en Europa del Este, además de brindar apoyo armamentístico a Kiev.

Rusia, en reiteradas ocasiones, ha advertido de las consecuencias que llevaría la exportación de armas letales por parte de Estados Unidos al Gobierno de Ucrania. Es más, el Kremlin alertó en diciembre de que Washington “desataría un nuevo baño de sangre”, si alimenta el conflicto en el este de Ucrania, donde Kiev ha lanzado una operación militar para hacer frente a los independentistas desde 2014, cuando la península de Crimea optó por su adhesión a Rusia mediante un referendo.

EEUU apoya con armas a Ucrania, pero eso no debe preocupar a Rusia

El secretario del Departamento de Defensa de Estados Unidos (Pentágono), James Mattis, dijo este viernes que Washington no cambiará tanto el número como la misión de sus militares en Ucrania y eso no debe preocupar a Rusia. “Tenemos un número determinado de instructores que ayudan al Ejército [ucraniano] a realizar preparativos según los estándares de (la Organización del Tratado del Atlántico Norte) OTAN, y su papel seguirá siendo el mismo”, aseguró James Mattis ante los periodistas.
Repitió que el papel de su país en Ucrania no está cambiando y que Rusia no tiene motivos para preocuparse por la decisión de la semana pasada de EE.UU. de suministrar nuevas armas a Kiev.

Precisó, asimismo, que el número de instructores estadounidenses crecerá solo si aumenta el número de militares ucranianos que participa en los programas de formación.

El pasado 12 de diciembre, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2018, en la que se dedican unos 350 millones de dólares para ayuda militar a Kiev.

Según detallan medios de comunicación estadounidenses, la iniciativa incluye el envío de armas letales a Ucrania, como misiles antitanques Javelin, pese al conflicto interno armado que vive ese país y que, según estimaciones de las Naciones Unidas, ya ha dejado más de 10 300 muertos.

Entre tanto, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha manifestado su agradecimiento a Trump por el envío de armas letales para combatir la “agresión del virus ruso”.

Ahora habrá que ver cómo responde Moscú a esta nueva provocación norteamericana. De hecho, ya ha advertido de que la decisión de las autoridades estadounidenses conducirá a Ucrania a un “baño de sangre” y pondrá en peligro el “proceso de paz”, obstaculizando el cumplimiento de los acuerdos de Minsk.

Donetsk alerta de guerra a gran escala si EEUU envía armas a Kiev

El jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Alexandr Zajarchenko, advierte de ‘una guerra a gran escala’ como resultado del plan provocativo de EE.UU. de suministrar armas a Ucrania en medio de tensiones en el país europeo. “De esta manera, Estados Unidos empuja a Ucrania a comenzar una guerra a gran escala” contra los independentistas, denunció el miércoles el jefe de la RPD.

A juicio de líder independentista, Kiev no usaría las armas suministradas por Washington para defenderse sino para lanzar una ofensiva. “No lanzamos una ofensiva, con lo cual si se las compran, entonces planean lanzar una ofensiva ellos mismos”, agregó al respecto.

Zajarchenko señaló que el lote estadounidense de armas tiene la capacidad de destruir equipos del enemigo en caso de una ofensiva o en combates defensivos, sin embargo, enfatizó que las fuerzas armadas de la RPD están bien equipadas y dispuestas a enfrentar cualquier evolución de la situación.
En una postura similar, Eduard Basurin, jefe adjunto del mando operativo de la RPD, consideró en la misma jornada del miércoles que el suministro de armamento desde el extranjero a Ucrania puede desembocar en una escalada de las acciones bélicas de Kiev.

El pasado 12 de diciembre, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2018, en la cual se dispone unos 350 millones de dólares para ayuda militar a Kiev.

Según detallan medios de comunicación estadounidenses, la iniciativa incluye el envío de armas letales, como misiles antitanques Javelin, a Ucrania, pese al conflicto armado interno que vive este país y que, según estimaciones de las Naciones Unidas, ya ha dejado más de 10.300 muertos.
En un gesto similar, el 13 de diciembre, el rotativo estatal The Canada Gazette comunicó la decisión de Ottawa de incluir a Ucrania en la Lista de Control de Armas de Fuego Automáticas (AFCCL, por sus siglas en inglés), lo que permitiría a las empresas del país norteamericano que exporten a Kiev “ciertas armas de fuego prohibidas”.

Ante todas estas decisiones respecto al suministro de armas a Ucrania, Rusia ha alertado de la exacerbación del conflicto en este europeo, además de advertir de la posibilidad de que esas armas acaben en manos de terroristas fuera de Ucrania.

Poroshenko: Combatiremos el ‘virus ruso’ con armas letales de Trump

Por su parte, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, agradece a su par estadounidense, Donald Trump, el envío de armas letales para combatir la ‘agresión del virus ruso’.
Poroshenko agradeció al Gobierno norteamericano el compromiso con Ucrania en el conflicto con los independentistas después de saberse que el país europeo recibirá “armas de guerra letales” de Estados Unidos para combatir, lo que califica el mandatario ucraniano “la agresión del virus ruso”.
“Como hemos acordado con el presidente Trump, con calma y sin ruido innecesario, Ucrania recibirá armas de guerra letales de Estados Unidos. Esta decisión fundamental y tan esperada de la Administración estadounidense fue confirmada durante mi charla con el secretario de Estado Rex Tillerson”, afirma Poroshenko a través de su cuenta de Facebook.

El presidente ucraniano aplaude el firme posicionamiento de Estados Unidos en este aspecto y aboga por fortalecer las sanciones internacionales contra Rusia. “Junto con el fortalecimiento de las sanciones contra Rusia, este paso es una respuesta adecuada a la continuación de la ocupación del país”, señala.

Además, enfatiza que su intención no es ofensiva, sino de defensa en conformidad con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. “Las armas estadounidenses en manos de los soldados ucranianos no son para realizar una ofensiva, sino para un mayor rechazo del agresor, para proteger a los soldados y civiles ucranianos y para una autodefensa efectiva (…)”, recalca.

Mientras tanto, Rusia advierte que la decisión de las autoridades estadounidenses conducirá a Ucrania a un “baño de sangre” y pondrá en peligro el “proceso de paz” obstaculizando el cumplimiento de los acuerdos de Minsk.

Ucrania apuesta por resucitar proyecto militar con potencia casi nuclear

Por otro lado, Ucrania busca actualmente resucitar un alargado proyecto militar para elaborar el complejo coheteril multifuncional Sapsan, pero con posibilidad para lanzar proyectiles con una potencia similar al del arma nuclear.

El exministro de Defensa ucraniano Anatoli Gritsenko señaló que la tarea sería retomar el programa, pero esta vez con la posibilidad de lanzar proyectiles con una capacidad destructiva muy cercana a la de una bomba nuclear, pero sin causar radiactividad, explicó.

La necesidad de que las Fuerzas Armadas ucranianas contaran con un nuevo complejo táctico antiaéreo surgió a finales de la década de 1990 y desde 2006 se inició el financiamiento de los primeros proyectos en la compañía Yuzhni.

Sin embargo, en 2013, el entonces ministro de Defensa Pavel Lebedev, anunció la suspensión del programa para elaborar el complejo Sapsan, a causa de las reiteradas irregularidades detectadas en su financiamiento.

Pero en 2016, el presidente ucraniano, Piotro Poroshenko, retomó el tema del referido complejo multifuncional, en medio del diferendo en la suroriental región de Donbass.

Kiev trata de involucrar a los EE.UU. en su guerra contra el Donbass

Después de la decisión de Washington de permitir la venta de sistemas antitanque Javelin a Ucrania, Kiev puede necesitar instructores estadounidenses. Esta opinión fue expresada en el comentario a Kommersant por Andrei Kortunov, Director General del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales.

“Kiev considera que su tarea estratégica es llevar a los EE.UU. al conflicto en el este de Ucrania tanto como sea posible. Después de recibir armas letales, Kiev puede tratar de plantear la cuestión de la aparición de instructores estadounidenses en Ucrania que deberán enseñar a los ucranianos militares cómo manejar estas armas”, el experto no descarta.

Según el experto, la decisión sobre (los sistemas antitanque) Javelin demostró una vez más que el campo de maniobra del presidente Trump es muy limitado. “Esta no es la decisión más agradable para Moscú, pero no hay nada más que esperar bajo las condiciones actuales”, está convencido Kortunov.
Por otro lado, las armas letales estadounidenses y canadienses destinadas a Ucrania pueden terminar en las manos equivocadas debido a un alto nivel de corrupción en el país, dijo un alto diplomático ruso, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Grigory Karasin, a RIA Novosti.

“¿Washington y Ottawa están seguros de que sus armas no terminarán en ‘manos equivocadas’? Por ejemplo, en manos de terroristas? ¿O vendido por traficantes ucranianos ruines al Medio Oriente o alguna otra región que Estados Unidos considere sensible para sus intereses? «Comentó. «Hacemos estas preguntas a nuestros socios a través del océano; invítelos a volver a examinar los riesgos asociados con tales movimientos apresurados”.

Criticó la decisión de Estados Unidos y Canadá, diciendo que Kiev podría verse tentado a escalar el conflicto para distraer al público ucraniano de sus continuas dificultades económicas bajo las nuevas autoridades. “Estados Unidos y Canadá están abriendo una caja de Pandora e interviniendo de facto en el conflicto ucraniano interno, llevándolo a nivel internacional», dijo Karasin en la entrevista. «Ya hay instructores militares de Estados Unidos, Canadá y otros países de la OTAN. Muchos ucranianos ahora los considerarán combatientes en la guerra civil en el este”.

Estados Unidos no es ajeno a armar facciones en naciones extranjeras, aunque la efectividad de la táctica es cuestionable. El último ejemplo es Siria, donde Washington proporcionó varias formas de apoyo a los grupos armados que buscan derrocar al gobierno en Damasco. Esto incluyó el suministro de armas avanzadas, compradas en países cercanos como Bulgaria y Rumania. Muchas de esas armas terminaron en manos del grupo yihadista Estado Islámico (IS, anteriormente ISIS), según un informe del grupo de rastreo de armas CAR publicado este mes.

(Fuentes: Hispan TV / Prensa Latina / Sputnik / News Front)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *