El Parlamento de Cantabria rendirá un homenaje a las víctimas del Caso Almería el próximo mes de mayo

Luis-Montero-Manas-Guardia-Civil_EDIIMA20160509_0150_31

Luis Cobo Mier, Luis Montero García y Juan Mañas Morales, víctimas del conocido como Caso Almería, tendrán casi cuatro décadas después de  su asesinato a manos de la Guardia Civil un reconocimiento institucional en el Parlamento de Cantabria, que rendirá homenaje a estos tres jóvenes el próximo 10 de mayo de 2018, coincidiendo con la fecha de su muerte.

Esta reivindicación de los familiares y amigos de los fallecidos ha sido impulsada insistentemente durante los últimos meses por el colectivo Desmemoriados, que trabaja de forma altruista en la recuperación de la memoria histórica de Cantabria, y parece que al fin tiene luz verde de los cinco partidos políticos con representación parlamentaria en la Cámara para que se lleve a cabo.

Dos años después de la publicación de un extenso reportaje en eldiario.es que causó gran impacto mediático sobre el trágico suceso que acabó con la vida de estos tres jóvenes residentes en Santander, -que fueron detenidos, torturados y calcinados por miembros de la Guardia Civil que supuestamente los confundió con un comando de la banda terrorista ETA-, tendrá lugar un acto que se celebrará en el patio del Parlamento, en el que se leerá una declaración institucional y se trasladará el pésame a las familias.

Así lo ha confirmado a este medio el portavoz parlamentario del PSOE, Víctor Casal, que junto al colectivo Desmemoriados se ha encargado de pactar con el resto de grupos cómo se realizará ese homenaje, atascado durante mucho tiempo pese a que el propio presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), se había comprometido a reconocer a las víctimas del Caso Almería.

Revilla valoró aquel suceso como “una historia terrible” y “truculenta”, un “exceso de las Fuerzas de Seguridad del Estado” que a día de hoy “no tendría cabida”. “En aquellas épocas que parecía que todo valía para luchar contra el terrorismo se llevaron por delante a tres inocentes”, un hecho que, según dijo el presidente, le tuvo “traumatizado durante muchísimo tiempo”.

Las familias, sin embargo, no han conseguido aún que los tres jóvenes sean reconocidos como víctimas del terrorismo de Estado, una petición que sí se realizó durante la presente legislatura desde el Ayuntamiento de Santander, que aprobó por unanimidad una moción presentada por Izquierda Unida para reclamar esta consideración para los asesinados y  mostrar el respeto de la Corporación a los familiares.

Reparación y justicia

Durante la madrugada del 9 de mayo de 1981, los tres residentes en Cantabria fueron arrestados por la Guardia Civil en la localidad de Roquetas de Mar donde habían acudido a una comunión al ser erróneamente reconocidos como militantes de ETA. En un viejo cuartel abandonado fueron torturados y, cuando los once guardias civiles que los custodiaban se dieron cuenta del error que habían cometido, los jóvenes fueron calcinados.

El juicio se inició el 14 de junio de 1982, trece meses después, y finalizó el 27 de julio. Solamente fueron procesados tres de los once implicados: el teniente coronel Castillo Quero, que en el momento de los hechos estaba al frente de la Comandancia de Almería y era el mando de la operación; el teniente Gómez Torres y el guardia Fernández Llamas, que además gozaron de una serie de prebendas durante su corta estancia en la cárcel, de donde salieron mucho antes de cumplir su condena.

Desde entonces, las familiares y amigos han emprendido diversas acciones de protesta para recordar su memoria, que sí ha sido reconocida por ejemplo en la localidad almeriense en la que fueron asesinados. Con este acto en el Parlamento de Cantabria, se cumple una reivindicación que permanecía vigente desde hace casi cuatro décadas.

(Fuente: el diario.es / Autor: Laro García)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *