La Diada de Mallorca congrega a 5.000 persones en Palma en defensa del derecho a la autodeterminación

mallorca2_0

Unas 5.000 personas recorren las calles de la Ciutat, en la primera fiesta con pleno apoyo institucional del Consejo de Mallorca, que llega en un momento de efervescencia soberanista a alrededor de los hechos de Cataluña, pero también de rebrote de la extrema derecha.

Alrededor de 5.000 personas recorrieron, el 30 de diciembre, las calles de Palma con motivo de la manifestación de la Fiesta de Mallorca, el acto más reivindicativo y popular de la cita en la cual más que celebrar una conquista (la de la isla por parte de los ejércitos de Jaume I, el 31 de diciembre de 1229, origen de la actual Fiesta del Estandarte) se defiende el derecho a la autodeterminación.

Los cánticos más escuchados durante la marcha fueron “las calles serán siempre nuestras” y “libertad tomados políticos”, hecho que evidencia que la fiesta de este año ha sido fuertemente influenciada por la situación vivida los últimos meses en Cataluña. A pesar del éxito de participación en la primera Fiesta de Mallorca reconocida oficialmente como tal por el Consejo de Mallorca (que es quien organiza los actos institucionales), a la lectura de los manifiestos al final del recorrido, el Bloque de Unidad Popular (BUP) –uno de los dos colectivos organizadores de la manifestación– expresó su disgusto con el trato recibido por parte del consejo. Desde el bloque se afirma que la institución ha organizado la primera fiesta oficial “al margen y de espaldas” a las entidades que hace 30 años que dinamizan esta fecha sin ningún apoyo institucional.

La manifestación transcurrió con normalidad salvo algunas provocaciones puntuales de personas con banderas españolas. Durante el recorrido se presentó una nueva iniciativa popular, Arruix!, que plantea trabajar para la desmilitarización de Mallorca. Cómo ya va siendo habitual, al acabar la manifestación, una parte de las manifestantes se dirigió a la ofrenda floral que se realiza anualmente frente la estatua del rey Jaume I, donde se también se agrupan sectores españolistas, gonelles (contrarios a la unidad de la lengua catalana) y grupos políticos de extrema derecha como VOX. Ambos grupos se reunieron a ambos lados del monumento, sin mezcladas. Dos participantes fueron identificadas por la policía cuando un miembro del sector españolista intentaba acceder al lado donde se situaban las personas que provenían de la manifestación.

Estos últimos meses han sido frenéticos políticamente en Cataluña, pero también en las Islas. El 1 de octubre, no fueran pocas las mallorquinas que cogieron el avión o el barco para no ser espectadoras de primera fila y poner sus cuerpos en defensa de las urnas. Todo y las balas de goma y las cargas policiales, la mayoría alargaron su aposento hasta la huelga del 3-O.

Antes, el 20 de septiembre la macro operación de la Guardia Civil contra departamentos y organismos de la Generalitat de Cataluña había servido de catalizador, y se convocaron 16 manifestaciones simultáneas en todo las Islas que se repitieron durante los primeros días de octubre. Semanas antes de la proclamación de la República en Cataluña, a raíz de una asamblea abierta, donde convergieron una cincuentena de individualidades de diferentes tendencias políticas provenientes no únicamente de Ciutat, empezaron a surgir los Comités de Defensa de la República (CdR) en Mallorca.

Los CdR también se implantan en la Isla

Ahora mismo en Palma están activos tres CdR; en Canamunt, Pere Garau y Buenos Aires, y en los pueblos podemos encontrar una docena más; en Manacor, Campanet, Llubí, Inca, Alaró-Santa Maria, Esporles, Felanitx, Binissalem, Sineu, Vilafranca, Puigpunyent y Sant Jordi. En Menorca también se ha organizado un CdR en Mahón. Además de los CdR, se han ido realizando reivindicaciones espontáneas, como “golpes de claxon” contra la aplicación del artículo 155 o cantadas regulares del “Canto de los pájaros” a la plaza de Cort, pidiendo la liberación de los presos políticos derivados del proceso independentista en Cataluña. Ambas acciones han acabado con la identificación de las personas que participaron por parte de la Policía Nacional española.

La motivación de estas activistas se tiene que entender como parte del movimiento y no una expresión puramente solidaria. A menudo no se ha hecho una lectura correcta desde el principado de que pasaba en las Islas. El nacimiento de CdR en las Islas es un ejemplo claro, como explicaba Àlvar Hervalejo al acecho, las impulsoras de los CdR mallorquines querrían “menos agradecimientos y más caminos compartidos” desde Cataluña.

Para acabar de esbozar el escenario de estos últimos meses a las Islas, hay que hablar de la extrema derecha. Se han hecho más visibles en las calles, como en todo los Países Catalanes. En Mallorca, el españolismo – a menudo de la mano del gonellisme – ha organizado manifestaciones, boicots a actas de los CdR o de la CUP y contra manifestaciones soberanistas. El nerviosismo de estos grupúsculos se evidenció el pasado 7 de octubre, durante una manifestación españolista donde se produjeron dos agresiones y se destruyó la paradeta que monta cada sábado la Asamblea Soberanista de Mallorca, y una mujer recibió una pedrada a la cabeza para increpar a manifestantes desde la distancia. El primer ataque fue protagonizado por Joan Font Rosselló, expresidente de la Fundación Jaume III, de línea gonellista, que actualmente ejerce de profesor en la Universitat de les Illes Balears, hecho que causó controversia a las redes sociales.

El independentismo en las Islas está en uno de sus momentos álgidos. La proclamación de la república ha paralizado una época de reflexión y autoevaluación interna, y ahora la hoja de ruta de los colectivos soberanistas isleños lo marcará, seguramente, el devenir de los hechos en Cataluña.

(Fuente: Directa.cat / Autor: Tomeu Mesquida)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *