El gobierno bolivariano de Venezuela estudia la creación de una nueva criptomoneda, el petro, un Bolívar virtual

maduro-petro

Venezuela, cercada y amenazada por Estados Unidos, se lanza al ruedo mundial con iniciativas que pueden desbaratar toda la maquinaria de guerra económica y estrangulamiento ideada por los enemigos de la Revolución Bolivariana.

El 20 de diciembre, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) nombró una comisión especial para evaluar un proyecto de Ley de Inversión Extranjera presentado por el presidente de la República, Nicolás Maduro. La presidenta del organismo plenipotenciario, Delcy Rodríguez, señaló que dicha comisión deberá presentar un informe a la plenaria.

Este anuncio pudiera pasar inadvertido para algunos que siguen la situación de este país, presionado y al borde del abismo a causa de la guerra económica y de todo tipo de acciones para derrocar al gobierno, además de querer apoderarse de sus cuantiosos recursos naturales.

Sin embargo, una mirada a las últimas iniciativas gubernamentales llevan a pensar que la normativa que se debatirá está indisolublemente ligada al anuncio de Venezuela sobre la creación de una moneda digital, el Petro, lo que según analistas y expertos coloca al país en la vanguardia de la tecnología y las finanzas globales.

Este “bolívar virtual” despertó fuerte entusiasmo en la comunidad de inversores de las criptomonedas y generó enormes expectativas acerca de cómo evolucionará el sistema financiero internacional, según valora Federico Kucher, investigador del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

En diálogo con el experto David Jaramillo, ingeniero en ciencias de la computación y emprendedor blockchain, Kucher obtuvo fundamentos para entender elementos claves de la nueva criptomoneda. El experto aseguró que Venezuela fue inteligente y comprendió una de las principales necesidades en el mundo de los activos digitales: ofrecer una garantía en recursos naturales.

Tal como anunció el presidente Maduro, el precio del Petro no estará vinculado a los caprichos y la especulación del mercado, sino que se asociará al valor de los activos reales como el oro, el gas, el diamante y el petróleo.

Indica Jaramillo que con esto se abren importantes perspectivas para conseguir fuentes de financiamiento no convencionales, evitar los bloqueos y las sanciones de países como Estados Unidos, y poder contrarrestar las tensiones de la inflación y el desabastecimiento empresarial.

En su explicación el estudioso plantea que las criptomonedas aprovechan lo mejor de internet y de las matemáticas para permitir transacciones de dinero entre los países y personas sin que nadie pueda intervenirlas o manipularlas.

El Petro, agregó, conserva este elemento clave de las monedas digitales, pero agrega otras características que lo potencian. Su valor no estará definido por la especulación del mercado, lo que muchas veces provoca grandes fluctuaciones tanto al alza como a la baja.

La moneda de los venezolanos es un proyecto de proporción mucho mayor por los atributos de los que se hace acompañar, ya que se trata de la primera de su tipo en la que un activo digital es respaldado con recursos del mundo real.

Según Jaramillo, la expectativa es muy alta porque al tener un Estado detrás, habrá grandes cantidades de materias primas garantizando la emisión de la moneda, lo cual implica que la escala y el volumen de las transacciones que puede tomar el mercado es ilimitado, ahí radica parte de la Ley de Inversión Extranjera que alista la ANC venezolana.

En sus respuestas Jaramillo asegura que un inversor que quiere tener parte de su capital de Petro atado al precio del petróleo, oro, diamantes y gas, podría comprar directamente esos recursos y almacenarlos. Pero, señala, el traslado físico desde Venezuela hasta cualquier parte del mundo de barriles de petróleo o lingotes de diamante es costoso. El inversor, explica, tiene la opción de comprar algún derivado en las bolsas internacionales que represente el valor de la materia prima que quiere adquirir.

Plantea, en ese caso hay costos de intermediación elevados. Lo maravilloso del mundo de la criptomoneda es que el costo de transferencia y comisión tiende a ser cero, subraya.

Es de suma importancia para Venezuela que la descentralización de la información permita un mercado sin intermediación ni manipulación de terceros actores, lo que implica que Washington no podrá meter su mano.

En opinión de Jaramillo y otros especialistas, el Petro tiene todas las oportunidades para poner al mercado de monedas digitales a sus pies. Vaticina el experto que ‘un desarrollo eficiente y con pericia asegura un flujo enorme de inversiones para el país, desde muchas partes del mundo’.

Eso es si se tiene en cuenta que los inversores del universo de las criptomonedas hace tiempo vienen pidiendo tener la posibilidad de comprar con una parte de sus activos algo atado al mundo real, es decir al precio de las materias primas, y poder diversificar parte de su riesgo, indica Kucher en sus comentarios.

Según Max Keiser, experto en finanzas y tecnología de Russia Today, citado por Kucher, el mismo día del anuncio de Maduro, Venezuela dio un paso enorme a fin de tener un mecanismo revolucionario de financiamiento, en el que ningún Estado podrá impedir ni poner sanciones para boicotear la llegada de capitales.

El Petro, por tanto, va a permitir a los venezolanos realizar operaciones financieras con otros países e incluso entre los propios habitantes sin tener los controles ni apercibimientos de Estados Unidos, que no puede imponer sus reglas.

Por lo pronto, lo que se sabe del proyecto venezolano y su importancia lleva a expertos a asegurar que a través de este “billete virtual” se podrán pagar deudas, enfrentar la inflación y las maniobras de desabastecimiento.

Ahora comienza una guerra contra el tiempo y entre más rápido la ANC apruebe la nueva Ley de Inversión Extranjera y el Petro comience a dar sus pasos, menos podrán los enemigos externos e internos poner de rodillas a la Revolución Bolivariana y al pueblo de Venezuela.

(Fuente: Front News)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *