Se edita un estudio sobre el papel de los humoristas en la perpetuación de los estereotipos sobre Andalucía

La asociación Hojas Monfíes ha publicado en fechas recientes un estudio sobre el papel de los humoristas en la imagen que de Andalucía se proyecta a los propios andaluces y al resto del Estado titulado “El españolismo sonriente. Humoristas al servicio de la colonización de Andalucía” y escrito por Manuel Rodríguez Illana, Doctor en Periodismo, licenciado en Psicología y profesor de Lengua Castellana y Literatura en la enseñanza secundaria.

La persona andaluza se caracteriza por dedicarse casi invariablemente al trabajo sexual y doméstico. Es estadísticamente probable que sea toxicómana y provenga de ambientes marginales. También es maleducada, tramposa, holgazana, caradura, superficial y deliberada y vocacionalmente ignorante. No sabe hablar y de hecho le costará la misma vida aprender idiomas porque tiene pocas luces, en general. Eso sí, está genéticamente preparada para soltar un chiste en cualquier momento. No soporta al catalán, separatista e insolidario por naturaleza, que no quiere repartir su riqueza con las/os andaluzas/ces que tanto han contribuido a levantar su tierra. Porque todo/a buen/a andaluz/a es ante todo, español/a, como Dios manda (tan español y moderado como lo era Blas Infante). Por eso lleva con orgullo que toda una duquesa de Alba haya elegido nuestra ‘región’ para fijar su residencia. Este es el dibujo que del pueblo andaluz hacen los medios sistemáticamente. Con todo, siendo un hecho negativo, no es lo peor. La parte más triste se deriva de que son, precisamente, andaluzas/ces dedicadas al humor en sus diversas vertientes (actores y actrices, monologuistas, guionistas, dibujantes) las/os que contribuyen a perpetuar tales estereotipos. El españolismo sonriente. Humoristas al servicio de la colonización de Andalucía es un repaso de quiénes son y cómo lo hacen.

En palabras del analista político, profesor de comunicación internacional y periodista especializado en África, Sebastián Ruiz-Cabrera, autor del prólogo al libro, “era cuestión de tiempo que algún académico lo hiciera en este tono: hablarles cara a cara a los guionistas de que nuestra representación como andaluces en los medios tiene las horas contadas. Parecía inevitable que alguien escribiera sobre ello con la metodología adecuada y el tiempo necesario para racionalizar esa muletilla de que somos especiales”. A juicio de Ruiz-Cabrera, “El lector o lectora será interpelado a bocajarro sobre el papel de Canal Sur en la normalización de una identidad andaluza atrapada en el tiempo; sobre las causas y consecuencias de la catalanofobia en nuestra tierra; sobre la instrumentalización del folclore religioso; sobre el estigma de que la gran mayoría de los personajes andaluces representados en las series o películas españolas son analfabetos, drogadictos o ignorantes; o sobre el humor y sus límites. Sin embargo, el último de los capítulos referido a Blas Infante, padre de la Patria Andaluza, tiene un peso académico y periodístico especial. Y más que cerrar el debate lo cuarteará explicando cómo su figura ha sido despojada de toda su prosa e ideología revolucionaria en pro del caciquismo. Porque nada es casual”.

Paz Padilla, Jesulín de Ubrique, Dani Rovira, Los Morancos o Manu Sánchez son algunos de los nombres que desfilan por las páginas de El españolismo sonriente. Humoristas al servicio de la colonización de Andalucía. “Chacha, puta y yonki”, “Cuatro mil años de holgazán”, “Picasso no es un pokemon”, “Yo creo que este es maricón” o “Blas Infante bajo en calorías” son algunos de los enunciados elegidos por Rodríguez Illana para poner título a los diversos capítulos que componen el libro, y que en buena proporción no son sino expresiones literales recogidas de los extractos mediáticos que en él se examinan.

El libro se ha presentado ya en Granada (pinchar aquí para ver el vídeo de la presentación) y va a comenzar a presentarse por diversos puntos de la geografía andaluza así como a nivel internacional.

Se trata del segundo volumen editado por Hojas Monfíes, colectivo creado con la ambición de propocionar al gran público textos que rescaten todas aquellas visiones contra-hegemónicas que cuestionen las formas vigentes de dominación en la sociedad andaluza. La obra se añade al trabajo de Francisco Campos López con el que la editorial iniciaba su andadura, La Constitución de Antequera: su importancia y actualidad, y que se dio a conocer durante las III Jornadas sobre ese texto fundamental de la historia andaluza. Estos títulos se pueden conseguir a través de la web de Hojas Monfíes (pinchar aquí para ver catálogo).

Manuel Rodríguez Illana (1975) es Doctor en Periodismo y Licenciado en esa especialidad y en Psicología. Compagina su trabajo como profesor de Lengua Castellana y Literatura en la enseñanza secundaria con las labores de investigación en torno al análisis ideológico del mensaje de los medios. Es miembro del Laboratorio de Estudios en Comunicación (LADECOM) de la Universidad de Sevilla.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *