Protestas en el Kurdistán iraquí contra el régimen de Barzani y la corrupción dejan, al menos, 7 muertos y 96 heridos (video)

manar-04124800015137746515

Al menos siete manifestantes murieron y decenas resultaron heridos durante las protestas celebradas desde el lunes contra la corrupción y las precarias condiciones de vida en la región del Kurdistán iraquí. Las protestas registradas, fueron en un principio convocadas por profesores y funcionarios por la crisis económica que sufre la región autónoma, a las que se unieron otros sectores de la población descontentos con el régimen de Masud Barzani y la situación económica.

Miles de funcionarios salieron a las calles el 18 de diciembre en Suleimaniye, segunda ciudad en importancia del Kurdistán iraquí, para exigir la renuncia del gobierno regional, la precaria situación económica, además de la corrupción que parece ser la causa por la que durante los últimos meses parte de los funcionarios públicos kurdos no han recibido sus salarios. Los manifestantes, convocados por el partido opositor Goran, cuestionaban directamente la autoridad del clan Barzani enarbolando pancartas contra “26 años de robo y de malas decisiones”.

Las protestas populares continúan desde entonces, y aunque el motivo principal para las manifestaciones es la demora de los salarios y el empeoramiento de las condiciones de vida. Los manifestantes pidieron reformas urgentes en materia política y medios de subsistencia para las diferentes regiones del Kurdistán. Por ahora se contabilizan al menos 5 muertos y 70 heridos como consecuencia de la represión gubernamental, según confirmó Taha Mohamed, portavoz del departamento de salud. Posteriormente otras autoridades elevaban las a cifras a 7 muertos y 96 heridos.

De acuerdo con las fuentes locales, las fuerzas de seguridad kurdas abrieron fuego contra los manifestantes en la ciudad de Ranya, en el norte de la provincia de Suleimaniya, después de que los participantes asaltaron e incendiaron la oficina de la Unión Patriótica de Kurdistán (UPK), el partido liderado por el ex presidente de la Región Autónoma del Kurdistán iraquí Massud Rabbani, y la sede de la televisión en idioma kurdo NRT. Según testigos, dos agentes de las fuerzas de seguridad kurdas resultaron heridos a manos de manifestantes.

En la ciudad kurda de Koya, en la provincia de Erbil, 19 personas resultaron heridas durante las protestas contra el gobierno regional del Kurdistán iraquí (KRG, por sus siglas en inglés). “Los manifestantes atacaron cerca de Erbil el edificio de la partido Democrático de Kurdistán (el partido liderado por Masud Barzani) y lo incendiaron”, dijo una fuente gubernamental, añadiendo que “la situación en Erbil no es muy buena”.

En Kifri, cientos de manifestantes tomaron el control de la sede del mismo partido después de haber lanzado piedras contra el edificio. “Sois unos incapaces. Incapaces de defender las regiones en disputa e incapaces de administrar la región del Kurdistán”, gritaba indignado uno de los manifestantes.
Poco después, se produjo otro incidente en la localidad de Kavissanjag, también en la provincia de Erbil, donde cuatro agentes de seguridad kurdos fueron muertos y otros siete heridos. Estos hechos se produjeron cuando decenas de manifestantes trataban de entrar en los locales del partido UPK. Más temprano el martes, cientos de manifestantes salieron a las calles en al menos seis ciudades en Suleimaniya, donde arrojaron piedras a muchos edificios gubernamentales y oficinas de las partes, lo que provocó que las fuerzas de seguridad usaran gas lacrimógeno en un intento de dispersar a la multitud.

Los acontecimientos se produjeron un día después de que los manifestantes kurdos incendiaran las oficinas de los partidos regionales kurdos. Esto se produjo en medio de la indignación generalizada por los salarios no pagados y la corrupción en esta zona.

El Parlamento del Kurdistán iraquí emitió un comunicado en el que apoyó el derecho de los ciudadanos a manifestarse y expresarse libremente, pero pidió que lo hagan de forma “pacífica y civil” y que se abstengan de actos violentos y de ataques contra edificios gubernamentales y servicios públicos.

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, advirtió sobre el ataque a los manifestantes en Kurdistán iraquí e instó a las autoridades kurdas a “respetar las protestas pacificas”. “No nos quedaríamos de brazos cruzados si los ciudadanos fueran atacados o reprimidos. Los ciudadanos iraquíes son iguales en todas partes. Castigaremos a los que atacan a cualquier ciudadano”, afirmó.

Las tensiones entre Bagdad y Erbil aumentaron tras la celebración del pasado 25 de septiembre, del referéndum para la independencia de la región del Kurdistán iraquí, pese a la oposición de Irak y varios países regionales como Irán, Turquía y Siria, entre otros.
Bagdad calificó de ilegal la consulta popular y aprobó una serie de sanciones contra la autonomía kurda.

La semana pasada, Bagdad señaló que no habrá ninguna conversación con el Kurdistán iraquí hasta que sean cancelados los resultados de la consulta independentista. El Gobierno de Bagdad ya había advertido que el referéndum era en realidad una especie de maniobra política por parte del KRG con el fin de tapar la rampante corrupción entre las autoridades del Kurdistán iraquí y en especial en el tema de las ganancias petroleras.

La población del Kurdistán iraquí está rebelándose contra los Barzani desde que las tropas del gobierno central iraquí recuperaron la ciudad árabe de Kirkuk, que el gobierno regional del Kurdistán, bajo control del clan Barzani, había ocupado ilegalmente y colonizado aprovechando la confusión creada en Irak por la invasión del Emirato Islámico (Daesh). Esa rebelión se ha acentuado con la posterior dimisión de Massud Barzani, quien se mantenía ilegalmente en la presidencia del gobierno regional kurdo a pesar de la expiración de su mandato.
(Fuentes: Alwaght / Al Manar / Hispan TV / AFP / Euronews / Red Voltaire)

Vídeo:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *