El Observatorio de la Sostenibilidad pide limitar los regadíos para luchar contra el cambio climático en la Península

sequia españa

El Observatorio de la Sostenibilidad, organismo independiente, analiza con extrema dureza la situación de sequía estatal y plantea recomendaciones a las administraciones, empresas y ciudadanía.

El informe de 2017 que acaba de publicar el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) es contundente: “El actual desgobierno del agua respecto a pozos ilegales, vertidos, falta de reutilización de aguas y falta de depuración con niveles adecuados de calidad en muchas zonas hace que el sistema hídrico de soporte a la vida pueda colapsarse”.

Y en su evaluación  en la que destaca que “las restricciones al riego se multiplican en todas las cuencas, con graves efectos sobre las explotaciones agrarias, y aunque no ha habido grandes cortes en el abastecimiento urbano en medianas y grandes ciudades”, advierte de que las restricciones en el suministro de agua a la población “podrían producirse en el futuro inmediato si se mantiene la situación actual”.

El informe del OS, como los que realiza desde 2015, son elaborados por un cuadro técnico de profesionales procedentes de diferentes ámbitos del conocimiento, como la sociología, ecología, ingeniería, economía… supervisados por un Comité Científico de apoyo de alto nivel.

“La falta de contención de la demanda producida por el aumento de regadíos, el incremento de la superficie urbana y los millones de turistas y visitantes, unidos a las periódicas situaciones de escasez de lluvias del clima mediterráneo y a los efectos acumulativos de las malas prácticas en la gestión de nuestros sistemas hídricos, han situado al país en una situación de crisis de extraordinaria gravedad respecto al agua”.

Además, en los últimos meses, con un 30% menos de precipitaciones y a pesar de mantenerse la sequía, no se están gestionando los caudales y los consumos con la imprescindible prudencia que aconsejaría hacerlo; por ello, el Observatorio de Sostenibilidad eleva  una serie de demandas a los agentes implicados en la gestión hídrica, aunque reseña que “ muchas de estas medidas ya se tendrían que haber tomado hace meses e incluso años, pero aun asumiéndolo, el OS cree que una vez sobrepasados unos umbrales críticos de insostenibilidad, las siguientes tareas deberían acometerse de manera urgente”.

Entre ellas, reclama a las administraciones central y autonómicas que comiencen a iniciar en los regadíos “actuaciones de adaptación al cambio climático, reduciendo el conjunto de las superficies y de dotaciones, reprogramando los cultivos más apropiados para cada zona, y priorizando la importancia relativa de cada zona para hacer una reducción ordenada si la sequía empeora”.

Y ello tras detectar el sobredimensionamiento de los regadíos en España, que han aumentado en 2 millones de hectáreas en 50 años.

El Observatorio de la Sostenibilidad presenta una serie de recomendaciones ante la actual situación de sequía en España, una de las más severas de los últimos decenios y considerando las diferentes variables que determinan la situación actual y se enmarcan en la elevada vulnerabilidad de España frente al cambio climático, los altos consumos de agua por el aumento de regadíos hasta el año 2016, el aumento de superficie artificial y de habitantes urbanos y los records de turistas que se superan año tras año.

Además, señala las elevadas pérdidas aún existentes en el sistema de abastecimiento y transporte de agua y la falta de gestión y de transparencia en las decisiones que se toman sobre el manejo de este recurso estratégico y limitante para el desarrollo socioeconómico.

Las principales recomendaciones ante la grave situación existente, son dirigidas a las administraciones públicas y tienen que ver con la búsqueda de alternativas de abastecimiento a cada ciudad para tomar medidas en caso de persistir la sequía. Además de la paralización de cualquier nuevo regadío y plan de disminución de zonas de regadío, figura el aumento de depuración y regeneración de aguas depuradas para reciclar al máximo, evitar el destino de aguas para producción energética mientras existan problemas de abastecimiento, inicio de transición energética hacia renovables para ahorrar agua, inicio campaña masiva de ahorro en todas las administraciones publicas incluyendo parques y fuentes, inicio campaña de publicidad de concienciación y ahorro hacia industrias y ciudadanos, cierre de pozos ilegales, estudio para introducir precio en el agua de riego, etc.

Respecto al sector empresarial cambios de procesos para ahorrar agua, depuración de vertidos y reciclaje de aguas al cien por cien, campañas de ahorro con publicación de los resultados de ahorro de agua, y la ciudadanía como campañas de ahorro en casa. A medio plazo las recomendaciones consisten en un enfoque basado en la gestión de la demanda y no el aumento de la oferta, que por el propio cambio climático no pueden ser.

Y aunque parezca una obviedad, reitera el informe que “no debe, ni se puede utilizar al límite los recursos del territorio, ya que eso incrementa la vulnerabilidad; es insostenible el sobredimensionamiento de los regadíos, que han aumentado en 2 millones de hectáreas en 50 años; debe controlarse la urbanización del Mediterráneo y otras zonas costeras que superan el estrés hídrico; se han de depurar todas las aguas y proteger los ecosistemas fluviales y el mar; el cambio climático es inexorable y el arco mediterráneo supera un elevado nivel vulnerabilidad; España tiene un alto riesgo de sequía y deberíamos tener una enseñanza y una cultura, de ahorro de agua en todo momento”.

“En suma, si no se aplica un enfoque sostenible frente al problema de la sequía que esté basado en la gestión inteligente de la demanda, en el ahorro y en el uso eficiente del a gua en el futuro inmediato y a medio plazo podrían ser habituales, entre otros: cortes de suministro, problemas de abastecimiento, pérdida de cosechas, aumento de las necesidades de importación de cereales otros productos, manifestaciones de agricultores, aumento de la contaminación y de los incendios, la falta de mantener caudales ecológicos y el enfrentamiento entre autonomías por el agua será un tema recurrente”.

En Andalucía, la superficie de riego es ligeramente superior a un millón de hectáreas, lo que supone un 20,8 por ciento del total de superficie agraria de la comunidad autónoma y un 28 por ciento del total de la superficie de regadío de España. Es decir: más de una cuarta parte de todo el regadío español está en Andalucía. Por supuesto es la primera comunidad por superficie de regadío.

Entre 1987 y 2016 la superficie de regadío se incrementó en un 58 por ciento, siendo la cuarta comunidad autónoma que más ha incrementado esa superficie desde ese año. El consumo de agua de esta superficie de riego es del 94 por ciento del total disponible. Es la comunidad que más porcentaje de sus reservas de agua destina al riego. Las pérdidas reales en los sistemas de suministro municipal son de del 19,6 por ciento, lo que significa 50 litros por habitante y día.

(Fuente: El Independiente de Granada)

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 18 diciembre, 2017

    […] El Observatorio de la Sostenibilidad pide limitar los regadíos para luchar contra el cambio climát… […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *