Una cumbre extraordinaria de la OCI celebrada en Turquía pide reconocer a Jerusalén como la capital de Palestina

Cumbre OCI

La cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) que tuvo lugar el pasado miércoles en la ciudad turca de Estambul para responder a la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel con la orden de trasladar hacia allí la embajada estadounidense, llamó a todas las naciones a reconocer Al-Quds (Jerusalén) como la capital de Palestina.

La OCI,  en la que participan 48 países y 16 mandatarios, criticó a Washington por ignorar la paz en Oriente Medio con la decisión de trasladar su embajada de Tel Aviv a Al-Quds. Al considerar la decisión de Trump como “nula y carente de valor”, los miembros de la OCI dijeron que esta medida equivale a “un ataque a los derechos históricos, legales, naturales y nacionales del pueblo palestino, un socavamiento deliberado de todos los esfuerzos de paz, un impulso al extremismo y el terrorismo, y una amenaza a la paz y la seguridad internacionales”. La OCI también subrayó que responsabilizará a Estados Unidos por las consecuencias de esta decisión.

Esta organización además reafirmó su continuo compromiso con la llamada solución de dos Estados para poner fin al conflicto de varios años de duración entre israelíes y palestinos. Algunos miembros asimismo añadieron que Estados Unidos ya no es confiable para mediar en ningún acuerdo de paz.

En el comunicado emitido tras la cumbre también exhorta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a proteger el estatus legal de Jerusalén y poner fin a la ocupación israelí del territorio palestino, e invitó a todos los países a “reconocer al Estado de Palestina y a Jerusalén Oriental como su capital ocupada”, dice la propuesta de comunicado final presentada cuando concluyó la reunión de un día.

Los jefes de Estado y gobierno presentes en la cumbre rechazaron como “nula y sin valor” y condenaron “en los términos más enérgicos” la decisión unilateral del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, dice el comunicado. Los líderes asistentes describieron a la acción estadounidense como un ataque a los derechos de los palestinos, una “socavación deliberada” a todos los esfuerzos de paz, “un impulso al extremismo y terrorismo” y una amenaza a la paz y seguridad internacionales.

También  reafirmaron su compromiso con una solución de dos Estados al conflicto de décadas de duración entre israelíes y palestinos, en la que Jerusalén Oriental sea la capital del Estado de Palestina, y advirtieron a Washington sobre “todas las consecuencias” si no da marcha atrás a su decisión. Si se niega a hacerlo, Estados Unidos perderá su papel como patrocinador del proceso de paz, advirtieron los líderes de la OCI, la segunda mayor organización intergubernamental después de la ONU e integrada por 57 Estados de cuatro continentes.

El presidente de Palestina, Mahmud Abás, se dirigió a los asistentes  agradeciendo la solidaridad de los presentes y asegurando: “Nosotros venceremos en el nombre de dios, y daremos fin a estas injusticias que vivimos los árabes y los países libres de todo el mundo”. Abás aseguró que “Jerusalén es y siempre será la capital de Palestina”, y que las palabras de Trump, “cruzan todos los límites”, ya que, según indicó, el país norteamericano “trata a Palestina como su patio trasero”. El mandatario aseguró que no permitirá nunca más que Estados Unidos participe en un tratado de paz por su marcada posición a favor de Israel.

En la conferencia de prensa tras la cumbre, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, dijo que Estados Unidos ya no es un mediador honesto de la paz. “Ya no podemos aceptar más a Estados Unidos como mediador de paz, debido a que los requisitos básicos para ser un mediador de paz son la honestidad y la objetividad”, afirmó.

En la conferencia de prensa, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también señaló el final del papel mediador de Estados Unidos, “debido a que un proceso de paz sólo se puede llevar a cabo con un mediador objetivo”. Trump “tocará y bailará con él mismo”, dijo Erdogan, quien pidió al presidente estadounidense revertir su “decisión equivocada ” y subrayó que “insistir en un error no beneficia a nadie”.

En la sesión de apertura de la cumbre, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, prometió cooperar incondicionalmente con todos los países islámicos para defender a Jerusalén, mientras que el rey Abdullah II de Jordania habló de la necesidad de apoyo para permitir a los palestinos establecer un Estado independiente que tenga a Jerusalén Oriental como su capital.

Hasan Rohani, destacó igualmente la unidad musulmana contra la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital israelí, añadió en declaraciones realizadas tras la cumbre.

Mientras tanto, el presidente turco Erdogan se refirió a la importancia de la cumbre de la OCI que puso de relieve la unidad del mundo islámico para materializar los derechos de Palestina. Así mismo reiteró interés en aumentar la cooperación Teherán-Ankara, porque juntos “debemos erradicar el terrorismo en la región”, acotó.

(Fuentes: Alwaght / Prensa Latina / TeleSur / /  Hispan TV /  XINHUA)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *