Catalunya: CUP, Procés Constituent y Som Alternativa constituyen el frente unitario Plataforma per la República

plataforma

“Derrotemos el 155, ganemos la República”. Con esta declaración de intenciones se ha constituido este miércoles la Plataforma per la República, un frente unitario de la CUP, Procés Constituent, movimiento impulsado por Teresa Forcades y Som Alternativa, escisión de Podem creado por su ex secretario general Albano-Dante Fachin, con el objetivo de “construir unidad”, un “espacio común de movilización y conciencia política” entre federalistas, confederalistas e independentistas para “superar la actual régimen” y defender e impulsar la República catalana.

La intención es ir más allá de los bloques. “Federalistas, confederalistas e independentistas vamos de la mano porque defendemos que cualquier unión parte del reconocimiento entre iguales y, por lo tanto, del paso previo que representa la independencia de Catalunya”, aseguran en el primero de los siete puntos del manifiesto que han presentado. “El internacionalismo hoy pasa por la defensa e impulso de la República Catalana”, añaden en esta línea.

Las tres formaciones han mostrado su oposición al artículo 155, han pedido la libertad de los encarcelados, y han considerado que un diálogo “solo se puede restablecer en igualdad de condiciones y desde el reconocimiento de la nación catalana como sujeto político autodeterminado”.

En su quinto punto, el manifiesto compartido pone de manifiesto su “oposición absoluta a la aplicación del 155 por parte del bloque PP-Cs-PSC”, que ha situado Catalunya “en un claro escenario desigual donde el Estado ejerce claramente de opresor”. Por otra parte, también piden la libertad inmediata de todos los presos políticos y el restablecimiento de las leyes suspendidas por el TC, y denuncian “la espiral represiva y autoritaria” desde el 20 de septiembre, que se ha traducido en “detenciones, persecuciones, violencia, encarcelamientos y amenazas de todo tipo”.

Pero el artículo 155 no es el único contra el que cargan. “Hay que poner una agenda social en el impulso de la República”, aseguran. Y añaden: “Este es un elemento clave para ligar liberación social y nacional, y por eso educación, sanidad y banca pública tienen que ser políticas prioritarias”. Es por todo esto que no reconocen “la aplicación del artículo 135”, que describen como “austericidio”.

La Plataforma x la República aboga en su manifiesto por poner una agenda social en el impulso de una República catalana, restablecer las leyes y decretos anulados o suspendidos por el Tribunal Constitucional (TC) y un impulso a la democracia directa y participativa durante todo el proceso constituyente.

“Para construir la República habrá que recurrir a la desobediencia para hacer frente al muro autoritario y conservador del régimen del 78”, advierten las tres organizaciones. “En este sentido, el marco de trabajo quiere sumar a toda la gente que defendió el referéndum del 1 de octubre y las huelgas del 3 de octubre y el 8 de noviembre”.

Las tres formaciones han mostrado su oposición al artículo 155, han pedido la libertad de los encarcelados, y han considerado que un diálogo “solo se puede restablecer en igualdad de condiciones y desde el reconocimiento de la nación catalana como sujeto político autodeterminado”.

La pretensión es que la plataforma unitaria vaya “mucho más allá” de las elecciones. “Presentamos el acuerdo en el contexto de una campaña electoral, pero ya teníamos una trayectoria de sintonías, complicidad y confluencias dentro y fuera de las instituciones”, ha asegurado Carles Riera, cabeza de lista de la CUP. La plataforma no es electoral, ha dicho, pero podría serlo en próximas elecciones. También ha expresado la voluntad hacer “nuevas incorporaciones”. Entre ellas, los “comuns” o “actores de este espacio”, a los que “abrirán las puertas de par en par”, y ha subrayado que “no es un espacio solo de independentistas”.

Riera ha resaltado la “generosidad” de su partido por sumar fuerzas con organizaciones de “diferentes sensibilidades” alrededor de “la radicalidad democrática y la construcción de la república catalana social”.

Por su parte, Albano-Dante Fachin ha asegurado que las tres formaciones tienen una lectura compartida del momento actual, y que son organizaciones que consideran que alcanzar los horizontes de república, ya sea independiente, federal o confederal, “no llegará esperando un permiso”.

Fachin ha recordado, sin embargo, que si se quieren incorporar los comuns tienen que asumir que “hace falta actuar y ponerse de pie, sin pedir permiso”, y que no hay espacio para las equidistancias. “Nos reflejamos en la lección del 1 de octubre, que fue capaz de hacer trabajar gente desde la pluralidad, pero desde la radicalidad democrática”. Asegura que cualquiera de los tres “horizontes”; federalista, confederalista e independentista, no se podrá asumir esperando la autorización del estado español. “Denunciamos los relatos de la equidistancia. Partimos de la base de que hay que actuar sin pedir permiso, desde abajo y que lo haga la gente “,

Por parte de Procés Constituent, Josep Bel ha dicho que la plataforma no es algo temporal, sino estable, y ha afirmado que su partido dio libertad de voto, pero que si se cree en el capitalismo y enfrentarse al 155 la candidatura “más próxima” es la de la CUP.

Texto íntegro de la declaración fundacional de Plataforma per la República:

(Bilingüe)

Derrotem el 155, guanyem la república

La construcció de la república és el repte social i polític més gran capaç d’enfrontar-se i superar l’actual règim monàrquic espanyol. Partim de l’anàlisi que cal apropar més sectors de les classes populars per sumar una majoria suficientment àmplia i guanyar el bloc del 155 en les futures eleccions del 21 de desembre.

La CUP-CC, Som Alternativa i Procés Constituent hem creat un espai comú de mobilització i consciència política amb el nom de Plataforma x la República que comparteix els següents punts:

  1. Apostem per l’Europa dels pobles i les classes populars. La independència política és l’estatus organitzatiu necessari per a una relació entre pobles d’igual a igual. Federalistes, confederalistes i independentistes anem de la mà perquè defensem que qualsevol unió parteix del reconeixement entre iguals i, per tant, del pas previ que representa la independència de Catalunya. L’internacionalisme avui passa per la defensa i impuls de la República catalana.
  1. Cal posar una agenda social en l’impuls de la República. Aquest és un element clau per lligar alliberament social i nacional i per això educació, sanitat i banca pública han de ser polítiques prioritàries per qualsevol govern. No reconeixem l’aplicació de l’article 135 (austericidi). Denunciem la corrupció i el frau fiscal que abusen i menyspreen injustament els recursos públics de tota la ciutadania.
  1. Impuls a la democràcia directa i participativa durant tot el procés constituent. Cal generar el poder constituent, com un procés amb reconeixement institucional però impulsat de baix a dalt des del carrer i des del municipalisme. La lluita i l’activisme han d’anar més enllà de les institucions si volem fer efectiu i real el procés constituent.
  1. Per construir la República caldrà recórrer a la desobediència per fer front al mur autoritari i conservador del règim del 78. En aquest sentit, el marc de treball vol sumar tota la gent que va defensar el referèndum de l’1 d’octubre i les vagues del 3 d’octubre i el 8 de novembre.
  1. Oposició absoluta a l’aplicació del 155 per part del bloc PP-C’s-PSC. Denúncia dels relats suposadament neutrals, davant l’enfrontament de l’aparell de l’estat espanyol contra les institucions catalanes, en un clar escenari desigual on l’estat exerceix clarament d’opressor. Un diàleg sincer i fructífer només es pot establir en igualtat de condicions i des del reconeixement de la nació catalana com a subjecte polític autodeterminat.
  1. Exigim la llibertat de tots els presos polítics i denunciem l’espiral repressiva i autoritària de l’Estat des del 20 de setembre amb detencions, persecucions, violència, empresonaments i amenaces de tot tipus. Una dinàmica a la qual cal sumar-hi el creixement volgut per part de l’Estat de la presència de l’extrema dreta al carrer.
  1. Restabliment de les lleis aprovades pel Parlament de Catalunya i derogades o anul·lades pel Tribunal Constitucional que tinguin un ampli suport social i que tenen per objectiu avenços en drets i serveis públics de qualitat.

Derrotemos el 155, ganemos la República

La construcción de la república es el reto social y político más grande capaz de enfrentarse y superar el actual régimen monárquico español. Partimos del análisis que hay que acercar más sectores de las clases populares para sumar una mayoría suficientemente amplia y ganar el bloque del 155 en las futuras elecciones del 21 de diciembre.

La CUP-CC, Somos Alternativa y Proceso Constituyente hemos creado un espacio común de movilización y conciencia política con el nombre de Plataforma x la República que comparte los siguientes puntos:

  1. Apostamos por la Europa de los pueblos y las clases populares. La independencia política es el estatus organizativo necesario para una relación entre pueblos de igual a igual. Federalistas, confederalistas e independentistas vamos de la mano porque defendemos que cualquier unión parte del reconocimiento entre iguales y, por lo tanto, del paso previo que representa la independencia de Cataluña. El internacionalismo hoy pasa por la defensa e impulso de la República catalana.
  1. Hay que poner una agenda social en el impulso de la República. Este es un elemento clave para ligar liberación social y nacional y por eso educación, sanidad y banca pública tienen que ser políticas prioritarias por cualquier gobierno. No reconocemos la aplicación del artículo 135 (austericidio). Denunciamos la corrupción y el fraude fiscal que abusan y desprecian injustamente los recursos públicos de toda la ciudadanía.
  1. Impulso a la democracia directa y participativa durante todo el proceso constituyente. Hay que generar el poder constituyente, como un proceso con reconocimiento institucional pero impulsado de bajo arriba desde la calle y desde el municipalisme. La lucha y el activismo tienen que ir más allá de las instituciones si queremos hacer efectivo y real el proceso constituyente.
  1. Para construir la República habrá que recurrir a la desobediencia para hacer frente al muro autoritario y conservador del régimen del 78. En este sentido, el marco de trabajo quiere sumar toda la gente que defendió el referéndum del 1 de octubre y las huelgas del 3 de octubre y el 8 de noviembre.
  1. Oposición absoluta a la aplicación del 155 por parte del bloque PP-C’s-PSC. Denuncia de los relatos supuestamente neutrales, ante el enfrentamiento del aparato del estado español contra las instituciones catalanas, en un claro escenario desigual donde el estado ejerce claramente de opresor. Un diálogo sincero y fructífero sólo se puede establecer en igualdad de condiciones y desde el reconocimiento de la nación catalana como sujeto político autodeterminado.
  1. Exigimos la libertad de todos los presos políticos y denunciamos la espiral represiva y autoritaria del Estado desde el 20 de septiembre con detenciones, persecuciones, violencia, encarcelamientos y amenazas de todo tipos. Una dinámica a la cual hay que sumar el crecimiento querido por parte del Estado de la presencia de la extrema derecha en la calle.
  1. Restablecimiento de las leyes aprobadas por el Parlamento de Cataluña y derogadas o anuladas por el Tribunal Constitucional que tengan un amplio apoyo social y que tienen por objetivo adelantos en derechos y servicios públicos de calidad.

(Fuentes: El Nacional.cat / Ara.cat / El Punt.Avui / Llibertat.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *