De cada 100 personas que se incorporaron a las listas del paro en el pasado mes de noviembre 96 eran mujeres

paradas

En noviembre, por cada nuevo parado hubo más de 24 paradas, es decir, de cada 100 personas que se incorporaron a las listas del paro, 96 fueron mujeres, denuncia IU para quien “el aumento del paro tiene rostro de mujer”.

En un análisis de los datos oficiales de paro registrado el pasado mes de noviembre, el Área Federal de la Mujer de IU destaca que en términos cuantitativos de los 3.474.281 parados registrados, 1.465.663 son desempleados y 2.008.618, o lo que es lo mismo el 57,81% son mujeres.

“La explicación oficial achaca estas cifras a los sectores en el que la mayoría de las mujeres trabajan, sobre todo al de servicios”, lo que pone de manifiesto que “las discriminaciones y desigualdades en el mercado laboral se consolidan en la mal llamada ‘recuperación económica’, vitoreada por el Gobierno del PP y la patronal. Esto tiene una repercusión directa sobre la vida de las mujeres en términos de mayor desigualdad y pobreza”, denuncia la formación.

De los datos extraídos IU resalta que el 43,27% de las desempleadas registradas en los servicios públicos de empleo no recibe ninguna prestación económica y, de las que sí la perciben, solo una de cada tres es contributiva (382.764).

El 37,3% de las pensiones de jubilación son percibidas por mujeres y, de estas, 2,1 millones de jubiladas, dos de cada tres reciben una cuantía inferior a 650 euros mensuales.

Señala también que el 84,58% de las excedencias por cuidado de familiar las solicitan mujeres, llegando hasta el 93,33% en el caso de que la atención recaiga sobre el cuidado de hijos; y que el 53,3% de las mujeres al frente de una familia monoparental se encuentran en situación de desempleada o trabaja en la economía sumergida.

IU recuerda algunas de las luchas que están protagonizando colectivos de mujeres trabajadoras como Las Kellys, las dependientas, tele-operadoras o cajeras: “Todas ellas han sacado a la luz situaciones que en poco parecen reguladas por un normativa laboral de un país avanzado”.

En el Estado Español, se da hasta un 16,3% menos de salario bruto por hora trabajada y es el segundo país de Europa en el que se registra la horquilla más amplia de diferencia de desempleo entre mujeres y hombres, lo que lleva también a que la brecha salarial “repercuta drásticamente en las cuantías de las pensiones de jubilación”.

Por todo ello, IU insiste en la necesidad de derogar la reforma laboral; incorporar en el cómputo del PIB el trabajo reproductivo, realizado mayoritariamente por mujeres, y que supondría un 25% de su cómputo total; ratificar el Convenio 189 de la OIT de 2011 de reconocimiento del trabajo de las empleadas de hogar y la consiguiente equiparación del régimen de empleadas de hogar al régimen general; desarrollar medidas para que acabar con la precarización de los sectores más feminizados; y poner en marcha de forma urgente una Renta y Recursos Básicos Garantizados, plantean entre otras medidas.

(Fuente: Nueva Tribuna)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *