Los hondureños realizan un paro nacional en respuesta al fraude en las elecciones. Ya van 20 muertos desde el inicio de las protestas

honduras

Este lunes se ha producido un paro nacional en Honduras para denunciar el supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre. El partido Alianza de Oposición Contra la Dictadura, que lidera el candidato Salvador Nasralla, convocó a la huelga y a la toma de las calles para exigir el recuento de todos los votos de los comicios presidenciales con la participación de un tribunal internacional.

La jornada se ha desarrollado con múltiples marchas, en su mayoría pacíficas, aunque en ciertos puntos los activistas recurrieron a la quema de neumáticos y a la obstrucción de la circulación. El Ejército ha intervenido para desalojar a los manifestantes.

Desde que culminó el proceso electoral en Honduras, el país ha sido escenario de una serie de protestas contra los resultados emitidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ente que anunció la victoria del actual presidente, Juan Orlando Hernández, entre sospechas de irregularidades y plazos dilatados. Tras la lectura del informe final con un escrutinio de 4753 actas, Hernández sumó 424.362 votos mientras que el candidato opositor Salvador Nasralla obtuvo 264.362 sufragios.

La coalición Alianza de Oposición contra la Dictadura y el Partido Liberal presentó el viernes por separado recursos al TSE solicitando la anulación de los comicios por considerarlos fraudulentos. Seguidores de Nasralla denunciaron además que Estados Unidos avala el “fraude” electoral que favorece al actual mandatario.

Por su parte, el expresidente de Honduras Manuel Zelaya denunció que Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) buscan dividir la Alianza.

De acuerdo con un comunicado divulgado el sábado por el exmandatario, los miembros de la OEA recomendaron a Nasralla desvincularse “por completo” de Zelaya por ser “chavista y pregonar el Socialismo Democrático”.

Al menos 20 personas asesinadas durante crisis electoral

La resistencia civil del pueblo hondureño en las calles es constitucional, porque está defendiendo el principio de “alternabilidad en el poder” que consagra como inamovible la Carta Magna, y ordena a las Fuerzas Armadas a velar por el cumplimiento de ese mandato,  sin embargo, perdió el ser de su existencia al unirse y defender con balas el delito de reelección presidencial.

Para conocimiento nacional e internacional, se publica los nombres de 14 hondureños asesinados en resistencia civil, según el COFADEH; aunque según otros organismos de derechos humanos, la cifra es mayor en homicidios, en cientos detenidos y en cientos de reprimidos salvajemente, a quienes, los militares han violado sus derechos civiles.

Tegucigalpa. La fuerte violencia de los militares contra la población hondureña en protesta permanente contra el fraude electoral, ha ido creciendo después que la noche del 26 de noviembre anterior, cuando en Honduras la tendencia ya irreversible, con el 57 por ciento del total de actas escrutadas, daba como ganador al candidato presidencial por la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, por más de 100 mil votos.

Y quince días después, de manera inexplicable para expertos en estadística nacionales e internacionales, hoy lunes 11 de diciembre, gana por más de 50 mil votos, el candidato de la reelección presidencial del gobernante Partido Nacional, Juan Hernández.

Hasta este día cuando han seguido las protestas sociales y la represión en puntos estratégicos de todo el país, según el Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos en Honduras (COFADEH) y otras organizaciones defensoras de derechos civiles, al menos 20 hondureños han sido asesinados, más de un centenar ha sido ha sido detenidos por los cuerpos de seguridad, sobre todo, por la Policía Militar y Ejército, y se reportan más de 500 violaciones graves de derechos humanos.

El levantamiento social en defensa de la Constitución y del resultado electoral a favor de Nasralla, ha seguido en barrios y colonias de ciudades hondureñas. La mañana de este día fueron reprimidas fuertemente las tomas en la capital hondureño, incluso, hay videos de cuando militares dispararon a ciudadanos mientras ejercían el derecho a protesta en el sur del país. Información preliminar indica que hubo heridos en la ciudad de Choluteca.

Estas violaciones de derechos humanos no trascienden a través de la prensa tradicional que mantienen la habitual programación de telenovelas, “muñequitos” y programas distractores de la realidad cruenta de cientos de miles de ciudadanos que hablan indignados a los medios alternativos o denuncian a través de redes sociales que están pensando en armarse, en defenderse, dado que son presa fácil de los militares que les disparan cuando se les ocurre para aplacar las movilizaciones y tomas de carreteras en el territorio nacional.

Todos los análisis hondureños y extranjeros que ven con imparcialidad las elecciones, no dan crédito de cómo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) revirtió los resultados y en los últimas dos semanas de manera gradual ha ido ubicando como ganador al candidato de la reelección presidencial. Las incongruencias y falta de transparencia en el conteo ha sacado al pueblo a las calles y desde el 27 de noviembre pasado hasta hoy se mantienen en protesta en las calles exigiendo se respete la voluntad popular en las urnas y la Constitución de la República.

La ventaja de Nasralla a las 2:00 de la madrugada del lunes 27 de noviembre era de 5 por ciento, casi 100 mil votos por encima Juan Hernández, candidato del gobernante Partido Nacional, que busca la reelección presidencial aun cuando la Constitución la República lo prohíbe y lo considera delito de traición a la Patria, en función que es un mandato establecido por una Asamblea Nacional Constituyente, que no ha sido reformado ni alterado por otra instancia similar.

(Fuente: Resumen Latinoamericano)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *