Málaga: Árbitra asistente de futbol denuncia insultos machistas y sexistas durante un encuentro en Alhaurín de la Torre

Futbol-Machismo-Arbitros-Futbol_267235790_56530637_1024x576

Eva Alcaide, joven árbitra asistente malagueña de futbol, ha denunciado los insultos machistas y sexistas que recibió en el campo de Los Manantiales de Alhaurín de la Torre, durante el partido Alhaurín de la Torre-Fuengirola, de la Segunda Andaluza juvenil, por parte de un grupo de seguidores a los que el club local expulsó en el descanso tras ser informado por el trío arbitral.

Los hechos ocurrieron el domingo de la semana pasada. Durante la primera parte del encuentro un grupo de jóvenes espectadores le dirigió desde la grada frases sexistas y ofensivas como “madre mía, la línea, qué culo”, “la cogía de la coleta y la ponía a cuatro”, “como te duches en el vestuario espero que no se te caiga el champú…”, “¿eres virgen?” o “qué cara de guarra…”, entre otras.

Estos insultos fueron recogidos en el acta por el árbitro Roberto Ocaña y denunciados en su cuenta de Twitter por la asistente, de 17 años, que censuró las “barbaridades” que debió escuchar y soportar durante 45 minutos, hasta que trasladaron los hechos a responsables del club local y éste expulsó a los autores de esas agresiones verbales.

Eva Alcaide lamentó que ha estado “incómoda en un campo de fútbol”, al que se supone que va a ejercer una actividad que le “gusta y apasiona” y a divertirse tanto ella como “los jugadores, padres y espectadores”. Su relato en las redes sociales se transformó en viral y en un argumento irrefutable para seguir luchando contra el machismo en el mundo deportivo.

“Estoy harta de sufrir estas putas mierdas por el simple hecho de ser mujer”

Eva Alcaide narra en Twitter la situación vivida durante un partido de juveniles, cuando tuvo que aguantar todo tipo de comentarios de un grupo de menores.

“Hoy he salido de asistente en un partido de juveniles, y bueno quiero contar qué es lo que ha pasado y cómo me he sentido”, comienza su relato Eva Alcaide, una joven que se ha sentido “acosada” durante el encuentro que le tocó arbitrar. “Simplemente había un grupo de niñatos en la grada que, en fin, no han tenido otra cosa que hacer que estar los 45 minutos del primer tiempo diciéndome cosas, soltando joyitas bastante fuertes que ha llegado un momento en el que me he sentido acosada e incluso he llegado a tener miedo por lo que podrían hacer después”, señala.

“Madre mía la línea qué culo”, “yo la cogía de la coleta y la ponía a 4 patas”, “yo le hacía de todo”, “yo me la follaba y le metía el banderín por el coño hasta que se le saliera por la boca”, “madre mía qué cara de guarra y de follar bien”, “como te duches en el vestuario espero que no se te caiga el champú porque te voy a aparecer por detrás”, “¿eres virgen?”, “si es lesbiana me pone incluso más todavía”, “menudo tanga”, “voy a tener que saltar al campo”, son algunos de los comentarios que escuchó Eva durante el partido, algo que narra en Twitter, donde tiene miles de retuits y ha recibido apoyo de muchos internautas.

“Sigo alucinando cuando veo que sigue habiendo gente utilizando el término feminazi, pero en realidad si nunca habéis vivido algo así —algo que todas las mujeres hemos vivido alguna vez en nuestra vida— es normal que creáis que no pasa nada”, asegura la linier, quien añade: “No es normal ni justo que yo vaya a hacer lo que me gusta y lo que me apasiona y tenga que escuchar comentarios de este tipo hasta en mi oficio”.

Eva asegura que “el grupo de niñatos no tenían mas de 17 años incluso habían niños de 13-14, cuyos personajes han planeado e intentado hasta tocarme el culo. Y ahora decirme que nos gusta mucho exagerar las cosas a las tías, porque al fin y al cabo somos feminazis”, apunta con sorna. “No somos conscientes de los monstruos que estamos creando, por favor el feminismo es totalmente necesario”. “Estoy harta de sufrir estas putas mierdas por el simple hecho de ser mujer, y estar en un mundillo de tíos como es el fútbol y el arbitraje. Y me siento muy dolida a veces. Hoy he querido gritar y desahogarme por todas las putas veces que me he callado. Ya no más”, acaba su relato.

(Fuentes: Málaga Magacine / La Voz del Sur / Infobae)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *