Yemen: Fracaso del complot contra Ansarulah. Muerto ex presidente Saleh cuando intentaba uir. Ansarulah culpa a saudíes y EAU

Former Yemeni president Ali Abdullah Saleh (L) and Yemen's Minister of Communications Ahmed Bin Daghr (R) attend celebrations on the occasion of the first anniversary of the handover of power in Sanaa on February 27, 2013. Saleh stepped down after 33-years at the helm in February 2011 and formally handed power to his then deputy, Abdrabuh Mansur Hadi. AFP PHOTO/ MOHAMMED HUWAIS (Photo credit should read MOHAMMED HUWAIS/AFP/Getty Images)

Mediante un comunicado difundido por la cadena de televisión estatal yemení Al-Masirah, el ministerio del interior yemení ha informado del fallecimiento de del expresidente y líder del Partido del Congreso General del Pueblo (GPC, en inglés), Ali Abdolá Saleh (foto adjunta),  junto a varios de sus milicianos. El comunicado ha puesto fin a horas de especulaciones, pero no precisa los detalles que rodearon su muerte.

Según informes no confirmados, Saleh fue ejecutado por combatientes de Ansarolá cuando trataba de huir de Saná, la capital de Yemen, rumbo a la ciudad de Marib (al este de Saná), controlada por mercenarios de Arabia Saudí. El comunicado ha puesto fin a horas de especulaciones, pero no precisa los detalles que rodearon su muerte.

El Ministerio del Interior de Yemen confirmó la muerte del ex presidente yemenita, Ali Abdolá Saleh, junto a sus asesores en Saná, la capital de Yemen. En un comunicado, el Ministerio indicó que con la muerte de Saleh el conflicto en Saná ya ha terminado y que el ex mandatario “estaba creando caos al trabajar junto con las milicias agresoras”.

La declaración del Ministerio resaltó que “después de terminar con las milicias traidoras se ha ampliado la seguridad en la capital, sus suburbios y todas las demás provincias”. Señaló que “las milicias traidoras mataron a ciudadanos, provocaron el caos y se confabularon directa y públicamente con los países agresores, quienes intensificaron sus ataques para lograr su plan en crear un conflicto sectario y lucha interna”. El Ministerio del Interior de Yemen mostró el carnet de identidad de Saleh después de su muerte.

El pasado sábado, Saleh se alió prácticamente con Arabia Saudí tras rebelarse contra el movimiento popular yemení Ansarolá. Por su parte, el corresponsal de Al Mayadeen en Sanaa informó que el movimiento Ansar Allah anunció tomar el control de la casa de Saleh en el barrio de Kuimim, y señaló que “no son ciertas la noticias que hablan de estallar la casa del presidente Saleh”.

Después de darse a conocer la noticia, el presidente fugitivo yemenita, Abed Rabbu Mansour Hadi, ordenó a sus tropas ‘reconquistar’ la capital, Saná, con el apoyo de Arabia Saudita y sus aliados. “El presidente dio como orden a su vicepresidente Ali Mohsen Al Ahmar, que se encuentra en Marib (al este de Saná), de activar la marcha de las tropas hacia la capital”, declaró la agencia francesa AFP una fuente cercana a Mansour Hadi.

Fracasa el complot emiratí en Sana

Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han fracasado en su intento de golpe contra Ansarulá, al mismo tiempo que una información acaba de aparecer que habla de la muerte del ex presidente yemení Ali Abdulá Saleh, quién fue muerto mientras trataba de abandonar Sanaa en dirección a la provincia de Maarib, señaló el Ministerio del Interior yemení.

“Él fue abatido mientras trataba de huir desde Sanaa a Maarib”, afirmó el Ministerio del Interior yemení. Al mismo tiempo, los medios han recogido las declaraciones de Mansur Hadi, el presidente dimisionario de los saudíes, que llamó a sus mercenarios a “movilizarse para apoderarse de Sanaa”. El Ministerio del Interior dijo que “el desbaratamiento de este complot significa el fracaso del más peligroso proyecto de traición y división por el que apostaban las fuerzas de la coalición saudí a fin de doblegar a Yemen”.

La unidad entre las fuerzas yemeníes, que durante tres años ha hecho fracasar todos los esfuerzos militares de la alianza entre Riad y Abu Dhabi, ha sido sometida, pues, a una dura prueba. Riad y su aliado emiratí, que han fracasado en el plano militar, hicieron promesas al entorno de Saleh, que fácilmente cayó en la trampa, pero las fuerzas yemeníes hicieron abortar el complot.

Una ultima información habla del control de la práctica totalidad de Sanaa por las fuerzas yemeníes, que incluyen a numerosos partidarios de Saleh, que no quisieron apoyar el golpe de fuerza de este y su sobrino.

Los entresijos del complot

Con una endeble alianza con Ansarulá impuesta por la guerra saudí contra Yemen, el antiguo presidente Ali Abdulá Saleh decidió traicionar a sus socios del movimiento Ansarulá. No era la primera vez, pero, en esta ocasión, él recibió mensajes de apoyo de los Emiratos Árabes Unidos y Francia, señala el diario libanés Al Akhbar.

Fue su sobrino Sammar quien estableció una mediación entre Saleh y el príncipe heredero de los EAU, Mohammad bin Zayed. “Actúa primero y luego te concederemos nuestro apoyo”, fue el mensaje emiratí a Saleh. Paralelamente, su sobrino Sammar se coordinó con oficiales emiratíes (desplegados en el sur de Yemen) para el entrenamiento, la formación y el equipamiento de oficiales conocidos por su obediencia a su tío.

Ansarulá estaba, sin embargo, al corriente de los vínculos de Saleh con los emiratíes. Existía también un malestar por el hecho de que Saleh se apropiaba de los ingresos proporcionados por el sector de las telecomunicaciones y los derivados del puerto de Hodeida. Ni el sector público yemení ni el sector militar se beneficiaban de estas rentas. El Congreso General Popular de Saleh se apropió también de la mayor parte de los ministerios que debían suministrar dinero al Estado.

Desesperación de la coalición saudo-emiratí

Pero la causa principal de este paso en falso de Saleh se resume por la desesperación total de las fuerzas de la coalición saudo-emiratí, apoyada por EEUU, que no ha logrado realizar ningún avance desde marzo de 2015 en el frente de Nihm, al este de Sanaa. Las fuerzas de la coalición han movilizado en vano varias brigadas con el objetivo de tomar el control de Arhab, cerca de Nihm.

Paralelamente, las fuerzas de Ansarulá se encuentran a 70 kms de Adén, la capital meridional del país. Mientras tanto, el frente de Taiz está relativamente en calma, aparte de algunos pequeños enfrentamientos. De este modo, Ansarulá ha logrado abortar el complot de Saleh, sin que esto afecte a los frentes.

El Consejo Político Supremo de Yemen, que gobierna los asuntos del Estado, ha señalado que la situación en Sanaa ha vuelto a la normalidad tras días de violentos choques entre las fuerzas leales al presidente Ali Abdulá Saleh y los combatientes huthis.

En una declaración publicada el sábado, el jefe del Consejo, Saleh Ali al Sammad, llamó a todo el pueblo yemení, a los partidos políticos y a las tribus de mostrar paciencia, luchar contra cualquier acto de agresión y no contribuir a los complots que buscan fomentar las tensiones internas. “Las fuerzas de seguridad continúan sus esfuerzos para reforzar la seguridad y estabilidad y aquellos que traten de desestabilizar la seguridad harán frente a duras consecuencias”, dijo Sammad.

También señaló que la preservación de la tranquilidad y seguridad en Sanaa, que se ha convertido en un símbolo de la dignidad yemení, es un tema estratégico para el Consejo Político Supremo de Yemen.

Por su parte, el Ministerio del Interior indicó que varios jefes de la milicia pro-Saleh han sido detenidos y varios cientos de milicianos han rendido sus armas a las fuerzas del orden. Además, manifestó que felicitaba al pueblo yemení por la caída del último símbolo de la corrupción desde hace 33 años.

Según fuentes yemeníes, el complot fracasó porque los dirigentes del Congreso General Popular, liderado por Saleh, se negaron a secundar el golpe de estado llevado a cabo por este y los emiratíes contra Sanaa. El Consejo Político Supremo de Yemen, que gobierna los asuntos del Estado, ha señalado que la situación en Sanaa ha vuelto a la normalidad tras días de violentos choques entre las fuerzas leales al presidente Ali Abdulá Saleh y los combatientes de Ansarulá.

Riad bombardea palacio presidencial en Saná tras muerte de Saleh

Tras publicados los informes sobre la muerte del expresidente yemení Ali Abdolá Saleh, aviones saudíes han atacado el palacio presidencial en Saná, la capital. Según ha informado este lunes la cadena de noticias Al-Arabiya, cazas de Arabia Saudí y sus aliados han bombardeado la zona que rodea el palacio presidencial de Yemen, causando varias víctimas mortales, supuestamente civiles.

El ataque ha tenido lugar pocas horas después de que el Ministerio del Interior de Yemen haya confirmado la muerte del exmandatario Saleh y sus asesores cuando iba a partir hacia la ciudad de Marib. Poco después, Arabia Saudí ha llamado a la población civil de Saná a mantenerse “a más de 500 metros” de las zonas controladas por el Gobierno yemení, lo que pone de relieve que se prepara para intensificar sus ataques aéreos en la capital.

Por su parte, el portal web Almasdar News ha informado que los aviones de guerra de los aliados saudíes han bombardeado el aeropuerto internacional de Saná y, como consecuencia, han destruido una enorme zona.

Las fuerzas del movimiento popular yemení Ansarolá, no obstante, han anunciado que tienen el control total de Saná y que han recuperado el control de todos los lugares que permanecían en manos de los hombres armados de Saleh.

Estos acontecimientos ocurren tras la ruptura de la alianza entre fuerzas de Ansarolá y Saleh, quien estaba distanciándose de la coalición de gobierno hasta que el domingo se desmarcó formalmente de ella.

Arabia Saudí ha promovido las tensiones con el fin de acabar con la unión entre los partidarios de Saleh y Ansarolá para debilitar el frente de la resistencia a Riad, que lidera una agresión militar contra Yemen desde 2015. El líder de Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, ha afirmado esta misma jornada que el expresidente Saleh cooperaba con Riad y ha dicho que, con su muerte, se “ha neutralizado una gran conspiración contra el pueblo yemení”.

¿Quién fue Ali Abdulah Saleh?

Ali Abdullah Saleh… gobernó Yemen durante más de 30 años y es conocido por sus maniobras internas y externas. Nacido en 1942, Ali Abdullah Saleh gobernó Yemen durante más de 30 años, desde 1978 hasta 2012 cuando fue derrocado después de una revolución en el país.

Fue conocido por su apoyo a la causa palestina, y en 2006 adoptó una posición de rechazo a la agresión israelí a El Líbano. Saleh vivió muchos acontecimientos importantes durante sus mandatos, el más importante fue la secesión del sur de Yemen que terminó en 1990. También luchó contra grupos apoyados por Al Qaeda después del bombardeo de las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001.

Saleh recibió mucho apoyo material y armamentista de Estados Unidos para luchar contra Al-Qaeda. Los escritores estadounidenses dicen que utilizaba el apoyo de Washington para mantener su régimen fuerte y armado, y asimismo usó a los extremistas en sus guerras contra el sur y Ansar Allah en la provincia de Saada.

En 2004 y 2009 estallaron batallas entre las fuerzas pro-Saleh y Ansar Allah en la provincia  norteña de Saada. En 2011 comenzó una revolución contra él, se desarrollaron manifestaciones que se convirtieron en enfrentamientos armados, hasta que Saleh resultó herido en junio de 2013 con un gran número de sus ayudantes, tras un ataque contra una mezquita dentro del palacio presidencial. Saleh fue trasladado a Arabia Saudita tras sufrir quemaduras graves que cubrieron partes de su cuerpo como resultado del ataque.

En 2015, Arabia Saudita lanzó una guerra contra Yemen. Ali Abdullah Saleh y sus fuerzas, junto con Ansar Allah, se pusieron en un lado contra Arabia Saudita y sus aliados. A finales de noviembre de 2017, estallaron enfrentamientos entre el movimiento de Ansar Alah y las fuerzas pro Saleh en Saná, donde el movimiento acusó a Saleh de ejercer un golpe contra ellos y cooperar con Arabia Saudita.

Ansarolá culpa a EEUU del ‘humillante fin’ de expresidente yemení

El movimiento popular Ansarolá denuncia que fue Emiratos Árabes Unidos (EAU) quien llevó a su humillante fin al asesinado expresidente, Ali Abdolá Saleh. “Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han llevado al traidor líder miliciano (el expresidente Ali Abdolá Saleh) a este vergonzoso final”, ha declarado este lunes el portavoz del movimiento, Mohamad Abdel Salam.

Este se refería así a la muerte del exmandatario este mismo lunes a manos de sus propias fuerzas cuando se dirigía a la ciudad yemení de Marib. Su partido y Ansarolá formaban alianza contra la agresión saudí, pero Saleh últimamente había cambiado de postura y, según el movimiento yemení, cooperaba con Riad.

Abdel Salam ha detallado que el líder de Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, había invitado a Saleh a dialogar para limar asperezas tras una serie de conflictos surgidos en los últimos días. Sin embargo, él y sus acompañantes vieron la invitación como una muestra de debilidad y “respondieron con arrogancia”. Entonces, las fuerzas de Saleh atacaron algunas instituciones gubernamentales y cazas saudíes realizaron 50 ataques aéreos en apoyo a los simpatizantes del expresidente yemení.

El vocero de Ansarolá ha asegurado que el movimiento no tiene actualmente problemas con el partido de Saleh, aunque sí con “los traidores que han cooperado con el enemigo”. En este sentido, Abdel Salam ha defendido la coalición de Gobierno formada frente a los enemigos por Ansarolá y el partido de Saleh, el Congreso General del Pueblo, y ha señalado que es más importante que nunca fortalecer esa cooperación.

Eso sí, el portavoz ha advertido de que ya que los ataques de los agresores seguirán dirigiéndose hacia Yemen, el pueblo yemení tendrá que estar alerta frente a cualquier otro complot extranjero.

El sábado pasado, el rotativo internacional árabe Rai al–Youm informó, citando fuentes anónimas, de que EAU y Arabia Saudí habían prometido a Saleh que, de cooperar con ellos contra Ansarolá, colocarían a su hijo en el poder y a él lo llevarían a EAU.

El líder de Ansarolá, tras confirmarse la muerte de Saleh, ha detallado la cooperación que mantenía el expresidente con Riad —que lidera una agresión militar contra el país desde 2015—, considerando que con su muerte se “ha neutralizado una gran conspiración contra el pueblo yemení”.

Abdul Malik Al-Huthi: “El complot contra Yemen sólo duró tres días”

El líder del movimiento Ansarulá de Yemen, Abdul Malik al Huthi, ha manifestado que el movimiento ha logrado frustrar una gran amenaza para la seguridad del país al derrotar el plan tramado por el ex presidente, Ali Abdullah Saleh, y sus fuerzas. Agregó que a pesar de su pretensión inicial de oponerse a la agresión saudí, Saleh finalmente cambió de rumbo y tomó partido por los agresores.

Tras señalar que todo el mundo se mostró sorprendido por el repentino cambio de rumbo de Saleh, Huthi notó que los combates en la capital Sanaa en los últimos días habían preocupado a la población en lo que respecta a la seguridad y la unidad del país.

Después de que revelaran su nueva posición, dijo Huthi, les pedimos que detuvieran sus actividades criminales y les dijimos que habían tomado un rumbo equivocado. “Sin embargo, rechazaron nuestra solicitud y continuaron con su enfoque pro-saudí equivocado y terminaron bloqueando las calles de la capital”, agregó. “Tenían la intención de hacer lo mismo en otras provincias y ciudades… pero hoy, este plan fue derrotado muy rápidamente”, añadió.

Tras señalar que las recientes posiciones adoptadas por Saleh estaban abiertamente a favor de los enemigos de Yemen, el líder de Ansarulá dijo que esta postura, respaldada por un frente mediático unido de los enemigos, incluso tomó por sorpresa a los miembros de su propio partido.

Huthi dijo que hubo una coordinación entre la milicia de Saleh y la coalición liderada por Arabia Saudí, que les brindó apoyo aéreo para conquistar Sanaa y poner fin a la guerra de Yemen a su favor. Añadió que las fuerzas agresoras también impusieron un estrecho bloqueo al pueblo yemení con el fin de socavar la resistencia de la nación y allanar el camino para la victoria de las fuerzas de Saleh.

Huthi señaló que el pueblo musulmán de Yemen y su resistencia y apoyo a los combatientes de Ansarulá fueron los principales factores que ayudaron a las fuerzas yemeníes a desactivar la conspiración de los agresores.

Refiriéndose al fracaso de los esfuerzos realizados por Arabia Saudí y sus aliados, incluidos EEUU y el Reino Unido, dijo: “Ellos están consumidos por su rabia y les decimos que mueran de su propia rabia”, porque hagan lo que hagan, eso hará que la nación yemení sea más resistente y vigilante. Declaró que a pesar de las tramas de todos los enemigos, la nación yemení será más fuerte, y otros enemigos deben aprender una lección del fracaso de la trama de Saleh en Sanaa.

La guerra lanzada por la milicia de Saleh fue, de hecho, la continuación de la guerra lanzada por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos contra Yemen, y esto se comprobó mediante la provisión del apoyo aéreo y otras formas de asistencia a las milicias de Saleh por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí.

También hizo un llamamiento a todas las fuerzas políticas en Yemen para que permanezcan unidas y formen un frente único para defender la libertad e independencia del país y derrotar las tramas del enemigo.

Hizo hincapié en que Ansarulá consideraba a los miembros del Congreso General Popular (CGP) de Saleh como sus hermanos, añadiendo que la mayoría de ellos cooperaron en la defensa del país contra los agresores. Advirtió contra cualquier acto de represalias contra los miembros del CGP, y señaló que el movimiento Ansarulá no permitirá tales acciones, que buscan crear divisiones entre la nación.

En otra parte de sus declaraciones, Huthi se refirió al disparo de un misil de crucero por las fuerzas yemeníes contra una instalación nuclear cerca de la capital de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Abu Dhabi, el domingo, diciendo: “Les mostramos que no deben subestimar nuestras capacidades.”

El líder huthi también aconsejó a todas las empresas extranjeras que trabajan en Arabia Saudíes y los Emiratos Árabes Unidos que salgan de esos países por la falta de seguridad debido al poder de “nuestros misiles”. Asimismo, instó a los inversores extranjeros potenciales a invertir en cambio en Omán, Kuwait e incluso en la capital yemení si buscaban más seguridad para sus inversiones. También advirtió que mientras Yemen no esté a salvo de la agresión, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos serán objetivos de los misiles de largo alcance yemeníes.

(Fuentes: Al Mayadeen / Al Manar / Hispan TV / Resumen Latinoamericano)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *