Italia: El Giro 2018 comenzara en Israel. Primera etapa en Jerusalén. Palestinos acusan de complicidad con Israel. BDS pide cambio

giro 1

El próximo año el Giro comenzará en Israel. Los organizadores de la prueba ciclista habían anunciado que la contrarreloj se celebraba en Jerusalén Oeste, en referencia a la parte israelí de la ciudad. Las autoridades israelíes amenazaron con retirar su apoyo y financiación si el nombre no quedaba reducido a Jerusalén. La carrera ciclista en su edición de 2018 comenzará con una contrarreloj individual de 10,1 kilómetros en Jerusalén el 4 de mayo y continuará con otras dos etapas en territorio israelí.

Pero el Giro de Italia parece haberse echado atrás en una disputa con los ministros israelíes sobre el nombre de la etapa inicial de la prueba ciclista. El Giro quería llamarla Jerusalén Oeste en vez de Jerusalén, lo que hizo que los políticos israelíes amenazasen con retirar su apoyo.

En un primer momento, los organizadores de la carrera pidieron asesoramiento al Ministerio de Exteriores italiano para dar nombre al punto de partida como Jerusalén Oeste. Lo hicieron debido a las reivindicaciones continuas de israelíes y palestinos por la ciudad. Los políticos israelíes, liderados por la polémica ministra de Deporte y Cultura Miri Regev, amenazaron con retirar su apoyo, afirmando que la carrera había incumplido su acuerdo.

En la mañana del jueves, la web oficial del Giro todavía tenía puesta la palabra de la disputa, pero por la tarde los organizadores la habían modificado y, finalmente, el punto de salida de la primera etapa se nombrará como Jerusalén a secas.

En el centro de la polémica está el complejo estatus de la ciudad. Desde la toma y la posterior anexión de la zona oriental de Jerusalén por parte de las tropas israelíes durante la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel la define como su capital unificada. Sin embargo, la mayor parte de la comunidad internacional rechaza reconocerla como tal, mientras que los palestinos reclaman que los territorios ocupados por Israel al este de la ciudad son la capital de un futuro Estado palestino.

Los organizadores del Giro se implicaron en este conflicto cuando decidieron organizar la primera salida fuera de Italia en la historia de la carrera, que comenzó su andadura en 1909. El Giro, que ha sido condenado por los activistas palestinos por haber elegido celebrar la primera etapa en Jerusalén, también fue atacado por Israel mientras intentaba negociar en el conflicto político originado por medio siglo de ocupación.

“No hay ni este ni oeste”

La edición 101 del Giro de Italia tomará la salida el 4 de mayo de 2018, por primera vez fuera de Europa, con un prólogo en las calles de la parte oeste de Jerusalén. Los organizadores del Giro de Italia ya renunciaron el jueves al nombre de “Jerusalén-Oeste” como ciudad de salida de la edición de 2018, para referirse en adelante a Jerusalén, como exigía Israel.

Los dirigentes israelíes estiman que esa denominación implica una partición de Jerusalén entre “oeste” y “este”, mientras que, según ellos, la ciudad está unida desde la anexión de Jerusalén-Este en 1980. La comunidad internacional no reconoció nunca esta anexión. La ONU habla de Jerusalén-Este, parte palestina de la ciudad, como de un territorio ocupado.

Este año, la carrera, la primera de las tres etapas que estaban programadas para comenzar en Israel antes de regresar a Italia para las 18 restantes, había sido anunciada a bombo y platillo porque iba a ser la primera vez que la gran vuelta europea iba a comenzar en Israel.

Mauro Vegni, el director del Giro, dijo que era consciente de las sensibilidades políticas en torno al estatus de Jerusalén. “La realidad es que queremos que sea un evento deportivo y que se mantenga alejado de cualquier discusión política”.

Miri Regev, ministra de cultura, y el ministro de Turismo, Yariv Levin, lideraron las acusaciones para presionar por que se cambiase el nombre de esta primera etapa y dijeron en un comunicado conjunto: “En Jerusalén, capital de Israel, no hay ni este ni oeste”.

Después, Regev y Levin dieron la bienvenida a la modificación introducida en el nombre: “Después de dirigirnos a la organización del Giro, nos complace ver la pronta reacción de los organizadores al cambiar el nombre de Jerusalén Oeste de su publicidad oficial”.

Según informaciones aparecidas en medios especializados en ciclismo, Israel pagó 10 millones de euros para sacar el evento de Europa por primera vez. Al parecer, Froome, que confirmó su participación vía Twitter, ha recibido un pago adicional.

Los palestinos acusan al Giro de convertirse en “cómplice” de Israel

Los palestinos acusaron el viernes a los organizadores del Giro de Italia de convertirse en “cómplices de las violaciones” del derecho internacional cometidas por Israel, al hacer partir de Jerusalén la edición 2018 de esa prueba ciclista.

“Al organizar semejante evento, Giro d’Italia se convierte en cómplice de la ocupación militar israelí y de las flagrantes violaciones de las leyes, de acuerdos y de consensos internacionales” dijo en un comunicado Hanan Ashraui, una dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). “Exhortamos al Giro d’Italia a que deje de dar satisfacción a Israel en detrimento de nuestras libertades y nuestros derechos humanos fundamentales y celebren la competición fuera de Israel”, añadió.

Los palestinos quieren hacer de Jerusalén-Este la capital del Estado al que aspiran, y el estatus de la Ciudad Santa es una de las cuestiones más espinosas a la hora de resolver el conflicto palestino-israelí. Ashraui acusó al Giro de “ceder bajo las presiones” israelíes al “presentar Jerusalén como una ciudad unificada bajo soberanía israelí”.

La carrera, que está programada para comenzar con una contrarreloj individual de 10,1 kilómetros en Jerusalén el 4 de mayo seguida de dos etapas llanas, ya fue criticada en septiembre por el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BSD), por representar “un lavado de cara deportivo de la ocupación y el apartheid israelí”.

Sharaf Qutaifan, de la Campaña Palestina por el Boicot Cultural y Académico a Israel (PACBI, por sus siglas en inglés), dijo que “Empezar el Giro de Italia en Israel en la práctica es como dar un premio a ese país por sus décadas de interminables abusos de los derechos humanos del pueblo palestino, incluyendo a sus atletas”. “Israel ha bombardeado los estadios deportivos palestinos, detenido, encarcelado y asesinado atletas palestinos, asaltado asociaciones deportivas palestinas y destruido campos de juego con total impunidad. Llevar a cabo la carrera ciclística en Israel va en contra de los ideales y principios de los deportes”, añadió.

La PACBI está haciendo un llamado a las amantes del ciclismo, y a la sociedad civil internacional en general, a que pidan a los organizadores del Giro que trasladen el inicio de esta carrera a otro lugar. Están llamando es a enviar una comunicación a RCS Sport, quienes organizan el Giro, que se puede enviar desde la página https://bdsmovement.net/giro; en ella se solicita específicamente se respete la legislación internacional y reubique la carrera en otro país.

giro 2

(En la imagen las tres primeras etapas del Giro previstas en territorio palestino bajo poder israelí)

(Fuente: Palestina Libre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *