Intervencionismo francés en Oriente Medio: ¿En qué piensa París tras el éxito de su diplomacia en la liberación de Hariri ?

macron

¿En qué piensa París después del éxito de su diplomacia en la experiencia de la liberación del primer ministro libanés Saad Hariri después de 14 días de haber sido obligado a permanecer en Arabia Saudita?.

Está claro que la diplomacia francesa está muy “orgullosa” de lo que se ha logrado en la experiencia de su mediación para liberar a Hariri, y considera que es un logro diplomático importante, y eso no se detendrá allí. El discurso está claro que la crisis de El Líbano no terminó con la salida de Hariri de Riad y su ida a Beirut, las reuniones y los contactos continuarán en diferentes direcciones para evitar que El Líbano caiga en una crisis de la que no puede salir rápidamente.

La diplomacia francesa ahora está atareada en estos días en como explotar la “experiencia del tema Hariri” a escala mayor, de manera que le permite recuperar parte de su presencia e influencia perdidas en el Medio Oriente durante los dos mandatos anteriores (el del ex presidente Nicolás Sarkozy, que estaba a favor de Qatar especialmente y de los estados del Golfo en general y contra el eje iraní-sirio, y el expresidente François Hollande, aliado fiel de Arabia Saudita y de los otros estados del Golfo e igual que su predecesor, fue hostil con  Siria, Irán y Hizbulah).

Este discurso es claramente notable en la capital francesa, ya sea a nivel de declaraciones públicas, o bien a nivel de la prensa. Pero lo más importante es lo que está sucediendo detrás de la fachada, y en reuniones privadas y “charlas” tras bambalinas entre funcionarios franceses que prefieren guardar el anonimato y algunos periodistas. La visita de Hariri al Elíseo fue una ocasión para una de estas reuniones en la que participó Al Mayadeen.

Francia tiene algo similar a un plan de acción destinado a allanar el camino para la retirada de la renuncia de Hariri, y esto requiere contactos extensos e intensos con la parte libanesa representada por el presidente Michel Aoun, en aras de limar las asperezas a nivel interno, cosa que permite que Hariri logre algunas de sus “demandas citadas en el comunicado de su renuncia” en relación con el accionar de Hizbulah, de forma tal que le permite aliviar la presión que ejerce Arabia Saudita sobre el primer ministro.

París también considera necesario reanudar la gestión  gubernamental en El Líbano al nivel que estaba antes de la renuncia ya que  “la cooperación entre Hariri y Aoun el año pasado ha sido productiva y las cosas se movieron de manera positiva y sutil”.

París cree que tiene capacidad de desempeñar este papel después de haber seguido una política de “equilibrio y apertura” para con todos, enfatizando en este contexto que su relación con Irán es buena y continua, y que lo que difundieron los medios de comunicación recientemente, a raíz de las declaraciones de Macron y de su canciller Jean-Yves Le Drian sobre los misiles balísticos y el papel de Irán en la región ha sido “muy exagerado, y no se debería llegar a conclusiones que refieren a una tensión en dichas relaciones ya que la visita del presidente Macron a Teherán está todavía  presente en la agenda del presidente, y la visita del Ministro de Asuntos Exteriores Le Drian tendrá lugar pronto”.

Todo eso refleja que París está tratando de mantenerse alejada del juego de los ejes regionales,  y que no se vea como parte de un eje frente al otro. La mejor prueba de ello fueron las respuestas de funcionarios franceses a las repetidas preguntas de periodistas afiliados al lobby israelí en París, y las interrogantes con tales como: “¿Cuál es su posición en cuanto al lanzamiento del misil balístico de Irán hacia Riad?”.

La respuesta del funcionario francés: “Lo que sabemos es que los hutíes se atribuyeron el lanzamiento de este misil, nosotros condenamos estas acciones y estamos llevando a cabo nuestros contactos y desarrollando nuestras iniciativas a nivel político y humanitario después del cierre de la frontera con Yemen para evitar llegar a este límite”.

Los mismos periodistas preguntaron a los funcionarios franceses sobre “el papel destructivo de Hizbulah en la región”, y la respuesta fue: “Condenamos cualquier interferencia en los asuntos sirios no solo por Hizbulah sino por todas las partes, y el único papel que adoptamos es el papel de la Alianza Internacional contra el Terrorismo. Francia es parte de ella y está encabezada por Estados Unidos”. En cuanto al papel de Hizbulah en Yemen, Irak y El Líbano, el funcionario francés dijo que “no haría ningún comentario al respecto”.

Estas respuestas confirman que Francia no quiere enfrentarse contra  Irán y Hizbulah, y siempre reitera y corrobora que el “Acuerdo Nuclear con Irán no se debe mezclar con otros temas, ya que no renunciaremos a él ni lo reconsideremos, pero para el programa de misiles iraníes y el papel de Irán en la región estamos decididos seriamente a discutir esto con los iraníes y con la comunidad internacional, de que debe haber un acuerdo internacional como el Acuerdo Nuclear sobre el programa de misiles de Irán”.

Por otro lado, las cosas parecen haber mejorado mucho durante los últimos días entre París y Riad. Los franceses consideran que el movimiento con relación a la crisis de Hariri ayudó mucho a Arabia Saudita a encontrar una salida a su crisis después de la amenaza de El Líbano de llevar el dossier de la detención de su primer ministro al Consejo de Seguridad de la ONU, y toda la campaña de reacciones negativas que siguió el inicio de dicha crisis a nivel internacional, denunciando la posición saudita.

Riad ha encontrado en la salida francesa una ayuda para la salida correcta del callejón en el que se ha metido. Sobre esta base, la visita a París del Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que se había postergado en tres ocasiones ya se le fijó su fecha a principios del próximo año.

Francia cree que la crisis siria es el promotor de las crisis en la región, y mientras no se resuelva la crisis siria, “toda la región y El Líbano en particular, permanecerán en un estado de tensión”.

(Fuente: Al Mayadeen / Autor: Mousa Assi)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *