Tras regresar al Líbano y entrevistarse con Michel Aoun y el Presidente del Parlamento, Nabih Berri, Hariri suspende su dimisión

رئيس الوزراء اللبناني المستقيل سعد الحريري يتحدث مع الرئيس اللبناني ميشال عون لدى حضورهما عرضا عسكريا احتفالا باستقلال لبنان وسط بيروت يوم الأربعاء. تصوير: محمد عزاقير - رويترز

Los tres principales líderes del Líbano, el Presidente Michel Aoun, el Presidente del Parlamento Nabih Berri y el primer ministro, Saad Hariri,  se reunieron el miércoles en Beirut para celebrar el 74° Aniversario de la Independencia con un desfile militar por primera vez desde que el primer ministro Saad Hariri renunció a su cargo en Arabia Saudí a principios de este mes en una acción que dejó atónito al país. (En la foto adjunta Aoun y Hariri durante el desfile).

El desfile del miércoles se produjo horas después de que Hariri regresara al Líbano tras permanecer en Arabia Saudí durante tres semanas. La renuncia de Hariri el 4 de noviembre provocó una crisis en el Líbano y desató una serie de esfuerzos internacionales para que el primer ministro pudiera abandonar Arabia Saudí.

Hariri se reunió por primera vez con el presidente Michel Aoun y el presidente del Parlamento, Nabih Berri, en el desfile militar. Se espera que los tres lleven a cabo un encuentro en privado después de que Hariri se reúna con sus partidarios en su residencia en el centro de la capital. Su Corriente del Futuro ha pedido a sus seguidores que se reúnan en su casa en el centro de Beirut a la 1 de la tarde.

Al llegar a Beirut poco antes de la medianoche, Hariri salió directamente del aeropuerto para ir a rezar a la tumba de su padre, el difunto primer ministro Rafiq Hariri, asesinado en 2005. Luego, se retiró a su casa en el centro de Beirut.Llegó a Beirut después de detenerse en El Cairo para entrevistarse con el presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, y más tarde en Chipre, donde se encontró con el presidente Nicos Anastasiades.

Suspensión de la renuncia

Tras una reunión con el presidente de la República, Michel Aoun y el presidente del Parlamento, Nabih Berri, el primer ministro, Saad Hariri, anunció el miércoles la suspensión de su renuncia. “Presenté hoy mi renuncia al presidente Aoun. Este expresó su deseo de suspenderla para poder llegar a un acuerdo sobre los motivos de la misma. Por mi parte, aprobé su petición, con la esperanza de que mi posición sea el preludio de un diálogo serio y responsable con todas las fuerzas políticas para resolver las disputas”, dijo.

Hariri dijo en un breve discurso en el palacio Baabda: “Hoy, espero una asociación genuina de todas las fuerzas políticas en interés del Líbano en todos los demás intereses y en el mantenimiento de la seguridad de la coexistencia entre los libaneses y en el camino requerido para reconstruir el estado”.

“El Líbano es una preciosa secretaría depositada por el pueblo libanés en las conciencias de todos los partidos, corrientes y líderes”, señaló Hariri. “Debemos adherirnos a la política de autoexclusión de guerras, conflictos extranjeros y conflictos regionales. Todo eso perjudica la estabilidad interna y las relaciones fraternales con los hermanos árabes”, dijo. “Reitero mi llamado a adoptar una política de distanciamiento hacia todas las guerras, todos los conflictos regionales y hacia todo lo que dañe la estabilidad interna y las relaciones con nuestros hermanos árabes”.

Indicó que “la cooperación con el presidente Aoun es total” y “agradezco al presidente del Parlamento Berri por su compromiso con el respeto a la Constitución” agregando que “aspira a una asociación real con todas las fuerzas políticas y a implementar la política de dar prioridad al Líbano antes que cualquier otro interés. Y esto, para preservar la paz civil entre los libaneses y adoptar el proceso que permita la reconstrucción del Estado”.

Y para continuar: “Reitero mi apego al acuerdo de Taif y los principios del entendimiento nacional, o incluso para resolver los asuntos espinosos y sus repercusiones en las relaciones del Líbano con nuestros hermanos árabes”. “Nuestra patria necesita esfuerzos excepcionales de todos los partidos libaneses para proteger al país de todos los incendios que asolan la región. El Líbano es un depósito precioso que los libaneses han confiado a todos los partidos, corrientes y líderes de este país”.

Hezbolá jugó un papel clave en el retorno de Hariri

En un desarrollo final de la crisis libanesa provocada por Arabia Saudí, el primer ministro libanés, Saad Hariri, viajó desde Francia a Egipto. Esta fue su penúltima estación antes de su regreso a Líbano, este miércoles para participar en las festividades de la ceremonia de independencia.

Una fuente diplomática reveló al diario libanés Al Akhbar que París y El Cairo están trabajando juntos para mantener a Hariri en su puesto. Ellos han estado celebrando conversaciones con los saudíes y los emiratíes en relación a este tema.

Mientras tanto, Hezbolá se ha mantenido a la expectativa. En los últimos 14 días, desde la renuncia de Hariri de Riad, el papel que ha jugado Hezbolá ha sido fundamental. Fuentes informadas aseguraron a Al Akhbar que Hezbolá mantuvo una línea abierta con el jefe de Estado libanés y con varias partes libaneses, árabes e internacionales. Él fue el primero en ser informado de todos los desarrollos, con detalle.

Lejos de los medios de comunicación, dichas partes le agradecieron su posición, que permitió al primer ministro libanés salir de su secuestro saudí, informa el periódico libanés. Y numerosas preguntas también fueron dirigidas a Hezbolá, sobre lo que estaba dispuesto a admitir para reconducir la crisis, cuando Hariri estuviera de vuelta.

Al principio, se le pidió que promoviera la calma. Esta es la razón por la cual el secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, hizo dos apariciones públicas seguidas. Hezbolá se negó a opinar sobre esta crisis, antes del regreso de Hariri. Sobre todo, Hezbolá quería que Hariri regresara a Beirut, cualesquiera que sean las posiciones que adoptara una vez allí. Hezbolá prometió al presidente de la República, Michel Aoun, que no se vería arrastrado a una tensión política con Hariri u otros.

Pero también tiene sus posturas e incluso sus condiciones. Mientras permanezca apegado a sus posiciones regionales, evitará los choques dialécticos, pero no permanecerá en silencio si es el objeto de ataques, cualquiera que sea su autor.

Hezbolá respalda la continuación del gobierno actual. Y en caso de que se forme un nuevo gabinete, apoyará que Hariri siga siendo primer ministro. Ya ha informado al jefe de Estado que rechaza categóricamente un gobierno de tecnócratas y no admitirá ningún gabinete apolítico. Finalmente, Hezbolá insiste en participar en el gobierno a través de dos miembros, como es actualmente el caso. No aceptará ninguna otra alternativa, ni una representación parcial ni a través de terceros. No aceptará tampoco ninguna marginación, informa Al Akhbar.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Al Akhbar / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *