Venezuela reestructura su deuda y consolida su alianza con Rusia: cae el bulo mediático del supuesto “default” de su economía (vídeo)

Rusia Venezuela

El Gobierno de Venezuela y el de la Federación Rusa firman un protocolo de refinanciamiento de la deuda externa que mantiene con Rusia y ratificó la disposición de mantener su tradición histórica de país solvente.

En el marco del acuerdo, Rusia extiende hasta 10 años el plazo de vencimiento de la deuda de Venezuela.  En diciembre de 2011 Rusia concedió un crédito a Venezuela de 4.000 millones de dólares para financiar la compra de productos industriales rusos. Posteriormente, el país latinoamericano solicitó a Moscú extender el plazo del crédito debido al deterioro de su situación económica. El Gobierno ruso aprobó en septiembre de 2016 postergar la fecha límite del pago de este empréstito. Este 15 de noviembre Moscú y Caracas firmaron un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda venezolana de 3.150 millones de dólares ante Rusia.

En un comunicado oficial, Venezuela asegura que la operación con Rusia, que implica la extensión del periodo de pago originalmente establecido para el 2022 hasta el año 2026 por un monto de $ 3.150 millones, flexibiliza los términos de financiamiento, lo cual redundará “en la liberación de recursos para atender las necesidades del pueblo venezolano”. El refinanciamiento prevé pagos de 10 años, con volúmenes de erogación mínimos en los primeros seis años y con lapsos flexibles.

¿En qué consiste la reestructuración de la deuda con Rusia?

Contrario a los que claman por la calificación de default, Venezuela logra recomponer los pagos con relación a la deuda que tiene con la Federación Rusa. Hace más de una semana, Antón Siluánov, ministro de Finanzas ruso, afirmó que el Gobierno de Venezuela había aceptado las condiciones para la reestructuración de su deuda propuestas por el Kremlin.

La delegación venezolana correspondiente, integrada por el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, y el ministro de Agricultura Productiva y Tierras y vicepresidente sectorial de Economía y Finanzas, Wilmar Castro Soteldo, viajaron hasta Moscú para negociar definitivamente el pago de unos 3 mil 150 millones de dólares, que preveían debitar a corto y mediano plazo.

El Ministerio de Finanzas de Rusia confirmó en un comunicado que el nuevo plazo de vencimiento de la deuda establece pagos durante diez años. A esto se une el siguiente dato: en los primeros seis años los pagos serán mínimos. Rusia, en el mencionado comunicado, dice que, consecuencia de la reestructuración acordada entre ambas partes, el Gobierno Bolivariano podrá “asignar fondos para el desarrollo de la economía del país, mejorará la solvencia del deudor y aumentará las posibilidades de que a todos los acreedores se les devuelvan los préstamos otorgados a Venezuela”.

Por su parte, el ministro Simón Zerpa colgó en su cuenta Twitter la firma del protocolo para la recomposición de la deuda junto al viceministro de Finanzas ruso, Serguéi Storchak. Wilmar Castro declaró ante medios rusos que la solvencia técnica financiera entre ambos países confirma la consolidación de su alianza estratégica.

En el marco de este acuerdo, fue instaurada una Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia-Venezuela, la cual estuvo presidida por el vicepresidente sectorial de Economía y Finanzas venezolano, Wilmar Castro Soteldo. Así, el Gobierno venezolano trata de aliviar la carga en los pagos a corto y mediano plazo de la deuda externa con Rusia, con el objetivo primario de tratar de solventar los problemas económicos más urgentes en el país.

De esta forma, la liquidez que posee el Estado venezolano en sus arcas para el pago de deuda en lo pronto, puede ser redireccionado estratégicamente a sanar las dificultades locales en el entramado económico del país, como lo son la inflación inducida y el desasbatecimiento de productos alimenticios básicos. En ese sentido, la reestructuración de la deuda con Rusia ayuda a “asignar fondos para el desarrollo de la economía del país” como lo decía el citado comunicado del Ministerio de Finanzas del gobierno de Vladimir Putin.

Asimismo, la confianza económica y financiera entre los gobiernos de China y Venezuela repercutió en la declaración que el portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, emitió este miércoles 15 de noviembre, en la que dijo que el país latinocaribeño está en condiciones de “gestionar de forma apropiada” el proceso de reestructuración y renegociación de su deuda.

El portavoz de la Cancillería, Geng Shuang, precisó en rueda de prensa que la cooperación entre Pekín y Caracas en todas las áreas, incluidos temas de financiación, está “procediendo con normalidad”, y adhirió: “Creemos que el Gobierno venezolano y su pueblo son capaces de manejar con propiedad las cuestiones de su deuda. En la actualidad nuestra cooperación financiera se mantiene como de costumbre”.

No existe el tan mentado default

A raíz de la incertidumbre fabricada por los medios de comunicación opositores nacionales e internacionales, algunos sectores financieros de Occidente han puesto la alarma en torno a un supuesto “default” (suspensión de pagos) por parte de Venezuela. Quienes apuestan por que Venezuela no pueda pagar soberanamente la deuda externa son los llamados fondos buitre y grupos específicos del entramado financiero estadounidense, que presionaron las políticas de sanciones de la Casa Blanca.

Sin embargo, los compromisos financieros de Venezuela se han solventado a pesar del bloqueo financiero que el gobierno estadounidense decretó en orden ejecutiva el pasado 25 de agosto. Así lo informó PDVSA con relación a los pagos de intereses en los bonos 2017, 2020 y 2027. Además, estos severos compromisos de deuda que se están saldando este año, vienen acompañados de la proyección de unos 8 mil millones de dólares en compromisos previstos para 2018 y que ahora están en proceso de reestructuración.

En este contexto de pagos a bonistas y reformulación de deuda, el Gobierno de Nicolás Maduro renegocia la deuda con un acreedor de suma importancia en la arena geopolítica: el aliado estratégico ruso. Precisamente para evitar, ante la comunidad financiera internacional, la calificación definitiva de “impago” o default.

Rusia tiende la mano a Venezuela en apoyo a su economía mientras que otros la hunden

Mientras que Standard & Poors rebajó la calificación de la deuda de Venezuela, Rusia acudió en ayuda del país caribeño que atraviesa serias dificultades económicas. El 15 de noviembre se firmó en Moscú un acuerdo de refinanciación de la deuda que el país caribeño tiene con Rusia por 3.150 millones de dólares. Sputnik habló sobre el tema con el constituyente bolivariano Fernando Travieso.

“Esto ocurre en medio de una lucha de las grandes potencias europeas y EEUU por el control de las reservas petroleras venezolanas. No aceptan que en Venezuela haya un Gobierno popular, socialista y nacionalista en el uso de los recursos naturales. Han diseñado una estrategia para desinformar al mundo sobre lo que pasa aquí”, dijo a Sputnik Fernando Travieso, integrante de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, integrante de la comisión de Economía y de la subcomisión de Petróleo. Travieso agregó que el Gobierno ruso es “un aliado del pueblo de Venezuela y lo ha demostrado en situaciones difíciles”.

“Venezuela jamás ha dejado de pagar un solo dólar de la deuda y seguirá siendo así. Estamos buscando renegociar las obligaciones para que el tenedor tenga beneficios en el tiempo y tener una mayor holgura para mantener la inversión social, prioridad del Gobierno bolivariano”, señaló Travieso, quien insistió en que para ellos es menester “mantener la propiedad del Estado sobre el recurso petrolero”.

Venezuela tiene una deuda de 150.000 millones de dólares. Nicolás Maduro informó que durante sus cuatro años de gestión, el país pagó en capital e intereses 71.700 millones de dólares. Pero mientras que Rusia acude en auxilio de Caracas refinanciando su deuda, las agencias internacionales agravan la situación al reducir su calificación crediticia.

Rusia le da una botella de oxígeno a Venezuela

Así calificó el sociólogo guatemalteco Carlos Figueroa Ibarra la reestructuración de la deuda de más de 3.000 millones de dólares que Caracas tiene con Moscú. Rusia le ofreció a Venezuela unas condiciones muy favorables para que pueda devolver, sin prisa, el crédito estatal recibido en diciembre de 2011 por la nación caribeña.

egún el también profesor e investigador en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en México, la reestructuración de la deuda “significa un respiro importante para Venezuela, en un contexto en el que la derecha neoliberal busca aprovecharse de la crisis económica en el país para derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro”.

En declaraciones a Radio Sputnik, Carlos Figueroa Ibarra se mostró convencido de que el gesto de Rusia contribuirá a la estabilización de Venezuela, algo que será muy doloroso para EEUU, país que busca acabar con la “Revolución Bolivariana” e imponer en el país sudamericano a un Gobierno títere favorable a sus intereses.

En este contexto, nuestro interlocutor indicó que Venezuela es una nación “muy apetecida” para Washington, principalmente, debido a sus grandes reservas de petróleo. “Este tipo de acciones” hacen que Rusia sea vista con cada vez más “simpatía” en Latinoamérica, afirmó Carlos Figueroa Ibarra, al agregar que Moscú volvió a demostrar que “sirve como una especie de contrapeso frente a las pretensiones de EEUU de volver a convertir América Latina en su patio trasero”.

¿Por qué se esfuerza Rusia en prevenir el ‘default’ de Venezuela?

Moscú y Caracas han firmado el pasado mes de octubre un acuerdo para reestructurar la deuda venezolana por valor de 3.150 millones de dólares. Sin embargo, no es la generosidad lo que mueve a las autoridades rusas: el acuerdo es beneficioso para ambas partes, y Rusia también tiene sus intereses, asegura Olga Samofálova, columnista del diario Vzglyad.

El Ministerio ruso de Finanzas comunicó que “el nuevo calendario prevé pagos durante 10 años, y el importe de estos en los primeros seis años es mínimo”.

El alivio de la deuda permitirá a Venezuela “asignar fondos al desarrollo de la economía del país, mejorará la solvencia del deudor y aumentará las posibilidades de que a todos los acreedores se les devuelvan los préstamos otorgados al país latinoamericano”.

Por su parte, el vicepresidente de Economía de Venezuela, Wilmar Castro Soteldo, señaló que unas condiciones más flexibles del pago de la deuda permitirán aumentar el intercambio comercial con Rusia.

Venezuela califica de estratégico el acuerdo con Rusia sobre la refinanciación de la deuda

El acuerdo firmado entre Moscú y Caracas sobre la reestructuración de la deuda venezolana ante Rusia es estratégico, declaró el vicepresidente de Economía de Venezuela, Wilmar Castro Soteldo. “El día de hoy hemos firmado un acuerdo de carácter estratégico para el Gobierno y el pueblo venezolanos”, dijo en una rueda de prensa el pasado mes de octubre en Moscú.

Agregó que se trata de “un acuerdo de una importancia política y financiera para ambos países”. “Es un acuerdo que nos permite en el caso venezolano tener una flexibilización en los términos del pago de la deuda que con el Gobierno de la República Federal de Rusia tenemos”, explicó. Castro confirmó que “el monto de la deuda” negociado con Rusia “es alrededor de 3.150 millones de dólares”. “Y los lapsos de flexibilización también ustedes los conocen, es una flexibilización bastante bondadosa hasta el año 2026, y a partir de ahí pues continúa también en términos bastante favorables para ambos países”, señaló.

Por su parte, el Ministerio ruso de Finanzas comunicó antes que “el nuevo calendario prevé pagos durante diez años, el importe de estos en los primeros seis años es mínimo”. Para firmar el documento también llegó a Moscú el ministro de Finanzas de Venezuela, Simón Zerpa Delgado.

Asimismo el acuerdo sobre la deuda venezolana ante Rusia permite optimizar las condiciones de pago, afirmó una fuente de la embajada venezolana en Moscú. “La deuda con Rusia fue refinanciada, es decir, se modificaron las condiciones de pago para hacerlas más óptimas”, dijo a la prensa.

La deuda de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) ante la petrolera rusa Rosneft no está incluida en el acuerdo sobre la reestructuración entre Rusia y Venezuela, destacó el vicepresidente venezolano de Economía. “No, el refinanciamiento con Rusia es entre las dos repúblicas, no es con empresas públicas”, comentó a la prensa. Además precisó que la firma del acuerdo sobre la reestructuración de la deuda venezolana ante Rusia permitirá incrementar el intercambio comercial entre Moscú y Caracas.

Castro indicó en una rueda de prensa en Moscú que “este nuevo perfil de esa deuda con toda seguridad se va a traducir para dos cosas fundamentales”. “La primera de ellas, satisfacer el conjunto de necesidades que el pueblo venezolano requiere, y en segundo lugar, lograr retomar el intercambio comercial que con Rusia veníamos sosteniendo en los primeros años de nuestras relaciones comerciales”, dijo.

Según informó en agosto pasado el Servicio Federal de Aduanas de Rusia (FTS, por sus siglas en ruso), en el segundo trimestre de 2017 el intercambio comercial entre Moscú y Caracas se situó en más de 2,8 millones de dólares, al caer en un 61,07% frente al mismo período de 2016.

Asimismo el vicepresidente venezolano afirmó que la próxima reunión de la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel se celebrará la semana que viene. “Estamos afinando términos de los acuerdos que en la próxima Comisión Intergubernamental de Alto Nivel vamos a tener la próxima semana”, dijo en rueda de prensa. El vicepresidente venezolano subrayó que su visita a Moscú permitió “hacer encuentros con otros actores productivos y financieros de Rusia”.

Fuentes: Cuba Información / TeleSur / AVN / Sputnik – Mundo)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *