Saad Hariri sale de Arabia Saudí, junto a su mujer, y llega a Francia, donde es recibido por Macron. Sus hijos quedan retenidos en Riad

paris

El primer ministro libanés dimitod, Saad Hariri, llegó ayer sábado a París y se reunió con el presidente francés tras haber pasado 13 días detenido por las autoridades saudíes en Riad. Hariri viajó a París con su esposa, pero su hijo y su hija continúan en Riad, en una acción que plantea muchos interrogantes.

Hariri llegó al aeropuerto de Le Bourget de París acompañado sólo por su esposa. El hijo mayor Ossam, que se encontraba en Londres, voló a París el viernes por la noche para reunirse con su padre, pero su hijo Abdul Aziz y su hija Lulua, de 16 y 13 años, todavía están en Riad, pretextando la continuidad de sus estudiso, argumentó un diplomático francés, aunque se sospecha que permancen retenidos para asegurarse los saudíes el cumplimiento de las condiciones de su libertad por parte de Hariri, seguramente acordadas durante la visita de Macron al reino, y que posteriormente marchó a Líbano.

En un movimiento visto como una salida pactada a la crisis, el presidente francés Emmanuel Macron invitó el miércoles a Hariri y su familia a visitar Francia por unos “días”, motivo oficial de la llegada a Francia del ex primer ministro libanés, que fue recibido ayer sábado al mediodía en el Palacio del Elíseo por el jefe de estado, Emmanuel Macron, para una entrevista seguida de un almuerzo.

Al salir del Palacio del Elíseo, Hariri le agradeció a Emmanuel Macron “por su apoyo”.  “Ha demostrado una amistad infalible y nunca lo olvidaré”, dijo. “Iré a Beirut los próximos días y participaré en el feriado nacional y desde allí daré a conocer mi posición, habiéndome reunido con el presidente Michel Aoun”, confirmó. “Francia ha demostrado una vez más la grandeza de su papel en el mundo y la región. Demuestra su compromiso con El Líbano y su estabilidad “, agregó.

Consecuencia de las presiones libanesas

La llegada de Hariri a Francia se poco después de que el Líbano, encabezado por el presidente Michel Aoun, lanzara una campaña diplomática destinada a revelar la realidad detrás de la ausencia de Hariri desde que anunció su sorpresiva renuncia el 4 de noviembre desde Riad. El presidente Aoun dijo el miércoles claramente que Hariri está detenido en la capital saudí.

A principios de esta semana, el ministro de Exteriores libanés, Gebran Bassil, realizó una gira por los países europeos en la que se reunió con altos responsables europeos. Durante la gira, la postura del Líbano fue apoyada por los países europeos, que condenaron la injerencia en los asuntos internos libaneses y pidieron el regreso de Hariri. Durante la gira, el ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, dijo que Europa no guardaría silencio frente al “aventurerismo” de Arabia Saudí.

El ministro del Interior libanés, Nohad Machnouk, que también es miembro del bloque parlamentario de Hariri, junto con el jefe de la oficina del primer ministro, Nader Hariri, llegaron a París para reunirse con el primer ministro libanés.

El primer ministro Saad Hariri regresará a Beirut el martes, anunció la Presidencia libanesa. Esta afirmación se produjo durante una llamada telefónica que hizo Hariri el sábado al presidente libanés, Michel Aoun, en París, declaró la Presidencia en un comunicado. Según la declaración, Hariri le dijo a Aoun que regresará a Beirut el martes para participar en las celebraciones del Día de la Independencia, que se realizarán el miércoles.

Hariri también hizo una llamada telefónica al presidente del parlamento, Nabil Berri, durante la cual confirmó su participación en el Día de la Independencia, según declaró la oficina de medios de Berri en un comunicado.

Dos escenarios ante Hariri

Ahora que Saad Hariri se puede mover libremente, como quería Emmanuel Macron, el funcionario libanés tendrá que responder a la pregunta que todos los comentaristas están haciendo: ¿mantendrá o no su renuncia al frente del gobierno libanés?

Deberíamos arreglarlo el próximo miércoles cuando regrese a El Líbano. Mientras tanto, el primer ministro que renuncia podría ir a Egipto para reunir el apoyo árabe para su enfoque. El apoyo de El Cairo es esencial, después de lo que equivale a una caída de Arabia Saudita, su aliado más fuerte hasta el estallido de la crisis el 4 de noviembre por el anuncio desde Riad desde su sorpresiva renuncia. Ya, emisarios de El Líbano están en París para evaluar las opciones disponibles para Saad Hariri.

Primer escenario: mantiene su renuncia, creyendo que las razones por las cuales se entregó su delantal no han cambiado, es decir, que Hizbulah y su patrocinador Irán no han cambiado nada de su posición dominante en El Líbano, o incluso Yemen, como afirma Riad. En este caso, el actual gobierno libanés podría continuar gestionando asuntos de actualidad hasta las próximas elecciones parlamentarias programadas para mayo de 2018. Después de eso, Saad Hariri y sus partidarios internacionales volverían a evaluar su posición. Este es probablemente el escenario más probable.

Segundo escenario: Saad Hariri, por el contrario, regresa con su renuncia y sigue siendo primer ministro. “En el Líbano, algo ha cambiado con la ayuda de esta crisis”, observa un observador, unido por teléfono a Beirut. “Los sunitas, agrega, los aliados tradicionales de Arabia no han caminado en la voluntad de Riad para separarse de Saad Hariri”. Y como – una vez que no es habitual en un país históricamente fragmentado – incluso sus oponentes han hecho una causa común con Saad Hariri, este último podría verse tentado a seguir siendo el jefe del gobierno. Algunas voces en su movimiento exigen que avancen las elecciones en mayo, de modo que Saad Hariri se beneficia de las consecuencias de esta crisis en términos de popularidad recién descubierta.

Comenzarán las negociaciones sobre si establecer o no una “nueva ecuación del gobierno” en El Líbano. Pero, agrega el observador de Beirut, “el presidente Aoun no debería aceptar formar un nuevo gobierno porque requeriría un nuevo pacto, una nueva declaración de política”, como afirma Arabia Saudita. Claramente, rehabilite a Hizbulah pro iraní que tiene una milicia más fuerte que el ejército libanés.

Sin embargo, como esta semana desde Riad, un diplomático francés, confió: “Reestablecer a Hizbulah es un gran desafío. Cada vez que los israelíes intentaban militarmente, fallaban”. En resumen, después del regreso de Saad Hariri a Francia, los problemas vinculados a la homogeneidad del sistema político libanés recién están comenzando. Hariri fue nombrado primer ministro a finales del año pasado, liderando un gobierno de 30 miembros que incluía representantes de Hezbolláh.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *