Nueva injerencia saudí: El príncipe Bin Salman exige al presidente palestino Mahmoud Abbas respaldar el plan de EEUU o dejar el poder

A handout picture released by the Palestinian Authority's press office (PPO) on November 11, 2015 shows Palestinian president Mahmud Abbas (R) meeting with Saudi Crown Crown Prince Mohammed bin Salman bin Abdul Aziz in Riyadh on the sidelines of the 4th Summit of Arab States and South American countries in Saudi Arabia. AFP PHOTO / PPO / THAER GHANAIM === RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / PPO / THAER GHANAIM" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS === / AFP PHOTO / PPO / THAER GHANAIM

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, le dijo al presidente palestino Mahmoud Abbas que debe respaldar el acuerdo de paz palestino-israelí de Donald Trump o renunciar a la presidencia de la Autoridad Palestina.

Según fuentes israelíes, que publica el diario The Times de Londres, a Abbas le ofrecieron un ultimátum después de que lo citaran en Riad la semana pasada para reunirse con Bin Salman días después de que el asesor presidencial Jared Kushner hiciera una visita no anunciada a la capital saudí para encontrarse con el joven príncipe heredero. Según los informes, los dos han creado un plan en el que Abbas parece no tener voz.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman, pidió la semana pasada al presidente palestino, Mahmud Abbas, que acepte cualquier plan de paz que le presente Estados Unidos o que, en caso contrario, renuncie a la presidencia de la Autoridad Palestina.

Abbas fue convocado la semana pasada a Riad y su estancia en la capital saudí ha suscitado numerosos interrogantes. La visita a Riad se produce mientras los enviados de Estados Unidos para el conflicto israelo-palestino están preparando un plan que presentarán a las dos partes a principios del año próximo.

El diario Al Quds de Jerusalén indica en su edición del martes que la propuesta que están preparando los americanos contempla que Israel se quede con los grandes bloques de asentamientos en los territorios ocupados y con el Valle del Jordán.

Riad había ofrecido en 2002 normalizar las relaciones con Israel con la condición de que aceptara la fórmula de dos estados, que cada vez más israelíes, incluido el primer ministro Benjamin Netanyahu, habían rechazado.

Todavía no está claro qué acuerdo de paz se le ha ofrecido a Abbas, pero los palestinos estarán preocupados por la disposición de Bin Salman de respaldar al presidente de Estados Unidos, quien es descrito por asociados cercanos como el presidente más pro-israelí en años. Se dice que Trump está redactando un acuerdo elaborado por su yerno, Kushner, que es un firme defensor de Israel y su apoyo al país, dicen los críticos, es extraño incluso para los estándares estadounidenses. Kushner ha dado dinero a los asentamientos israelíes y su familia es amiga íntima de Benjamin Netanyahu.

Las fuentes israelíes también mencionaron que Abbas recibió instrucciones de detener cualquier acercamiento con Hamás; un ultimátum que podría poner en peligro el proceso de reconciliación entre los dos principales rivales palestinos. Si hay que creer en las fuentes israelíes, el ultimátum dado por Bin Salman parece ser idéntico al de Netanyahu, que también se opone firmemente al gobierno de unidad palestino.

Aunque Abbas ha rechazado las afirmaciones hechas por el Canal 10 israelí, los detalles de la reunión parecen estar en línea con la visión para la región acordada por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Israel y Estados Unidos antes de la toma de posesión de Trump.

Se informó ampliamente que Estados Unidos dio su respaldo al imprevisible joven príncipe al tiempo que respaldaba un plan regional que incluía el apoyo incondicional a las monarquías del Golfo; revisión del acuerdo nuclear de Irán; y un nuevo plan de paz entre Israel y Palestina.

Los saudíes parecen estar completamente detrás de este acuerdo cuyo plan ha sido elaborado por altos miembros de la administración excepcionalmente pro israelí de Trump.

Desde su elección, Trump pasó a describir a Arabia Saudí como un “país magnífico” mientras daba el paso sin precedentes de visitar el estado del Golfo en su primera visita oficial, después de haber condenado a los gobernantes durante su campaña electoral. Trump también logró en mayo un acuerdo multimillonario con la realeza saudí.

La nueva amistad de Trump con los saudíes lo vio respaldar la represión de los medios saudíes y emiratíes contra Qatar y, el mes pasado, anunció que estaba descertificando el acuerdo nuclear de Irán. La semana pasada, cuando Arabia Saudí arrestó a decenas de príncipes y empresarios en una purga “anticorrupción”, el presidente también tuiteó su apoyo.

Sin duda, los palestinos esperaban que un príncipe de la corona saudí fuera un aliado confiable que al menos pudiera presentar su causa con simpatía. Les preocupará el ultimátum de Bin Salman, que parece haber sido coordinado por personas que apoyan la visión de Netanyahu para la región, que no es más que un “menos-estado” para los palestinos.

(Fuentes: Monitor de Oriente / Al Manar)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *