Partidos libaneses reclaman la libertad de Hariri, cautivo en Arabia Saudí. El gobierno solicitará ayuda internacional para lograrlo

hariri aoun

Saad Hariri está detenido en manos de las autoridades sauditas. ¿Estará en su lujoso palacio, o un hotel de cinco estrellas, o es que se encuentra en uno de los palacios del séquito? no hay ninguna diferencia y aun mas, no importa el lugar como tal. Todo esto es marginal, segundario e innecesario, y solo serviría para adornar o desinformar. Saad Hariri no está libre para hablar, ni moverse ni trasladarse, ni siquiera comunicarse ni relacionarse, y mucho menos tomar decisiones. Ya debemos hablar del prisionero Saad Hariri (a la derecha en la foto adjunta).

Su causa hoy es del tamaño de la batalla, la dignidad, la libertad, la soberanía y la independencia de toda una nación. No se trata de las alternativas o políticas del hombre, ni sus posiciones,sus alianzas, su historia o su presente. Ese sería otro tema a parte. Porque sumergirnos en su análisis hoy por hoy sería  en vano y sin sentido. Es más, incluso seria bochornoso y oportunista.

Estamos hablando del jefe del Gobierno de Reconciliación Nacional del  Líbano. Defender su libertad es defender el orgullo y la caballerosidad del pueblo libanés con todas sus sectas, confesiones, comunidades, componentes y corrientes políticas. El Líbano hoy se levanta por su  dignidad y por su pueblo aguerrido. Así es como actúa El Líbano, su pueblo, sus líderes, su estado, sus autoridades y su Resistencia. Defender al Líbano es también defender su gestión y su Presidente. El general Michel Aoun (a la izquierda en la foto adjunta) es hoy el guardián del Estado, de la Constitución, y de su soberanía verdadera.

A lo largo de los últimos años, Michel Aoun ha demostrado ser un hombre patriótico por excelencia, ni compra ni vende en temas nobles, justos, y de principios o convicción. El Presidente de la República Libanesa ha sido elegido por un amplio consenso histórico en este país, que demuestra hoy ser también un estadista por excelencia. El carcelero intenta junto a sus medios de comunicación allá y sus lacayos aquí, incitar contra Michel Aoun, tratando de derrotarlo a nivel personal, sabotear toda su gestión.

Tal vez porque Michel Aoun se negó a estar al nivel de los aficionados de la Política y del poder en su afán absurdo; y se negó a actuar como aficionado al tratar el tema de la destitución de Saad Hariri, llamada “dimisión” – y al contrario- su tratamiento al tema ha sido con toda la responsabilidad nacional.

Defender El Líbano hoy significa defender su estabilidad, su seguridad y su paz cívica. Y los que están sembrando temores y tratando de horrorizar al pueblo con la sedición interna y la guerra desde el exterior, están sirviendo a la política del prisionero y a su aliado el ente sionista ocupante.

Aquellos que se complacen en promover la retórica de la frustración y la desesperación e intimidan a la gente con análisis que enfocan una guerra contra la Resistencia están cometiendo un grave error desde el punto de vista humanitario, además de su error estratégico.

La paradoja aquí es nadie en este mundo está hablando de una guerra contra el Líbano y Hezbollah, excepto el carcelero que dijo: el gobierno del Líbano con Hezbollah formando parte, es un gobierno de declaración de guerra. Ni Estados Unidos, ni Europa, ni Egipto, ni ningún país árabe hablan de esta supuesta guerra. Incluso, Israel mismo quiere distanciarse de esta opción y recurrir a la OTAN para emprender una guerra contra Hezbollah. No hay guerra en El Líbano ni guerra contra El Líbano en este momento. Y lo decimos con confianza y honestidad.

Arabia Saudita pide a sus nacionales y ciudadanos que visitan el Líbano que abandonen este país de inmediato. Tal vez sea una respuesta exaltada contra el consenso y la unanimidad de los libaneses (salvo algunas pocas voces arrítmicas), por el regreso del prisionero Saad Hariri a su país, para declarar desde Beirut lo que desea decir con toda libertad.

Una posición expresada claramente por el bloque parlamentario del primer ministro Hariri  “Al-moustaqbal” , además de las declaraciones de Nihad Al-mashnook, Ministro del Interior y una de las figuras principales de Beirut; cuando confirmó que los gobernantes del Líbano son producto de elecciones y no de una sucesión, ni una herencia de poder; y cualquier derrocamiento de un político de aquí o de un gobernante alterno de allá, no sería más que una expresión de la cultura del atraso que El Líbano rechazaría.

En resumen, lo que está sucediendo hoy en El Líbano va más allá del contexto de este país. Es una expresión excepcional en un momento histórico excepcional de dos establishments contradictorios del gobierno y la nación: uno es de un individuo y de una manada, tribal  y absurdo, y otro es del Estado, del pueblo, de la legalidad y de las instituciones.

Partidos libaneses, incluido el de Hariri, piden su libertad

El partido Corriente del Futuro, del primer ministro libanés, Saad Hariri, pidió el jueves el regreso inmediato de este último, quien se halla en Arabia Saudí. En una reunión de la agrupación política poseedora de siete cargos en el Gobierno, los asistentes confirmaron su apoyo a Hariri y a todas sus decisiones. En una declaración que indica una profunda preocupación por la situación de Hariri, su partido político dijo que su regreso a casa era necesario para defender el sistema político libanés, describiéndolo como “el primer ministro y un líder nacional”.

La declaración del grupo corrió a cargo del ex primer ministro Fouad Siniora durante un descanso en una reunión del bloque que celebra encuentros diarios tras la crisis generada por la repentina dimisión del jefe del Gobierno, anunciada el sábado desde Riad, Arabia Saudí. El texto da cuenta que el regreso de Hariri es necesario para restaurar el equilibrio interno y externo del país con pleno apego a la legalidad libanesa.

Tanto la Corriente del Futuro como otros partidos de Gobierno tienen dudas sobre la renuncia por la forma en que se expresó el primer ministro. Partidos representados en el parlamento libanés exigieron el regreso inmediato del primer ministro, Saad Hariri, quien se encuentra retenido en Arabia Saudita, consignan hoy declaraciones de esos grupos políticos.

El bloque parlamentario Lealtad a la Resistencia expresó su rechazo a la injerencia saudita y apoyó la posición del presidente, Michel Aoun, de insistir en la preservación de la seguridad y la estabilidad del país. La comunicación llama a Arabia Saudita a no inmiscuirse en los asuntos internos de El Líbano, a detener sus ataques contra Yemen y a poner fin a sus interferencias en los asuntos de otros estados.

Mientras, el canciller y líder del partido Movimiento Democrático Libre, Gebran Bassil, apuntó que los acontecimientos en desarrollo consisten en un enfrentamiento a un mundo en el que parece más honorable gastar dinero para destruir en lugar de construir. “Es un mundo que se enorgullece de derrocar a jefes de Estado y reemplazarlos por otros”, acotó en referencia al conflicto con el gobierno saudita. Y agregó, El Líbano pasó por muchas dificultades para elegir presidente y primer ministro, pero “somos nosotros quienes los hemos designado y somos nosotros quienes decidiremos si deben quedarse o no”.

El bloque parlamentario del Movimiento del Futuro, de Saad Hariri, pidió el regreso inmediato de su líder para restaurar el equilibrio interno y externo del país con apego a la Constitución. “Apoyamos incondicionalmente al primer ministro y su liderazgo y las decisiones que toma bajo cualquier circunstancia”, añadió una declaración del grupo remitida a los medios.

Nasrallah señala a saudíes e israelíes

Durante un discurso televisado, el líder de Hizbulah, Hassan Nasrallah , denunció que el primer ministro libanés, Saad Hariri, está retenido contra su voluntad en Arabia Saudita y le impiden regresar al país. Respecto a su dimisión, Nasrallah señaló que fue obligado a renunciar por Arabia Saudita. En ese sentido, apuntó que Arabia Saudita ha comenzado a interferir directamente en los asuntos internos de El Líbano.

Agregó que no sólo Arabia Saudita intenta imponer su voluntad en diferentes partes del Gobierno de El Líbano, sino también ha pedido al régimen de Israel que ataque el país. Precisó que Riad está dispuesta a pagar millones de dólares al régimen de Tel Aviv para atacar El Líbano, que quiere destruir con el pretexto de una lucha contra Hizbulah. “Condenamos la injerencia saudí en los asuntos internos de El Líbano… Condenamos el humillante trato saudita al premier libanés”, declaró.

Nasrallah calificó de intervención sin precedentes esa conducta de Arabia Saudita que intenta enfrentar a los libaneses unos contra otros e incitar a los países árabes y del Golfo, en particular, a adoptar medidas contra El Líbano. “Está claro que el reino saudita ha declarado la guerra a El Líbano y a Hizbulah”, subrayó el líder de la resistencia.

Por otro lado, consideró que la renuncia de Hariri “ilegal e inconstitucional, ya que ocurrió bajo la fuerza y la coacción”. Asimismo, enfatizó que Hizbulah reconoce al actual Gobierno de El Líbano, con el que continúa cooperando, y que todos los grupos políticos deben ayudar al presidente Michel Aoun a superar las crisis.

En otro momento de su intervención, Nasrallah apuntó que los rumores sobre un supuesto plan de asesinato de Hariri fueron difundidos por Arabia Saudita, que también redactó la declaración de renuncia del premier.

Recalcó que tanto los grupos como las personalidades de la clase política libanesa deben ahora evitar todo conflicto interno. Sobre una hipotética agresión israelí, Nasrallah dijo no creer que sea probable. Manifestó que el régimen de Tel Aviv no quiere enfrentarse a El Líbano, ya que es consciente del alto costo que ello le supondría.

El gobierno libanés  solicitará ayuda internacional para rescatar a Hariri

Fuentes informadas comunicaron a Al Mayadeen que El Líbano ha solicitado la intervención de Francia para develar el destino y paradero de su Primer Ministro, y que Beirut se encuentra en espera de la visita del Presidente francés a Abu Dabi para que se aclare el enigma de la desaparición de Hariri. Asimismo aseguraron que El Líbano anunciará su reclamación oficial de rescatar al primer ministro Saad Hariri la semana próxima.

Mientras, continúa el presidente  libanés, Michel Aoun, sus reuniones  con los embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y de los países árabes, entre otros para tratar la crisis generada por la renuncia del primer ministro Saad Hariri.

El presidente Michel Aoun, y el jefe del Parlamento, Nabih Berri, confirmaron que Saad Hariri mantiene su cargo de primer ministro, porque su renuncia es inconstitucional, mientras no se aprobada por el presidente de la Republica. Ambos líderes esperan por el regreso de Hariri para resolver el estancamiento político causado por su dimisión, emitida el sábado desde Arabia Saudita. “…sigue siendo el primer ministro, según el presidente Aoun, y está esperando discutir con Hariri los motivos de su renuncia”, apuntó una fuente anónima desde el Palacio Presidencial.

El jefe del Estado libanés se niega a aceptar la decisión del jefe del Gobierno y solo después de un cara a cara, adoptará medidas al respecto. Ayer, en el segundo día de consultas en Baabda, el palacio presidencial, Aoun recibió a expresidentes, ex primeros ministros y jefes de los bloques parlamentarios, a fin de contener la crisis generada por la renuncia de Hariri y explorar soluciones. El gabinete liderado por el primer ministro aún existe y la dimisión no alterará su naturaleza, acotó Berri, citado por varios legisladores durante su reunión semanal con parlamentarios en su residencia de Ain al-Tineh.

A juicio del presidente del Parlamento, la renuncia del gabinete sería inconstitucional, según los textos, normas y mecanismos. Hariri debe regresar para reafirmar la renuncia o de lo contrario no es válida, añadió, y tras aceptarla bajo las leyes estipuladas, se llevarán a cabo consultas parlamentarias para designar un primer ministro.

Aoun había recibido a expresidentes, ex primeros ministros y jefes de los principales partidos políticos, con quienes dialogó como parte de consultas para encontrar soluciones ante la dimisión de Hariri.

El ex primer ministro Fouad Siniora, del partido Movimiento Futuro, aseguró que Hariri, líder de ese grupo político, regresará en breve a Beirut. Con anterioridad, el presidente se había reunido con el ex presidente de la Republica Amine Gemayel, quien subrayó que llegó a su fin el acuerdo del año pasado mediante el cual Aoun asumió el sillón de primer magistrado y Hariri, el de primer ministro.

Aoun también recibió al ex premier Najib Mikati, a los expresidentes Michel Sleiman y Emile Lahoud, al exministro Ghazi Aridi y a Taymour Jumblatt, el hijo del líder del Partido Socialista Progresista Walid Jumblatt. Por separado, el presidente libanés se reunió con los líderes del Movimiento Marada, Sleiman Frangieh; del partido Fuerzas Libanesas, Samir Geagea; del Partido Libanés, Talal Arslan, y del Partido Kataeb, Sami Gemayel, entre otros.

El presidente francés y rey saudita dialogan sobre Líbano

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el rey saudita, Mohammad bin Salman, dialogaron la víspera aquí sobre la situación en Yemen y en El Líbano, consigna hoy la prensa local.

Un comunicado de la oficina presidencial francesa, precisa que ambos dignatarios abordaron cuestiones regionales, en especial sobre cómo garantizar la estabilidad en Medio Oriente y los temas yemenita y libanés.

Con anterioridad, el visitante evitó comentar sobre la ola de arrestos en desarrollo en el reino saudita, aunque precisó de lo clave del trabajo con Riad para preservar la seguridad en la región. En tal sentido, Macron expresó a Bin Salman la importancia que Francia concede a la estabilidad, seguridad, soberanía e integridad de El Líbano que fue colonia francesa hasta 1943.

Se esperaba que el primer mandatario francés intercediera por el primer ministro libanés, Saad Hariri, con quien tuvo contactos informales desde Dubai, su primera escala en la gira por Medio Oriente, pero ninguno de los reportes se refirió a ese asunto.

El gobierno libanés asegura que Riad mantiene cautivo a Hariri y otras fuentes oficiales denunciaron que los sauditas lo obligaron a dimitir la semana pasada y pusieron bajo arresto domiciliario. Arabia Saudita rechazó esas acusaciones, aunque el primer ministro tampoco se ha manifestado en contra o a favor.

(Fuente: Al Mayadeen / Al Manar / AlwaghtPrensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *