Cientos de almerienses se manifiestan contra la sobreexplotación de acuíferos, en particular el del Río Aguas. Piden poner freno a regadíos

Almería 1

En la tarde del sábado 4 de Noviembre se celebró una manifestación multitudinaria contra el expolio del Acuífero del Río de Aguas, que abastece a numerosos municipios almerienses. Dicha manifestación recorrió el centro de Almería y finalizó en la Plaza de las Velas, donde varios habitantes afectados explicaron la problemática y reivindicaron la toma de medidas urgentes. “El agua no se vende, el agua se defiende” fue, sin duda, uno de los gritos más repetidos por los manifestantes.

Esta convocatoria partió de la Plataforma en defensa del acuífero del río Aguas y de la asociación Acuíferos Vivos, siendo apoyada por diversos colectivos, asociaciones y grupos ecologistas, que denuncian la “situación crítica e insostenible” del acuífero del Río Aguas, que califican como “el más sobreexplotado de Europa”, en el que cada año están entrando 5,6 hectómetros cúbicos mientras que salen 28, lo que se traduce en un déficit de 22,6 hectómetros. Los colectivos exigen a la Junta de Andalucía que no sea “complice del expolio” y que limite una extensión de los olivares de poderosos grupos inversores que está sentenciando a muerte a la fauna y flora de la comarca.

El éxito de este acto de protesta se ha debido en gran medida a la difusión en redes sociales, donde los grupos convocantes han denunciado que “poderosos grupos inversores, en connivencia con las Administraciones, han plantado millones de olivos en regadío en pleno desierto de Tabernas”, y que “estos monocultivos superintensivos son regados con aguas fósiles extraídas del Acuífero Aguas, el más sobre-explotado de toda Andalucía (400%), y del que depende el Río Aguas, uno de los pocos recursos hídricos de la provincia, completamente desertificada”.

Además, según señalan, dicha situación “ya está originando problemas de abastecimiento en los núcleos urbanos y aldeas de la zona”. “Todos los estudios coinciden en que el río se secará completamente en los próximos años, sentenciando a muerte a la flora y la fauna, muchas de ellas especies endémicas, poniendo en peligro los modos de vida sostenibles de la comarca, condenando a sus 35.000 habitantes a la migración precaria y acabando con el Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas”, añaden.

IMG-20171106-WA0006

El caso del Río Aguas al Tribunal Internacional de la Naturaleza

El Acuífero Aguas (060.008) se encuentra sometido a una grave y alarmante sobreexplotación, amenazando a espacios naturales de alto valor ecológico, como el Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, y llegando incluso a poner en peligro el abastecimiento de los núcleos urbanos de la zona.

La razón principal de este desastre, es que poderosos grupos inversores, en connivencia con las Administraciones, han plantado millones de olivos en regadío entre Tabernas y Sorbas, en Almería. Estos monocultivos superintensivos son regados con aguas fósiles extraídas del Acuífero Aguas, el más sobre-explotado de toda Andalucía (400%), y del que depende el Río Aguas, uno de los pocos recursos hídricos de la provincia, completamente desertificada.

Este caso está teniendo repercusión internacional y ha sido incluido por el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza COP23, para ser juzgado en la ciudad alemana de Bonn el próximo 7 de noviembre. “Hemos enviado a tres representantes para que denuncien ante Europa la grave situación en la que nos encontramos”, afirma la Plataforma. La plataforma en defensa del agua en Almería ‘Acuíferos Vivos’ presentó este martes en rueda de prensa “el único caso del Estado español» que se tratará en el Tribunal de la Naturaleza.

La reivindicación más repetida durante la manifestación fue la exigencia a las Administraciones competentes en materia de aguas, especialmente a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, la planificación necesaria para revertir la situación dramática que se vive en la comarca. Incluyendo la declaración de sobre-explotación del Acuífero, la revisión y limitación de las concesiones de agua y la realización de un estudio hídrico urgente.

En una zona tan seca como es Los Filabres —entre Sorbas y Tabernas—, de un tiempo a esta parte han proliferado los cultivos intensivos de olivos —sólo en la provincia hay más de 35.000 hectáreas dedicadas al olivo—, que requieren grandes cantidades de agua para salir adelante. Así, desde ‘Acuíferos Vivos’ denuncian «el terrible estado del acuífero y el ecocidio que se está produciendo sobre especies de flora y fauna únicas en Europa». Una situación que ha sido reconocida por otros colectivos como ‘Ecologistas en Acción’ o los regantes integrados en Feral.

Cabe recordar que, el pasado fin de semana, cientos de almerienses se manifestaron en el centro de la capital para protestar por dicha situación.

Almería 2

Una situación ya conocida por la Junta

En numerosas ocasiones, la Junta ha prometido el bombeo de agua desalada desde Carboneras hasta el Campo de Tabernas. Sin embargo, en el propio Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas se indica que “resultaría muy crítica la llegada de agua desalada al entorno del Desierto de Tabernas, ya que ello representaría una gran presión agrícola e incluso urbanística sobre el espacio”. Además, “el precio del agua en la comarca se situaría por encima de 1€/m3, algo completamente inasequible para la pequeña agricultura, que se vería obligada a abandonar sus tierras en condiciones de precariedad, como ya está pasando en muchas zonas por la falta de agua” afirman los representantes de la Plataforma.

El problema ya estaba identificado y aceptado por las Administraciones desde hace más de una década, como demuestra el siguiente extracto del Plan Hidrológico vigente. En el Plan Hidrológico 2015/2021, Elaborado por Consejería de Medio Ambiente, dentro de la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, en su Apendice 1 se dice literalmente:

“La masa 060.008 Aguas, es catalogada desde el Seguimiento y Revisión del Plan Hidrológico de la Cuenca Sur (2001) como sobreexplotada, estimándose que las extracciones superaban en el año 2000 en más de un 20% a los recursos medios totales evaluados por el IGME. El incremento de los bombeos en los últimos años, fundamentalmente para riego, ha dado lugar a una situación actual de absoluta insostenibilidad, alcanzándose un índice de explotación de 3’0, lo que quiere decir que las extracciones superan en un 200% los recursos medios disponibles”.

Concluye la Plataforma preguntando: “¿Por qué se siguieron aprobando concesiones de agua si la sobre-explotación ya era bien conocida a principios de siglo? ¿Para cuándo una actuación decidida? Miles de familias, regantes y ganaderos, ecosistemas y humedales asociados al acuífero se encuentran al borde del colapso.”

Almería 3

El GEM pide poner freno a una expansión enloquecida de los regadíos

El Grupo Ecologista Mediterráneo cree llegado el momento de poner freno a una expansión enloquecida de los regadíos en una provincia que está sufriendo el peor momento, desde el punto de vista del balance hídrico, de las últimas décadas. Con un déficit que se cifra según algunos en torno a 190 hectómetros cúbicos, en 160 según otros, es irracional y carece de toda lógica que se sigan incrementando las superficies regables con autorización de la Junta de Andalucía en la mayor parte de los casos.

Es indiscutible que la agricultura es el principal activo económico con el que hoy cuenta la provincia, y por esa misma razón es necesario realizar una gestión exhaustiva de los recursos hídricos. Las medidas adoptadas hasta ahora con la incorporación de aguas residuales tratadas o con la aportación de agua desalada no han servido para solventar el déficit, sino más bien para seguir manteniendo una loca carrera que se traduce en un incremento de las superficies regables, impulsadas en muchos casos por grupos económicos o empresas que no dudan en competir con los agricultores tradicionales e incluso con las poblaciones para quedarse con los escasos recursos disponibles.

La puesta en marcha de esos proyectos de reutilización y de desalación han generado un aumento irreal de las expectativas de dotación de agua, de forma que lejos de solventar la situación deficitaria de los acuíferos, han generado gravísimos problemas como los ya denunciados casos del Acuífero del Río Aguas, el más sobreexplotado de Europa, o de la comarca de Los Vélez, que está perdiendo las fuentes que desde siempre regaron sus campos y abastecieron a sus pueblos.

Desde el GEM se advirtió hace años que el agua desalada es cara, y la mejor prueba de ello es que los regantes se resisten a utilizarla y las plantas construidas funcionan, en su mayoría, muy por debajo de su capacidad de producción. Sólo ahora, un momento especialmente delicado porque la ausencia de lluvias ha dejado a la provincia sin el aporte de los trasvases, se están empezando a demandar, pero siempre a la espera de que lleguen otros recursos o de que la administración les rebaje los precios del metro cúbico.

Y mientras tanto vecinos y comunidades de regantes están siendo expoliadas de sus aguas por esos grupos o empresas que no tienen empacho de crear grandes superficies de regadío allí donde no hay agua, lugares en los que, como el Campo de Tabernas o Sorbas, sólo existe la promesa de llevar agua desde la desaladora de Carboneras, una obra ni empezada ni presupuestada que, en el mejor de los casos, tardará muchos años en ser operativa. Mientras tanto, se condena a pueblos enteros y a sus agricultores a la sequía permanente y a un coste del recurso que en cualquier caso tendrán que pagar a precios prohibitivos.

(Fuentes: La Gaceta de Almería / Almería Hoy / Diario de Almería / Almería Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *