El Presidente libanés subraya la estabilidad tras dimitir Hariri. Irán y Hezbollah acusan a Arabia Saudí, Israel y EEUU de provocarla

libano

El presidente de El Líbano, Michel Aoun, subraya la estabilidad en el país pese a la sorpresiva dimisión del primer ministro Saad Hariri. En declaraciones vertidas durante un encuentro de seguridad celebrado este lunes para abordar la situación política tras la dimisión de Hariri (foto adjunta), Aoun ha hecho hincapié en la necesidad de mantener la cooperación entre todas las fuerzas del país para reforzar la estabilidad en El Líbano.

Hariri viajó el pasado viernes a Riad, la capital saudí, y un día después dio a conocer desde allí su renuncia alegando que había un plan para asesinarlo en El Líbano. Los grupos políticos libaneses, como el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), acusaron a Arabia Saudí de haber presionado a Hariri para que dimitiera.

Tras la reunión de seguridad, el ministro de Justicia, Salim Jreissati, ha indicado que el presidente había afirmado que no se pronunciará todavía sobre si acepta o no la decisión de Hariri hasta que se confirme que su renuncia fue “voluntaria”, señalando que el Gobierno considera el paso dado por Hariri como involuntario.

“El presidente está esperando a que Hariri vuelva para escucharlo personalmente. Esto indica una visión soberana (…) y que la renuncia debe ser voluntaria en todos los sentidos”, ha detallado el ministro, según recoge la agencia británica Reuters.

De acuerdo con Jreissati, el jefe de Estado libanés, además, ha instado a las fuerzas de seguridad a que cooperen y sigan de cerca la evolución de la situación, y ha enfatizado que “la seguridad y la estabilidad son una línea roja”.

Este mismo lunes, la cadena de televisión estatal saudí Al Arabiya ha informado de que Hariri se había reunido con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, aunque no brindó más detalles al respecto. La renuncia por sorpresa de Hariri, cuando se encontraba de visita en Arabia Saudí, ha desatado las especulaciones en El Líbano de que con esta medida, el régimen de Riad pretende debilitar al movimiento Hezbolá.

“Hariri es un rehén político del príncipe heredero saudí”

El dimitido premier libanés Saad Hariri se ha convertido en un ‘rehén político’ del príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman, observa el diario Al-Akhbar. Un informe publicado este lunes por el periódico libanés sobre la renuncia presionada por Arabia Saudí del primer ministro, Saad Hariri, a su cargo apunta que El Líbano ha entrado a nueva fase de la “contienda política” a raíz de una serie de acontecimientos a nivel regional.

Durante los últimos años, las autoridades saudíes han protagonizado “comportamientos descabellados” y el anuncio de la dimisión de Hariri desde el suelo saudí supone otro golpe de Riad a la región, añade la publicación.

El informe destaca que esta medida ocurrió de forma repentina, como si fuera parte de la operación para “delimitar la herencia de Arabia Saudí”, una Arabia Saudí, cuyo príncipe heredero está decidido a tomar las riendas del régimen por sí solo.

El rotativo, que se muestra más bien preocupado por el destino del dimitido primer ministro que por saber los motivos principales de esta decisión, se refiere a su aparente arresto domiciliario en Arabia Saudí y destaca que la actual trayectoria política muestra que Hariri se ha convertido en un “rehén” del futuro rey saudí. “Rehén según el significado político de la palabra: Rehén político”, enfatiza el diario.

Al-Akhbar asimismo ha opinado que esta medida saudí contra El Líbano se produjo en respuesta a las derrotas que ha sufrido en Siria, Irak y Yemen. Las autoridades libanesas no obstante, han actuado con prudencia y han anunciado que no aceptarán la renuncia de Hariri y esperarán su vuelta a El Líbano, agrega la publicación.

El sábado, poco después del anuncio, el jefe adjunto del Consejo Ejecutivo del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el sheij Nabil Qauq, aseguró que esta medida revela que Arabia Saudí sueña con alterar el papel y la identidad del Eje de Resistencia en la zona.

Nasralá: La renuncia de Hariri, una decisión tomada por Arabia Saudí

El secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, ofrece un discurso sobre la renuncia de Saad Hariri. En declaraciones pronunciadas este domingo sobre la dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, Nasrolá ha puesto de manifiesto que la renuncia del premier ha sido una decisión dictada por Arabia Saudí para desestabilizar El Líbano y ha afirmado que tal decisión de Hariri no tiene nada que ver con los problemas internos que aquejan al país.

Al destacar que el dimitido primer ministro anunció en repetidas ocasiones que Arabia Saudí quería la seguridad y la estabilidad de El Líbano, Nasrolá ha destacado que nadie sabe qué pasó exactamente cuando Hariri renunció durante su visita a Arabia Saudí.

En este sentido, tras recalcar que el régimen saudí no permite que Hariri regrese a El Líbano para anunciar su renuncia, el máximo responsable de Hezbolá ha precisado que la dimisión del premier pone de manifiesto la injerencia de Riad en los asuntos internos libaneses. “Ni siquiera sabemos si a Hariri se le permitirá regresar a El Líbano”, ha agregado. En esta misma línea, ha puesto de relieve que la renuncia de Hariri forma parte del plan saudí para desestabilizar a El Líbano.

De igual modo, ha solicitado guardar paciencia hasta que se esclarezcan los verdaderos motivos, para después asegurar que Hezbolá sigue comprometido con la seguridad de El Líbano. Al indicar que algunos buscan lanzar una guerra política en El Líbano, ha advertido de que hay que impedir que el país se suma de nuevo en el caos. “Tenemos mecanismos constitucionales para superar los problemas políticos”, ha recalcado.

Entre tanto, ha resaltado el fracaso cosechado por los complots del régimen de los Al Saud, que está sumido en un caos interno, además de estar haciendo frente a una gran crisis en Yemen, donde lidera desde 2015 una sangrienta guerra.

En este sentido, ha recalcado los fracasados planes saudíes en Siria, donde este régimen no ha escatimado esfuerzos a la hora de apoyar a las bandas extremistas para derrocar al Gobierno legítimo de Damasco. No obstante, ha subrayado, las grandes victorias registradas por el Ejército sirio en los últimos meses frente a los terroristas han anulado todas esas intrigas. Asimismo, ha indicado que el régimen israelí pretende sacar provecho de la renuncia de Hariri. “La renuncia de Hariri es un nuevo complot israelí contra El Líbano”, ha aseverado.

La visita del yerno de Trump a Riad condujo a dimisión de Hariri

Por su parte, el canciller iraní, Javad Zarif, ha señalado que la reciente visita del yerno del presidente de EE.UU. a Arabia Saudí, condujo a la dimisión del premier libanés, Saad Hariri. A finales de octubre, Jared Kushner, yerno y asesor del presidente estadounidense, Donald Trump, llevó a cabo un viaje no anunciado a Arabia Saudí, junto a una delegación, para abordar la situación en la región del Oriente Medio.

“El viaje de Kushner y del primer ministro libanés (a Arabia Saudí) llevaron a la extraña renuncia de Hariri, mientras este se encontraba en el extranjero”, ha denunciado el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter.

Hariri viajó el pasado viernes a Riad, la capital saudí, y un día después dio a conocer desde allí su renuncia alegando que había un plan para asesinarlo en El Líbano. Los grupos políticos libaneses acusaron a Arabia Saudí de haber presionado a Hariri para que dimitiera.

Para el jefe de la Diplomacia del país persa, “las visitas al belicoso KSA (siglas en inglés del reino de Arabia Saudí) han demostrado ser peligrosas para el bienestar de la región”. En esta misma línea, ha recordado que la visita emprendida en mayo por Trump intensificó la represión en Bahréin y desencadenó la crisis diplomática con Catar.

En otro tuit, el máximo diplomático iraní se ha referido a la incesante campaña de ataques aéreos que perpetra el régimen de Riad contra Yemen desde marzo de 2015, señalando que “Arabia Saudí hace pedazos Yemen bombardeándolo, mata a miles de inocentes, incluidos bebés, propaga el cólera y la hambruna, pero culpa a Irán”.

Según denuncia, el reino árabe “está involucrado en las guerras de agresión, intimidación regional, comportamientos desestabilizadores y provocaciones peligrosas. Culpa a Irán de las consecuencias”.

Los señalamientos de Zarif se producen horas después de que Arabia Saudí haya subido el tono contra Irán acusándolo de brindar apoyo militar directo al movimiento popular yemení Ansarolá, que lucha contra Riad por sus ataques aéreos en Yemen.

Por su parte, el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, ha refutado estas acusaciones, remarcando que “los saudíes ni han logrado ni lograrán sus siniestros objetivos a lo largo de su agresión militar”.

Netanyahu afirma que la Renuncia de Hariri es un llamado a actuar contra Irán

La renuncia del primer ministro libanés Hariri y sus comentarios son una llamada de atención a la comunidad internacional para actuar contra Irán, manifestó el premier del régimen israelí, Benjamín Netanyahu, mediante un comunicado.

Netanyahu considera que esa “agresión” pone en peligro no solo a Israel, sino a todo el Medio Oriente. Y por ello, ve a Irán como “una amenaza existencial” y pide a la comunidad internacional que se una y evite este supuesto ataque.Estas declaraciones se produjeron a pocas horas de que Hariri anunciara la renuncia a su cargo mientras se encontraba de visita en Arabia Saudita, una circunstancia que -a juicio de especialista- motiva a creer que Riad tuvo algo que ver con esta decisión anunciada.

El pronunciamiento de Netanyahu va en la misma línea marcada por el eje saudita-israelí-estadounidense de desestabilización regional emprendidas desde hace un tiempo atrás.

Por su parte,  Avigdor Lieberman, ministro israelí de Asuntos Militares, dijo que Tel Aviv no permitirá que Irán se fortalezca en El Líbano, y, más concretamente, en el sur del país árabe cerca de la frontera con las tierras ocupadas palestinas.

La renuncia de Hariri continúa generando los más diversos comentarios. Para el analista libanés Amin Hoteith, Hariri fue acosado por las autoridades sauditas y objeto de una “campaña violenta de medios” en Arabia Saudita que lo acusó de “complicidad con la Resistencia”.

Según Hoteith, entrevistado por Al Alam, Hariri fue amenazado de muerte por los sauditas”, quienes no dudaron durante su reunión cara a cara en “insultarlo” y “humillarlo”. Hijo de Rafiq Hariri, a Saad incluso se le “negó el derecho de irse a su casa (en El Líbano) para presentar, tal como lo exige la Constitución libanesa, su renuncia”.

En su anuncio, Hariri dijo claramente que estaba “en una situación idéntica a la que precedió a la muerte de su padre”. De acuerdo con Hoteith, los sauditas decidieron aplastar bajo sus pies “un peón” que no les sirvió a sus intereses adecuadamente. Para permitirle permanecer en Arabia Saudita, Riad incluso le habría pedido a Hariri que “atacara violentamente a Irán y Hizbulah” en su discurso de renuncia.

(Fuentes: Hispan TV / Al Manar / Al Mayadeen)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *