Puigdemont y los consellers se entregan voluntariamente a la policía belga y la justicia los deja libres. El 8 convocada huelga General

Puigdemont-exconsejeros-detenidos-comparecer-belga_EDIIMA20171105_0039_21

El President Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que permanecen en Bruselas; Antoni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret, se han presentado ayer voluntariamente a las 9:17 horas de la mañana en una comisaría de Bruselas, tras tener conocimiento de la euro orden de detención contra ellos emitida por la jueza Carmen Lamela, siendo puestos a disposición judicial.

Los miembros del Govern en Bélgica se presentaron a la policía en una acción concertada con las autoridades  judiciales, y han pasado a la Fiscalía de Bruselas. Han escogido que el procedimiento fuera en neerlandés, por consejo de los abogados, y en consecuencia la primera decisión ha ido a cargo de un juez flamenco.

Una vez ante el juez han respondido a las preguntas del magistrado de forma individual durante 5 horas y 40 minutos, a lo largo de la tarde, en intervenciones que se han realizado con traducción simultánea.

Los abogados de Puigdemont y los exconsellers alegaron ante el juez que los políticos, de volver a España, no tendrían un proceso judicial justo en la Audiencia Nacional por la falta de competencia que, aseguran, tiene este tribunal para investigar los delitos de rebelión y sedición. Asimismo, que la ley española no ampara la investigación por estos dos delitos de la declaración y la acción del Govern en favor de la independencia de Catalunya.

Tras declarar los cinco a lo largo de la tarde, la Justicia belga ha decidido esta noche dejar en libertad al president Carles Puigdemont y a los consellers Antoni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret, con sólo medidas cautelares. Estas son la obligación de quedarse en Bélgica, y el compromiso de comparecer ante el juzgado cuando se les pida. No se ha incluido ninguna medida de comparecencia periódica ni tampoco ninguna prohibición de hablar a los medios de comunicación.

La decisión inicial de la Justicia belga, que ha recibido una orden de detención europea impulsada por España, contrasta con la decisión de la Audència Nacional española, que envió a prisión preventiva el vicepresidente Oriol Junqueras, Jordi Turull; Raül Romeva; Josep Rull, Dolors Bassa; Meritxell Borràs; Joaquim Forn, y Carles Mundó. También están en prisión preventiva los presidentes del ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

En 15 días un tribunal de primera instancia deberá pronunciarse sobre la orden europea de arresto y entrega emitida por la jueza Lamela. El fallo de este tribunal tampoco será definitivo, pues tanto la defensa de Puigdemont como la acusación española podrán recurrirla.

En este caso dará comienzo un nuevo plazo quince días tras los que un tribunal de apelación, emitirá un nuevo fallo. Su sentencia también se podrá recurrir ante un tribunal de casación, que tendrá otros quince días para tomar una decisión definitiva. En conjunto, el proceso en los tribunales de Bélgica podría alargarse hasta  sesenta días, aunque también podía llegar a los noventa días si se dan circunstancias excepcionales.

Convocada nueva huelga general

La Intersindical-CSC ha convocado huelga general contra la represión por el proceso independentista el próximo 8 de noviembre, después de que este jueves la jueza de la Audiencia Nacional ordenara el ingreso en prisión del vicepresidente Oriol Junqueras, 7 consellers y 1 ex conseller.

En la convocatoria de huelga también se han sumado Asamblea Nacional y Òmnium, que han llamado a convertirse en una nueva “parada de país”, como la que tuvo lugar el pasado 3 de octubre. Desde la Asociación Catalana de Municipios (ACM) y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) también han mostrado su apoyo a “cualquier” convocatoria de huelga o paro de país, pero siempre que cuente con un “amplio” consenso.

Por lo contrario, la CGT ha anunciado que no se adhiere a pesar de dar libertad a los afiliados para seguirla ante la “gravedad” de la situación en Catalunya. En un comunicado, el secretariado permanente del sindicato argumenta que “no hay tiempo material, dados los plazos legales, de registrar un preaviso para añadirse a esta fecha con una convocatoria propia de huelga general por parte de la CGT” y añade que tampoco tienen margen de tiempo suficiente para que los afiliados puedan debatir y pronunciarse al respecto, “tomando una decisión al respecto”.

Huelga no, pero… ¿y paro de país? El sindicato Comisiones Obreras de Catalunya también ha descartado ir a la huelga general. Fuentes de la entidad explican que, como ya lo han hecho en convocatorias anteriores, consideran que no es justo trasladar al plan|plano laboral un problema que supera este ámbito.

Con respecto al paro de país convocado por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural también para el próximo miércoles, CCOO estudia si se suma o no, y mantiene contactos con los otros miembros de la Taula per la Democràcia para acabar de decidir la postura definitiva.

En declaraciones en Catalunya Ràdio, el secretario general de la UGT en Catalunya, Camil Ros, ha explicado que en este sindicato “hay gente que quiere hacer huelga y otros que no quieren hacer”. Por su parte, la portavoz de CCOO en Catalunya, Montse Ros, ha explicado que trabajan para encontrar una movilización “más amplia” que pueda permitir “sacar de la prisión” a los líderes del ANC y Òmnium y los ocho consellers destituidos.

Delante del anuncio de huelga de la Intersindical, que hace un llamamiento al paro de país el próximo 8 de noviembre, tanto CCOO como UGT coinciden en que la respuesta tiene que ser “la más amplia posible”. Ros ha explicado que este viernes hay una reunión de la dirección en que se irá concretando la posición del sindicato, que todavía no está definida. El secretario general ha apuntado que el “camino” es “encontrar una respuesta lo más amplia y plural posible”, como por ejemplo el paro de país del 3 de octubre.

“Estamos muy fastidiados y muy tocados pero creemos que hace falta una respuesta serena”, ha añadido Ros, quien ha hecho una mención especial a Dolors Bassa, que fue secretaria general de la UGT en las comarcas gerundenses. Por su parte, la portavoz de CCOO Montse Ros ha dicho que en el sindicato están muy “preocupados e indignados”, ya que nos hallamos ante un proyecto “autoritario no solo para Catalunya sino también para España y para Europa”. La portavoz ha afirmado que no descartan sumarse a la huelga, pero ha añadido que se trata de un problema “que supera de mucho el ámbito laboral y no nos gustaría que incrementara el grave problema laboral que ya tenemos”.

(Fuente: El Nacional.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *