El Primer Ministro libanés Hariri renuncia a su cargo desde Arabia Saudí, acusando a Irán y Hizbulá, presionado por Riad (videos)

hariri (2)

El primer ministro de Líbano, Saad Hariri, ha renunciado a su cargo debido a las fuertes presiones ejercidas por Arabia Saudí. Hariri, que actualmente se encuentra en Arabia Saudí, su segunda visita al reino en cinco días, ha sorprendido anunciando este sábado su renuncia en un discurso retransmitido por la cadena local saudí de noticias Al Arabiya (foto adjunta). Todo ello ha llevado a los observadores a señalar que el régimen saudí ha obligado a Hariri, que es también ciudadano saudí, a dimitir.

Su anuncio inesperado se produce desde Arabia Saudí, y a pocos meses de que se celebren las elecciones generales en El Líbano, previstas para el 6 de mayo de 2018. Hariri, en 2016, fue designado por segunda vez primer ministro del país árabe, después de haber ocupado ese cargo entre los años 2009-2011.

Tras ocupar el cargo de primer ministro de 2009 a 2011, Hariri, líder político del Movimiento del Futuro (Movimiento Al-Mustaqbal), fue nombrado nuevamente en ese puesto en noviembre del pasado año mediante un decreto del presidente libanés Michel Aoun, tras el respaldo del parlamento.

“Anuncio mi dimisión del puesto de primer ministro”, declaró Hariri, quien se encuentra actualmente en Arabia Saudita, en un discurso retransmitido por la cadena de noticias Al Arabiya. Había sido nombrado para el cargo, que ocupaba por segunda vez, hace un año. Es un millonario libanés cuyo padre, Rafic, también fue primer ministro y murió asesinado en 2005. La cadena televisiva al-Jadeed de Beirut informó que la declaración de Hariri fue transmitida desde la capital saudí, Riad.

Según la televisora saudí Al Arabiya, Hariri, de 47 años y considerado un tradicional aliado de países como Arabia Saudita, Francia y Estados Unidos, manifestó que abdica porque percibe la existencia de una conspiración para acabar con mi vida”, en medio, según él, del violento clima político en que está inmerso su país. En su comparecencia también criticó, sin ofrecer más detalles, al grupo chií Hizbulá, el cual forma parte del gobierno que encabeza, y a Irán.

El ya ex primer ministro libanés, que ha realizado una serie de visitas a Arabia Saudí para reunirse con altos mandos de dicho reino árabe, esgrime como razón de su renuncia los problemas de seguridad que asechan a El Líbano, asegurando que existen planes para asesinarlo y por eso ha decidido renunciar a su cargo.

Hariri, en su discurso televisado, ha arremetido contra las supuestas injerencias de Irán en los asuntos internos de los países árabes y criticado al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) por cooperar con el país persa en sus supuestos planes desestabilizadores. Hariri sostuvo que Teherán está “perdiendo con su interferencia en los asuntos del mundo árabe”, y agregó que el Líbano “se levantaría como lo ha hecho en el pasado”.

Esa acusación de “injerencia en los países árabes”, es una retórica utilizada habitualmente por el régimen saudí, que lleva a cabo una campaña militar contra Yemen, un bloqueo contra Qatar, un apoyo a la represión del régimen de Bahrein contra su población y un patrocinio de los grupos terroristas en Siria e Iraq. Hace ya tiempo que Arabia Saudí ha estado intentando sembrar la cizaña en el Líbano y amenazando a los libaneses por su apoyo a Hezbolá. El último anuncio de Hariri parece destinado así a desafiar al presidente de la República, Michel Aoun, y su aliado Hezbolá.

“Vivimos en un clima similar al que prevalecía antes del asesinato del mártir Rafik al-Hariri (su padre, el difunto primer ministro) declaró Hariri en su discurso. “He sentido que se está tramando algo de forma encubierta contra mi vida”, añadió.

Sus declaraciones se producen días después de su sorpresiva y no anunciada visita a Arabia Saudí, donde, según varias fuentes e informaciones, las autoridades de dicho país le presionaron y le exigieron que se distanciara del presidente libanés, Michel Aoun, y adoptara una postura hostil hacia Irán y Hezbolá.

Del mismo modo, fuentes del rotativo libanés Al-Akhbar aseguraron que Hariri visitó Arabia Saudí, tras haber sido “convocado” por las autoridades saudíes y que el ex primer ministro no tenía planes de antemano para viajar a Riad.

En los últimos años, con el fracaso de Arabia Saudí y sus aliados en su aventura militar en Yemen y las consecutivas derrotas de los grupos que apoyan en Siria, Riad ha empezado a ejercer presión contra varios actores regionales para tratar de limitar la influencia del llamado eje de la resistencia en el Oriente Medio.

Las fuerzas de seguridad dicen desconocer planes para atentar contra Hariri

Las Fuerzas Internas de Seguridad de El Líbano, negaron conocer informes sobre un presunto atentado contra el renunciante primer ministro Saad Hariri, quien alegó que temía por su vida y por eso dimitió del cargo.

En un comunicado distribuido en Beirut, al que tuvo acceso Prensa Latina, los órganos de la seguridad libanesa apuntaron que cualquier reporte atribuido a la dirección de esa dependencia proviene de fuentes ajenas. “No hay dato alguno sobre el intento de asesinato”, dice el texto del organismo.

Como ha trascendido, el canal saudita Al-Arabiya refirió que a principios de esta semana la seguridad libanesa frustró un atentado contra el primer ministro en esta capital. Ese medio informó que la caravana de Hariri sufrió un ataque armado en Beirut, pero el jefe de Gobierno y su comitiva salieron ilesos. “Los que planeaban asesinar al primer ministro Hariri desactivaron equipos de vigilancia mientras pasaba su caravana”, dijo una fuente citada por Al-Arabiya.

Israel se une a las acusaciones contra  Hezbolá

El pasado 11 de octubre, el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, había dicho que el grupo terrorista Hezbollah se había hecho con el control de las Fuerzas Armadas del Líbano (FAL), el Ejército del vecino del norte que está apoyado por los Estados Unidos.

“Ya no estamos hablando de Hezbollah en soledad”, dijo Lieberman durante un discurso televisado en el que se refería a las amenazas contra Israel. “Estamos hablando de Hezbollah y de las FAL, y lamentablemente esa es la realidad“, agregó.

El jefe de la cartera de Defensa consideró que las fuerzas armadas del país al norte de Israel se han convertido en “parte integral de la estructura de comando de Hezbollah“. “Han perdido su independencia y se han convertido en parte inseparable del aparato de Hezbollah”, señaló Lieberman.

Irán rechaza acusaciones de Hariri

Irán rechazó hoy las acusaciones de injerencia iraní en el Líbano pronunciadas por el ya ex primer ministro libanés, Saad Hariri, y denunció que su renuncia al cargo es parte de un plan para desestabilizar Oriente Medio.

“La repetición por el primer ministro libanés de las acusaciones absurdas e infundadas de los sionistas, saudíes y estadounidenses contra Irán muestra que su renuncia es un nuevo plan para crear tensiones en el Líbano y en la región”, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Bahram Qasemí.

El portavoz insistió en un comunicado en que Irán “siempre ha respetado la independencia y la estabilidad” del Líbano y expresó su esperanza de que “el pueblo resistente de Líbano superará esta etapa con facilidad”.

Hariri anunció hoy desde Arabia Saudí, rival regional de Irán, su renuncia al cargo de forma inesperada porque, según señaló, temía un atentado contra su vida. En su discurso, afirmó que “donde va Irán es para provocar conflictos y destrucción”, al tiempo que acusó al grupo chií Hizbulá, apoyado por Teherán, de “imponer un statu quo por la fuerza de sus armas”.

En este sentido, Qasemí afirmó que “la repentina renuncia y su anuncio en otro país no solo causa pena y asombro sino que también refleja un juego sobre el terreno”. A su juicio, “el ganador de este juego no son los países árabes e islámicos sino el régimen sionista (Israel)”.

“La República Islámica de Irán siempre busca la paz y la estabilidad en los países de la región (..) por lo que la lucha contra los grupos extremistas es la prioridad de sus políticas regionales”, subrayó el portavoz.

Irán junto con Hizbulá respaldan al régimen sirio de Bachar al Asad en su lucha contra los grupos terroristas y contra la oposición armada. Hariri, líder de la coalición antisiria del 14 de Marzo, fue nombrado primer ministro el pasado diciembre para liderar un gobierno de “unidad” también integrado por Hizbulá, grupo del que siempre fue un férreo opositor.

Su renuncia se produce un día después de que recibiera en Beirut a Akbar Velayatí, influyente asesor del líder supremo iraní, Ali Jameneí, quien afirmó que “Irán apoya y protege la independencia y el Gobierno del Líbano”.

Hezbolá acusa a los saudíes

La reciente dimisión del premier libanés revela que Arabia Saudí sueña con alterar el papel y la identidad del Eje de Resistencia en la zona, según Hezbolá.

“El régimen saudí trata de cambiar el estatus, la identidad y el papel de El Líbano en la Resistencia (de la región), para que ese país entre a formar parte del eje saudí, que obedece a Israel y ataca a Yemen, Bahréin y Siria”, cuestiona el jefe adjunto del Consejo Ejecutivo del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el sheij Nabil Qauq.

En un comunicado emitido este sábado por dicho Movimiento, Qauq ha denunciado que el reino saudí atenta contra “la estabilidad” de El Líbano, y con su “aventurismo carente de cálculo”, trata de sumergir al país árabe en “la sedición y en el caos”.

Hezbolá ha reaccionado con estas palabras a la renuncia inesperada del primer ministro libanés, Saad Hariri, y más aun a sus acusaciones de que Irán y Hezbolá controlan su país. Sin embargo, según los informes, su renuncia ha estado motivada por las fuertes presiones ejercidas por el régimen de Riad.

Tras apuntar contra el Eje de Resistencia, ha proseguido el alto responsable de Hezbolá, Arabia Saudí se involucra en un problema que ni Estados Unidos ni el régimen israelí pudieron resolver. Arabia Saudí tampoco lo hará.

El Presidente Aoun llama a la unidad ante renuncia de Hariri

El presidente libanés, general Michel Aoun, llamó a la unidad para evitar un colapso político, económico y religioso por la renuncia del primer ministro Saad Hariri. Durante una sesión de emergencia en el palacio presidencial, Aoun contactó con los principales clérigos, banqueros y políticos del país, a quienes convocó a reafirmar la unidad nacional por el bien de todos.

Anteriormente, el jefe del Estado libanés habia aplazado su visita a Kuwait, fijada para este fin de semana. En conversación con las autoridades kuwaitíes, ambas partes acordaron una fecha posterior para la visita.

Con respecto al anuncio de la dimisión de Hariri, Michel Aoun dijo: “Esperaremos el retorno de Hariri para conocer las circunstancias de su dimisión y decidiremos a continuación qué hacer”. Por otro lado, Aoun dio órdenes a los jefes de los aparatos libaneses de seguridad para adoptar las medidas necesarias, en aras de garantizar seguridad ciudadana y financiera.

(Fuentes: Hispan TV / Al Manar / Al Mayadeen / Prensa Latina / Reuters / Infobae)

 

Videos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *