La justicia española encarcela al Gobern de Catalunya. Puigdemont exige su liberación y llama a combatir una represión “larga y feroz” (vídeo)

gobern

La jueza Carmen Lamela no ha tenido ninguna duda y ha enviado a la prisión al vicepresident Oriol Junqueras y a los consellers Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Dolors Bassa y Meritxell Borràs. Tal como estaba previsto, el ministerio público ha hecho una petición de máximos para el Govern y la jueza ha adoptado todas las peticiones que le ha pedido la Fiscalía. La jueza, en su auto, dice que “la medida de prisión provisional es adecuada, razonable y proporcionada”.

Para Santi Vila la medida es más leve. La Fiscalía ha pedido una fianza de 50.000 euros a cambio de evitar la prisión. De momento, sin embargo, entra de todos modos y saldrá cuando pague. Vila dimitió justo al saber que el president, Carles Puigdemont, no convocaría elecciones. Para Vila pide prisión eludible bajo fianza.

La jueza lo justifica a partir de su dimisión porque eso hace que no pueda reiterar el delito, según concreta Carmen Lamela en el auto. La dimisión, dice, un día antes de la DUI “pone de manifiesto su voluntad contraria a consumar el intento secesionista”.

La jueza dicta la prisión por el riesgo de fuga y destaca que tienen en cuenta “el poder adquisitivo de los acusados que les permitiría abandonar el territorio” y destaca que “algunos ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que puedan haber incurrido”.

De hecho, hace cómplices de esta posible huida a la ANC y Òmnium y califica al Govern de Catalunya de “grupo organizado de personas, con el apoyo de asociaciones soberanistas con poder y capacidad para auxiliarlos en su posible huida de la justicia”.

Además, Carmen Lamela alega “el alto riesgo de reiteración delictiva y la alta probabilidad de que los querellados puedan alterar o destruir pruebas”. La medida cautelar se ha resuelto en una vista conjunta. Un hecho excepcional.

De hecho, Santi Vila se ha desmarcado en todo momento del resto de miembros del Govern. Aparte de que ha llegado solo y con otro abogado, dentro de la sala de vistas ha utilizado una estrategia de defensa diferente al resto. Él sí ha respondido a todas las partes. Es lo que ha estado más rato declarando, 45 minutos. El vicepresident y los consellers sólo han respondido a sus abogados y sólo han estado dentro de la sala 5 minutos.

La jueza Carmen Lamela ha decretado esta tarde prisión provisional sin fianza para el vicepresidente, Oriol Junqueras, y los consellers Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Dolors Bassa y Meritxell Borràs. El conseller Santi Vila, en cambio, pasará esta noche en prisión “por solidaridad” -según él mismo- pero mañana podrá salir en libertad pagando la fianza de 50.000€ que la jueza le ha impuesto.

Sin ellos no había procés

La jueza es dura en el auto de 19 páginas donde justifica la prisión provisional: “Coge especial importancia el papel que todos los querellados protagonizaron desde sus cargos públicos, sin los cuales el proceso independentista no se hubiera podido impulsar”.

De los consellers del Govern de la Generalitat, Carmen Lamela dice que su acción “fue meditada y perfectamente preparada y organizada, reiterando durante más de dos años el incumplimiento sistemático de las resoluciones del Tribunal Constitucional en pro de la independencia”.

Sobre Joaquim Forn y Jordi Turrull, que fueron nombrados consellers el 14 de julio de este año, la jueza dice que “no se puede desconocer la multitud de actuaciones que en el desarrollo del proceso independentista se hicieron desde la citada fecha hasta el pasado 27 de octubre”.

Lamela es implacable: “Igualmente los querellados jugaron un papel activo, impulsando el proceso soberanista minuciosamente diseñado y franqueando toda clase de barreras que pudieran desviarlos de su última finalidad”.

Todos a prisión

Una hora y 10 minutos después de que la jueza informara al vicepresident, Oriol Junqueras, y los consellers Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Joaquim Forn y Carles Mundó, la Guardia Civil se los ha llevado a toda velocidad a las prisiones de la Comunidad de Madrid que Instituciones Penitenciarias, que depende del Ministerio del Interior, ha decidido. Primero han salido dos furgonetas. Eran las 18.10h. Y después, a las 18.24h, cinco furgonetas más y un coche policial de la Guardia Civil.

En un primer momento los consellers iban a ingresar todos en prisiones diferentes. Interior les había aplicado la dispersión de presos, como en su tiempo hizo con los presos de ETA. Posteriormente cambio de criterio. Corrección de última hora por parte de la jueza Carmen Lamela sobre las prisiones de destino de los consellers. Después de haber anunciado su dispersión por todas las prisiones madrileñas, Lamela cambió de planes y ha anunciado que todos los consellers irían a la prisión de Estremera y las conselleres a la prisión de mujeres de Alcalá Meco.

Esta decisión ha sido tomada “sobre la marcha”, según el propio ministerio del Interior, y la juez lo ha autorizado en el último momento. Se trataría de un acuerdo entre Lamela y los abogados de los consellers con la finalidad principal de “facilitar el trabajo de las defensas”.

El cambio de última hora ha obligado a las furgonetas de la Guardia Civil a cambiar de rumbo a medio del trayecto ya que habían salido de la Audiencia Nacional con órdenes de llevar a los consellers a prisiones diferentes. Los consellers ya han empezado a llegar a los centros penitenciarios. Los primeros en hacerlo han sido Junqueras y Forn, que ya estaban destinados a esta prisión en un principio. Ninguno de los consejeros irá a la cárcel de Soto del Real, donde desde el día 16 de octubre están los presidentes de la ANC y de Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

La jueza decidirá mañana si ordena la detención de Puigdemont

La jueza deja para este viernes decidir si ordena la detención del presidente, Carles Puigdemont y los consellers que todavía están en Bélgica. Carmen Lamela está de guardia esta semana, y en medio los trámites y actuaciones propias para recibir y decidir sobre los casos que entren de última hora, hoy ha tomado declaración al Vicepresidente, Oriol Junqueras y los consellers Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Dolors Bassa y Meritxell Borràs, y ha decidido enviarlos a la prisión.

Después de cuatro horas de escribir los autos, ha vuelto a los trámites de la guardia y a las seis y media de la noche ha comunicado que hasta este viernes no decidirá si emite las odres de detención para el resto desde miembros del Gobierno que hoy no han comparecido. Lo ha pedido la fiscalía este mediodía, tal como ya advirtió en la querella por rebelión, sedición y malversación que presentó el lunes. En circunstancias habituales, el trámite, podría tardar entre dos y tres meses, pero ante la celeridad de este proceso, todo es imprevisible.

Los abogados del presidente y los consellers han pedido poder declarar por videoconferencia desde Bélgica, pero la Fiscalía se ha negado y ha argumentado que “no han ofrecido ningún dato sobre su paradero actual” y pide que se ejecute el previsto en la querella que presentó el lunes contra el Gobierno por la declaración de la República catalana en el pleno del Parlamento del viernes, 27 de octubre. Al escrito, el ministerio público pedía la detención inmediata en caso de que los miembros del Gobierno no se presentaran en la Audiencia Nacional a declarar.

De los 14 miembros del Gobierno, sólo nueve han venido a Madrid. Carles Puigdemont y cuatro consellers más se han quedado en Bruselas donde el martes comparecieron públicamente. De los siete consejeros que inicialmente había en Bélgica, tres han vuelto. Son Joaquim Forn, Meritxell Borràs y Dolors Bassa.

Ahora Carmen Lamela tiene que decidir si dicta las correspondientes órdenes europeas de detención y entrega (OEDE) y, en caso de que la magistrada las aprobara, las autoridades belgas tendrían que proceder al arresto de Puigdemont y sus consellers.

Las órdenes europeas de detención o euroórdenes sustituyen entre los estados miembros de la Unión Europea (UE) el procedimiento de extradición con un sistema ágil de entrega que se aplica a España desde el 2004, después de que se pusiera por delante a nuestro ordenamiento una directiva europea del 2002. El procedimiento del OEDE persigue simplificar los trámites y la documentación a remitir mediante la creación de un documento único para tramitarla.

Puigdemont llama a combatir sin violencia una represión que prevé “larga y feroz”

El president, Carles Puigdemont, ha reaccionado a la detención del vicepresident, Oriol Junqueras, y consellers de su Govern con un mensaje institucional emitido en TV3 desde Bruselas en que ha advertido que la represión del Estado será “larga y feroz”. “La furia con que el Estado español ha embestido contra aquello que nos ha hecho una vieja nación de Europa está desbocada y lo amenaza todo. Pero no sólo no podemos desfallecer, sino que lo tenemos que combatir, a la manera como los catalanes hacemos las cosas, sin violencia, con paz, con respeto por todas las opiniones y personas,” ha advertido.

“La libertad de Catalunya no es posible si hay catalanes que no son libres de defender sus ideas y cumplir sus compromisos democráticos. Entre barrotes el Govern legítimo de Catalunya es infinitamente más digno que sus ilusos encarceladores”, ha proclamado.

Ha sido un mensaje grabado desde un espacio sin determinar, sin ningún tipo de identificación ni símbolo. Puigdemont ha comparecido con ademán muy serio, traje oscuro y con un papel en la mano que iba consultando, dado que no disponía de prompter utilizado habitualmente para seguir los discursos. El mensaje, sin ningún tipo de carátula, se ha emitido inmediatamente antes del Telenotícies, dentro del espacio especial que ha puesto en marcha la televisión pública para informar de las detenciones.

El president ha calificado la decisión del Estado español de “muy grave error y gravísimo atentado a la democracia”. “Encarcelar a dirigentes políticos por haber cumplido con el compromiso electoral, con un amplio apoyo detrás, rompe los principios básicos de la democracia”, ha advertido.

El president reprocha que con este gesto el gobierno español renuncia al diálogo necesario e imprescindible para resolver los problemas políticos. “En lugar de apostar por el diálogo opta por la violencia policial, como vimos el 1-O, y por los encarcelamientos, y apuesta por la vía de la represión”, reprocha.

Por esta razón, advierte que este hecho es un golpe contra las elecciones del día 21 de diciembre, que se desarrollará en un clima de represión y encarcelamientos políticos sin precedentes e inaceptable en la Europa del siglo XXI. El president ha advertido que ya no es un asunto interno español y hace falta que la comunidad internacional se dé cuenta del peligro que representan estas actitudes.

Exige, y subraya que lo hace como president del legítimo Govern de Catalunya surgido de las elecciones del 27-S, la liberación del vicepresident y los consellers, el respecto a todas las opciones políticas, y el fin de la represión. Así mismo, reprocha que encarcelar al gobierno surgido de las urnas, por haber cumplido su programa electoral, es situarse fuera del Estado de derecho.

Puigdemont ha acabado enviado un mensaje de apoyo a las familias de los “compañeros y amigos injustamente encarcelados” y otro en el pueblo de Catalunya a quien ha llamado a combatir pacíficamente la represión del Estado. ¡”Visca Catalunya”!, ha concluido el president.

(Fuente: El Nacional.cat)

Vídeo de la declaración de Puigdemont:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *