Huelva: La sobrina de Juan Ramón Jiménez denuncia el peligro que corren su casa de Fuentepiña y el pino de platero

platero2

La sobrina nieta de Juan Ramón Jiménez y representante de su comunidad de herederos, Carmen Hernández Pinzón, ha mostrado su “indignación” por la sucesión de incendios en el paraje de Fuentepiña de Moguer y ha avisado de que “el pino de Platero tiene los días contados”.

Después de los sucesivos incendios que se han producido en la misma zona, hasta tres en menos de un mes, y que ha obligado al infoca a actuar en todas las ocasiones por el avance de las llamas, los gestores del legado de Juan Ramón creen que el mítico árbol tiene los días contados y que es cuestión de tiempo que sea pasto de las llamas.

El paraje se encuentra la que fue casa de veraneo del Nobel, en la que escribió unas 32 obras, y se dice que bajo uno de sus pinos estaría enterrado burro “Platero” compañero de aventuras del poeta.

Esta zona y su entorno ha sido objeto en menos de 15 días de tres incendios forestales que, aunque de escasa consideración, ponen en peligro uno de los lugares juaramonianos más cargado de significado.

En declaraciones a la agencia EFE, Hernández Pinzón ha asegurado estar “hecha polvo e indignada” porque “parece que se está queriendo destruir una finca, se han propuesto quemar el pino de Platero que ya está medio seco” y ello “pese a estar declarado y catalogado por la Consejería de Medio Ambiente como especie singular”.

Ha lamentado que “no se cumpla la ley”, precisando que “la Junta inició un expediente de protección, lo hizo mal y está paralizado, pero existen otras normas, provinciales y locales que obligan a los propietarios de fincas a tenerlas cuidadas para evitar riesgo de incendio, eso no se está cumpliendo y es una pena, tendrían que exigirle la limpieza de broza y ramas secas”.

“Esa finca tenía una flora autóctona y singular, que está descrita en los libros de Juan Ramón, y se la han cargado toda; se está queriendo dejar perder, las administraciones se echan la pelota unas a otras sin actuar, yo sólo pido que se apliquen las leyes y si no se puede expropiar, pues al menos que cumplan la normativa en cuanto al cuidado y limpieza de la finca para minimizar el riesgo sobre Fuentepiña”.

La finca es de titularidad privada y que hace apenas un mes el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) suspendió cautelarmente el decreto de 2015 de la Junta por el que se inscribía en el Catálogo General de Patrimonio Histórico como Bien de Interés Cultural (BIC) éste y otros lugares juanramonianos por errores en la tramitación, por lo que ahora mismo carecen de protección.

(Fuente: Diario de Huelva)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *