Proyecto de “gobierno paralelo en el exilio”. ¿Le aplican los imperialistas a Venezuela la misma receta que a Libia y Siria?

tsj-exilio-venezuela-constituyente

Las recientes elecciones en Venezuela y la victoria electoral del chavismo no detuvieron a sus adversarios. Este miércoles, un grupo de 18 abogados venezolanos declaró, desde territorio estadounidense, la “disolución de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)”, según una publicación de ‘El Impulso’.

Se trata de un “Tribunal Supremo de Justicia en el exilio” (foto adjunta) que semanas atrás fue juramentado por Luis Almagro, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Se trata de parte de los magistrados nombrados ilegalmente por parte de la opsició, aprovechando su mayoría parlamentaria y que fueron destituidos por la ACN.

Cuando el Parlamento venezolano, declarado legalmente en “desacato”, juramentó como magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a 33 abogados, el presidente venezolano reaccionó acusándolos de usurpación de funciones y dijo que los llevaría a prisión. Luego, algunos huyeron a EE.UU.

“Un Estado paralelo”

Caracas cataloga ese evento como una agresión contra el Gobierno de Nicolás Maduro. En declaraciones exclusivas para RT, Delcy Rodríguez, presidenta de la ANC, explicó que la designación de ese tribunal forma parte de un plan para conformar “un Estado paralelo” y aseguró que es “promovido por esquiroles como Almagro, o la nieta de un colaboracionista nazi, y sus seguidores”.

Refiriéndose a ese tribunal dijo que “no podrán socavar la soberanía de Venezuela”, porque el pueblo ha ofrecido “lecciones claras de autodeterminación y de defensa del Estado de derecho. Y ahí está el espíritu constituyente”.

Rodríguez precisó que cuando el presidente Maduro convocó a la Constituyente, lo hizo para prevenir las “intenciones imperiales de intervención en Venezuela”.

Antecedentes y misma receta

La creación y apoyo a la instalación de Gobiernos paralelos ha sido una práctica recurrente de Estados Unidos “cada vez que ha querido derrocar a un Gobierno legítimamente constituido”, dijo a RT la internacionalista venezolana Laila Tajeldine. Citó los casos de Libia y Siria como ejemplos de “hasta dónde es capaz de llegar EE.UU. cuando se propone derrocar un Gobierno legítimo”.

Al tratarse de un “guion” que EE.UU. repite en varios países, la internacionalista precisa características comunes. “Ninguno de esos Gobiernos paralelos o de transición vive dentro de los territorios”, pero sí cuentan con una “fuerza que ejecuta actos terroristas dentro del país”. Y aludiendo a las guarimbas ocurridas entre abril y julio de 2017, señaló que “Venezuela no dista de ello”.

Otro elemento común, explica Tajeldine, es que ante los medios de comunicación y la opinión pública “pretende vendérselos con la fachada de una supuesta lucha legal”, pero detrás de esos Gobiernos paralelos se encubren “la intervención extranjera, la violación al derecho internacional y al principio de autodeterminación de los pueblos”. La analista no duda al considerar que la creación de organismos paralelos en suelo extranjero persiguen “crear la imagen de un Estado fallido en Venezuela”.

Consultado por RT, el comunicador Arlenín Aguillón, especialista en análisis del discurso, aseveró que el acto emitido por el tribunal paralelo carece de “carácter vinculante” y de “valor jurídico”. Considera que declarar desde Miami la disolución de la ANC no reviste “impacto simbólico en la política nacional e internacional más allá de algunas imágenes y titulares”.

Para Aguillón, se trata de la “consumación de la decadencia de la OEA”. Aclaró que “no se trata de un tribunal que aplica justicia en el exilio, son prófugos de la justicia venezolana”.

El insólito acto de Almagro en la OEA que enfurece a Venezuela

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue el único que estuvo presente en la “instalación” de un Tribunal Supremo de Justicia venezolano paralelo al existente. El acto fue rechazado por Caracas y tildado de “insólito” por el resto de los países.

Como un “golpe judicial” tildó este viernes el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, la instalación de un órgano paralelo en la Organización de Estados Americanos (OEA).

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, encabezó este viernes la “juramentación” de unos grupos de opositores, que integrarán un supuesto TSJ paralelo que funcionará en la sede del organismo en Washington.

“Este grupo de ciudadanos venezolanos, que no vacilamos en calificar de apátridas y mercenarios de la justicia, deben ser perseguidos no sólo por los organismos del país, sino por las instituciones del mundo, ya que ésta inmoral pretensión afectaría el buen desenvolvimiento de los procedimientos internacionales”, dijo al respecto el presidente del TSJ legítimo en un comunicado.

Según AVN, la actividad fue rechazada por el resto de las delegaciones diplomáticas que se ausentaron del recinto, incluso las más críticas con Venezuela. Almagro, en solitario, se negó a declarar a los medios al final de la “juramentación”.

Una nota de EFE, reproducida por RCN, afirma que entre las pruebas del rechazo internacional a esa “instalación” írrita fue el retiro de las banderas de los Estados miembros “y el corte con el logotipo de la OEA”.

El gobierno bolivariano ha enfatizado que revisará “con profundidad” las relaciones “y el principio de reciprocidad” con los países que den legitimidad a las acciones del tribunal paralelo. A juicio de Caracas, ese acto sólo pretende”promover acciones golpistas e intervencionistas en contra de la justicia venezolana”.

“Cualquier tipo de legitimación por alguna nación, en reconocimiento de ese grupo usurpador, sólo traerá consecuencias negativas a los procedimientos en materia penal, tratados internacionales, acuerdos mutuos en materia judicial, convenios multilaterales y otros que por la dinámica jurídica se presentan a diario en todos y cada uno de los tribunales del país”, insiste el texto oficial leído por Moreno, quien alentó al hemisferio a rechazar de manera unánime “estas acciones conspirativas”.

Los miembros de esa instancia paralela fueron “designados” hace meses por los opositores al Parlamento, a pesar de que los magistrados legítimos del TSJ ya se encontraban en funciones. Por eso, el Poder Judicial acusa a los diputados de derecha de haber perpetrado “un procedimiento inconstitucional” cuyo “único objetivo” es cometer “delitos de lesa patria”.

“Condenamos firmemente este intento de Golpe Judicial y nos mantendremos firmes en la defensa de la Soberanía y de nuestras instituciones”, puntualiza la comunicación del TSJ. Hasta ahora, ningún país ha reconocido la legitimidad del “tribunal” paralelo.

El Presidente del TSJ venezolano lo califica de “golpe judicial”

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Venezuela, fulano de tel, ha respondido con estas palabras a la nuncio de constitución de este “tribunal”. “Los únicos Magistrados y Magistradas legítimos de este país se encuentran cumpliendo cabalmente sus funciones en la sede del TSJ en Caracas”.

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia, magistrado Maikel Moreno, fue enfático en afirmar que cualquier pretensión de atentar contra la institucionalidad del Sistema de Justicia, será castigada severamente por los organismos competentes y no servirán para ello excusas ni justificaciones de ningún carácter.

A continuación, comunicado del magistrado Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela:

“Revisaremos con profundidad las relaciones y el principio de reciprocidad con las naciones que intenten legitimar la acción criminal e ilegal de un grupo de usurpadores que pretenden promover acciones golpistas e intervencionistas en contra de la justicia venezolana.

Es importante conocer que a la luz de lo que dispone el artículo 138 de nuestra Constitución, ‘Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos’.

Asimismo, el artículo 152 de nuestra Constitución, nos obliga a mantener la más firme y decidida defensa de los principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y no intervención en nuestros asuntos internos, así como la práctica democrática en todos los organismos e instituciones internacionales.

Es así, como las distintas Salas que conforman el Tribunal Supremo de Justicia, mantienen una relación de respeto y reciprocidad en materia judicial con la mayoría de los países del mundo, todo lo cual, cualquier tipo de legitimación por alguna nación en reconocimiento de ese grupo usurpador, sólo traerá consecuencias negativas a los procedimientos en materia penal, tratados internacionales, acuerdos mutuos en materia judicial, convenios multilaterales y otros que por la dinámica jurídica se presentan a diario en todos y cada uno de los tribunales del país.

Es importante que los países del mundo rechacen estas acciones conspirativas, que dan pie a la anarquía en la delicada práctica del derecho internacional, y que no sólo amenaza a Venezuela sino a cualquier país, a sabiendas que las decisiones judiciales tienen el carácter de afectar en ocasiones la dinámica jurídica de otro país.

Este grupo de ciudadanos venezolanos, que no vacilamos en calificar de apátridas y mercenarios de la justicia, deben ser perseguidos no sólo por los organismos del país, sino por las instituciones del mundo, ya que ésta inmoral pretensión afectaría el buen desenvolvimiento de los procedimientos internacionales.

Quienes ilegalmente designaron a estos sujetos, saben que lo hicieron con un procedimiento inconstitucional e ilegal, por eso, carecen de cualquier facultad, y su único objetivo es cometer delitos de lesa patria.

Condenamos firmemente este intento de Golpe Judicial y nos mantendremos firmes en la defensa de la Soberanía y de nuestras instituciones”.

(Fuente: Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *