Venezuela: los peligros de la media luna. Podría cumplirse el vaticinio de Chávez sobre separatismo contrarrevolucionario (vídeo)

Vnezuela. Chávez

Las elecciones regionales que Venezuela celebró el pasado 15 de octubre y dieron una “victoria tajante” al chavismo revivieron el debate sobre una vieja denuncia formulada en 2008 por el difunto presidente de ese país, Hugo Chávez.

En estos comicios, el chavismo obtuvo 18 de las 23 gobernaciones en disputa, mientras que la oposición consiguió victorias electorales en los estados Zulia, Táchira, Mérida, Anzoátegui y Nueva Esparta, una isla que mira al Caribe.

En el programa ‘Aló Presidente’ número 310 que grabó el 4 de mayo de 2008, el fallecido mandatario dio por cierto un plan que, partiendo de victorias electorales de la oposición, serviría para unir varios estados de Venezuela y crear un territorio independiente.

Entonces, Chávez habló de la ‘media luna venezolana’ (minuto 3:03:39 en el video adjunto), en referencia al movimiento separatista boliviano que, ese mismo año, pretendió dividir la nación gobernada por Evo Morales.

La ‘media luna’ sobre el mapa

Lápiz en mano, Hugo Chávez dibujó sobre un mapa de Venezuela esa presunta emulación de “separatismo a lo Bolivia, a lo Kosovo”, un plan para “ganar territorio estratégico en las elecciones (regionales)”.

En ese momento, Chávez especuló que la oposición apuntaba a controlar políticamente los estados Zulia, Táchira, Mérida, Barinas y Apure, “territorios continuos” que forman una especie de media luna pegada a la frontera venezolana con Colombia y en la que intentaría “levantar un movimiento secesionista, golpista, desestabilizador”.

Quien fue presidente de Venezuela no dudó en señalar que esos opositores no actuaban solos, sino que contaban con el apoyo de Estados Unidos.

Misma receta que en Oriente Medio

El historiador y académico Luis Prieto, residente en Zulia, explicó a RT que ese plan de Washington no es novedoso, sino que “se trata de la misma estrategia” que desarrolla en Oriente Medio “para hacerse no solo con el gas y el petróleo”, sino también con “un puerto en Siria frente al Mediterráneo”.

Para este estudioso, se trata de un viejo plan de la oligarquía colombiana —cuyos orígenes se remontan a 1543— que, en el devenir histórico, consiguió que se sumaran los intereses estadounidenses por las riquezas naturales en juego.

“El objetivo final de una república independiente de Caracas y Bogotá es darle salida al carbón colombiano, calculado en 6.648 toneladas métricas, a través del lago de Maracaibo para consumo de EE.UU.”, apunta este académico.

(Fuente: Russia Today – RT)

Venezuela. A la izquierda del mapa, en azul, los estados de la media luna, alrededor del Lago Maracaibo

(A la izquierda, alrededor de lago Maracaibo, los estados de la “media luna” en los que gobierna la oposición)

Los peligros de la llamada media luna

Un creciente peligro para la integridad territorial y sus recursos naturales se cierne hoy sobre Venezuela tras la victoria el 15 de octubre de candidatos opositores en estados como Táchira, Zulia y Mérida.

Así lo advierten analistas y expertos al echar una mirada a la negativa a juramentar sus cargos de los gobernadores de los cinco estados ganados por la oposición el 15 de octubre último y las previsibles alternativas que manejan poderes externos, encabezados por Estados Unidos, para derrocar a la revolución bolivariana.

En opinión del constituyente Julio Escalona, los que manden en la ‘media luna’ (Táchira, Mérida y Zulia) podrían favorecer un proceso de secesión para desmembrar al país y robarle a Venezuela sus recursos.

En ese sentido, para el abogado José Castillo la idea de desmembrar al país no resulta descabellada y así entregarle una parte a intereses económicos mundiales, por lo que advirtió en declaraciones que publica el diario Últimas Noticias que la victoria opositora en Zulia, Táchira y Mérida, coloca esa posibilidad a la vuelta de la esquina. El letrado afirmó que más que posible es probable que eso ocurra pero, enarbolando el sentimiento nacionalista del país, señaló que, ‘veremos si Venezuela se deja’.

En mayo de 2008 el presidente Hugo Chávez en su programa Aló Presidente No.310 advirtió de esta situación si los tres estados de la media luna iban a manos opositoras. ‘Ellos van a tratar de levantar un movimiento secesionista, golpista, desestabilizador’, alertó entonces el mandatario. Eso, afirmó, formaba parte del plan central de operaciones del comando que tenía Estados Unidos, la CIA y todo su poder, y los lacayos venezolanos.

Según denuncia Castillo ahora, los opositores venezolanos ‘son operadores de los intereses económicos de los grandes consorcios del petróleo en el mundo, vale decir del capital mundial’. Bajo ese precepto invocan abiertamente a una invasión militar contra Venezuela en la que Colombia sería el principal ariete de esa ofensiva.

Sin exagerar, según denuncias, hay muchas evidencias que apuntalan esa teoría, desde las maquinaciones de Luis Almagro en la OEA con el llamado gobierno paralelo y un Tribunal Supremo de Justicia nombrado en Washington, hasta una presunta reunión de ese foro esta semana en algún lugar de Colombia. Las piezas encajan.

Es tan así que desde el fracaso del movimiento para tumbar al gobierno, de abril a julio, las mismas fuerzas que aúpan el movimiento de la ‘media luna’ fijan su mirada en los estados cercanos al límite con Colombia.

No es un libreto de película, ni una fábula, allí en la nación cafetalera está la logística en siete o más bases militares estadounidenses y un ejército de paramilitares apertrechados para apuntalar la secesión.

Al respecto el constituyente Escalona alertó que ‘la tendencia que plantean los capitales transnacionales en el mundo es la desaparición de las fronteras, acabar con los estados nacionales, crear ejércitos paramilitares privados con el objetivo de controlar los recursos naturales’.

‘Los estados nacionales hoy son un obstáculo para los capitales internacionales, no hay mejor manera de dominar los países que promover ejércitos transnacionales de carácter privado’, enfatizó Escalona.

‘La disolución geográfica es un objetivo específico para dividir el país en varias regiones más pequeñas’ aseveró, y precisó que en esa dirección buscan ‘corromper a las fuerzas militares y al pueblo y extender eso al resto del país’.

Alertó sobre la penetración de organizaciones paramilitares a través del Zulia y el Táchira, pero no vistas como bandas criminales. ‘La tendencia del capital transnacional es privatizar los ejércitos nacionales, van a tratar de configurar ejércitos transnacionales de carácter privado, porque estos no están regulados por la legislación internacional’.

La trama y los peligros van creciendo pues según algunos medios ya existe, incluso, una presencia de organismos del ejército y agentes de seguridad de Israel en la frontera colombo venezolana.

Ese componente, según Escalona, ‘cumple funciones de entrenamiento a los militares y otros elementos colombianos en acciones como los descuartizamientos, fíjate que ya estas prácticas han llegado a Venezuela, son crímenes que no tienen el objetivo de matar sino de sembrar el terror para desmovilizar a quienes pretendan emprender luchas revolucionarias’.

Mientras tanto, los venezolanos tratan de salir adelante con su proyecto, en el que indudablemente la unidad cívico militar juega un papel primario para mantener la integridad de la nación.

(Fuente: Prensa Latina)

Vídeo:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *