Los trabajadores franceses volvieron a manifestarse en las calles para protestar contra reforma laboral de Emmanuel Macron

francia

Decenas de miles de trabajadores y otros colectivos sociales, como los estudiantes, volvieron a inundar ayer las calles de Francia para protestar contra la reforma laboral aprobada por el gobierno de Emmanuel Macron, la cual catalogan como un “golpe de Estado social”.

La nueva movilización general, que forma parte de un ciclo de protestas iniciado en septiembre, ha incluido acciones en numerosas ciudades del Estado, con la participación, además de la convocante CGT, de diversos sindicatos. La marcha principal tendrá tuvo lugar en París a partir de las 14:00 horas, y salió de la céntrica estación de trenes de Montparnasse.

De acuerdo con la Confederación General del Trabajo (CGT), organizadora de las acciones, alrededor de 25 mil ciudadanos se congregaron en la marcha de esta capital, mientras un nivel similar de movilización se registró en otras ciudades como Marsella, con alrededor de 20 mil manifestantes.

Aunque la cifra de participantes en las demostraciones es inferior a la de acciones precedentes, El secretario general de la CGT, Philippe Martinez, sostuvo que “esta es una jornada más, no es la última”. De acuerdo con declaraciones emitidas desde Marsella, “el descontento está ahí, solo hay que gestionarlo, lograr una convergencia de ese descontento para que la movilización continúe amplificándose”.

El líder de la CGT denunció las consecuencias negativas del nuevo Código de Trabajo para los derechos de los empleados. De acuerdo con el sindicalista, la ley “va a crear mayor facilidad para despedir, bajar los salarios, degradar las condiciones de trabajo, impedir que los asalariados se defiendan; en resumen, hará del trabajo un mercado descartable”, todo lo cual significa un retroceso inédito en materia de derechos.

El líder sindical expresó la decisión de su organización de “ir hasta el final en este combate” para lograr que el gobierno retroceda en su intención de implementar el nuevo Código de Trabajo, y anunció que la próxima semana se convocarán nuevas acciones.

Aunque el presidente Macron ya firmó los decretos para la aplicación de los cambios en materia laboral, los detractores de la reforma subrayan que todavía hay espacio para el combate porque para tener carácter de ley, la reforma necesitará el visto bueno del Parlamento, que analizará los textos a partir del 20 de noviembre.

“A finales de noviembre, el Parlamento deberá ratificar las ordenanzas sobre el derecho del trabajo. Debemos exigir que los diputados rechacen esta ratificación”, declaró en este sentido el líder de la CGT Philippe Martínez.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *