Tres millones y medio de andaluces en riesgo de pobreza. Ocho de cada diez con problemas para llegar a fin de mes

pajartos

(Barriada sevillana de Los Pajaritos, una de las que cuenta con un mayor índice de pobreza en Andalucía)

Según expone la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A) que 3.497.841 andaluces vieron a diario en 2016 como el riesgo de pobreza y/o exclusión social entra por su puerta, “un año más, Andalucía obtiene medalla en el ranking de la pobreza”, explicó ayer Manuel Sánchez Montero, presidente de EAPN-A. La cifra supone el 41,7 por ciento de la población de la comunidad.

Pese a que la tasa se ha reducido en 1,5 puntos respecto a 2015 (alcanzó el 43,2 por ciento), el diferencial con la media nacional es de 13,8 puntos, el índice de España es del 27,9. Sólo Canarias supera a Andalucía con el 44,6 por ciento. Alerta, además, el organismo que el porcentaje está aún lejos de volver a la situación anterior a la crisis pues el 41,7 de 2016 supone diez puntos más que el índice de riesgo de exclusión de pobreza y/o exclusión de 2008 (31, 6 por ciento).

Además, la distancia entre los ingresos de una persona pobre y el umbral de la pobreza, es decir, la brecha de la pobreza, se sitúa en Andalucía en un 32,3 por ciento, lo que indica que el conjunto de personas pobres de la comunidad necesita de media un suplemento de ingresos del 32,3 por ciento (2.651 euros) para salir de la pobreza y la exclusión.

Junto a esto, el 78 por ciento de los andaluces, es decir, más de seis millones y medio de habitantes, tienen dificultades para llegar a final de mes, una cifra considerablemente elevada si se tiene en cuenta el progresivo descenso del desempleo.

El informe de EAPN-A alerta también de que el 9,9 por ciento de la población andaluza, alrededor de unas 830.000 personas, sufren pobreza severa, es decir, viven en hogares cuya renta por unidad de consumo es igual o menor al 30 por ciento de la media de los ingresos de la población (el umbral de pobreza severa se define, entonces en 4.104 € al año, 342 euros mensuales). “Cierto es que la cifra se ha reducido respecto a 2015 cuando 1.075.000 andaluces padecían pobreza extrema, lo que supone una reducción de casi tres puntos porcentuales, es un buen dato, pues equivale a casi la mitad de lo que necesitaba reducirse para volver a las cifras del 2008, sin embargo, dada la contundencia de las cifras, es muy insuficiente”, advierten desde la Red Andaluza.

En cuanto a sexos, la evolución muestra que en los años más duros de la crisis la intensificación de las tasas fue mucho más acusada entre la población femenina.

Asimismo, indican que la pobreza infantil sigue siendo un problema en Andalucía, donde un 33,11 por ciento de la población menor de 16 años está en riesgo de pobreza y exclusión social. El grupo de edad que presenta un mayor índice Arope es el de 16-29 años con un 45,52 por ciento de la población andaluza. “La juventud andaluza ha llegado a la edad adulta sacudida por la crisis, la precariedad y la falta de certezas ante la gran incertidumbre que están viviendo”, apuntan.

El informe apunta que uno de los problemas que afronta la sociedad andaluza es la desigualdad, “la desigual distribución de la riqueza hace que el crecimiento económico no beneficie equitativamente a toda la población”. EAPN-A considera a Andalucía como un ejemplo claro de que la subida de la producción de “riqueza” a nivel agregado no implica que la pobreza de la población sea menor. El diagnóstico es contundente: “Hay ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres”.

Otra muestra de las profundas diferencias económicas entre Andalucía y el resto de España se aprecia en la desigualdad de renta: mientras que la media por persona en España en 2016 es de 10.708€, en Andalucía es de 8.398€. Esto supone una media de 2.310€ menos por cada ciudadano/a. La crisis no ha afectado por igual a todo el territorio nacional: desde 2009 en España la renta media por persona ha descendido en 610 euros. En el mismo período cada andaluz/a ha perdido de media 1.008 euros.

Ante estos datos, ni siquiera contar con un empleo remunerado asegura una vida digna ni evita que se esté en riesgo de pobreza. Casi la mitad de las personas en paro en Andalucía están en riesgo de pobreza (45,4 por ciento) frente a un 37,4 de la población española.

 

(Fuente: El Correo de Andalucía / Autor: Alberto Cabello)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *