Palestina: Hamás y Fatah llegan a un acuerdo de reconciliación en la primera ronda de negociaciones en El Cairo

palestina

Hamas y su rival político palestino Fatah anunciaron este jueves un primer acuerdo sobre los términos concretos de su reconciliación tras una década de luchas intestinas, que incluye el despliegue en Gaza de 3.000 policías de la Autoridad Palestina.

“Celebro el acuerdo de El Cairo, y le doy como instrucción a la delegación [en la capital egicpia] que lo firme inmediatamente”, declaró el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, en una conversación telefónica con la AFP. Horas antes, el responsable de Fatah en Gaza, Zakaria al Agha, anunció que Abas visitará el territorio gazatí “en menos de un mes”.

De llevarse a cabo, sería la primera visita del presidente a Gaza desde 2007, año en el que Hamas tomó el poder en el enclave tras expulsar a la Autoridad Palestina a raíz de enfrentamientos violentos con Fatah.

La Autoridad, una entidad reconocida internacionalmente, está dominada por el moderado Fatah de Abas y ejerce un poder limitado en Cisjordania, ocupada por Israel y situada a decenas de kilómetros de distancia de Gaza. En otra señal de acercamiento, Abas levantará “muy pronto” las sanciones financieras que tomó en 2017 para obligar a Hamas a negociar, indicó Agha.

Bajo supervisión egipcia

Ante el riesgo de explosión social, un menor apoyo de Catar y la presión del vecino Egipto, Hamas aceptó en septiembre el regreso de la Autoridad Palestina y su gobierno a Gaza, donde la semana pasada se celebró el primer consejo de ministros desde 2014.

El movimiento islamista Hamas y su rival laico y moderado de Fatah entablaron el martes negociaciones discretas en la capital egipcia para concretar una reconciliación que anunciaron con gran pompa la semana pasada. Y apenas dos días después, este jueves, Hamas anunció haber llegado a un acuerdo “bajos los auspicios de Egipto”.

Los palestinos debían dar una rueda de prensa hacia el mediodía para abordar esta cuestión, dijo a la AFP Fayez Abu Eita, un portavoz de Fatah y miembro de la delegación de su partido en El Cairo.

Las conversaciones se centraron en los aspectos prácticos del acercamiento entre ambos movimientos palestinos, que estaban muy enfrentados hasta hace apenas unas semanas.

De momento, se desconoce el contenido del acuerdo, aunque un alto responsable palestino anunció bajo anonimato el despliegue de 3.000 policías de la Autoridad Palestina en Gaza y en las fronteras con Israel y Egipto.

Clave para el futuro

Ambas partes ya avisaron de que la reconciliación llevará tiempo. El reparto de poder se antoja extremadamente complicado ya que los intereses de unos y otros parecen ser contradictorios.

El resultado del acercamiento entre Hamas y Fatah es primordial para el futuro de los palestinos, en primer lugar para el de los dos millones de gazatíes, agotados por tres guerras con Israel desde 2008, el bloqueo israelí y egipcio, la pobreza, el paro y los cortes de agua y electricidad. Las divisiones palestinas se consideran asimismo como uno de los principales obstáculos a la hora de encontrar una salida al conflicto israelo-palestino.

La legitimidad del presidente Abas, interlocutor de Israel y de la comunidad internacional, queda en entredicho por el hecho de que Hamas, considerado como terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea y como intratable por varios países árabes, gobierne actualmente a dos quintas partes de los habitantes de los Territorios Ocupados.

La experiencia Hezbolá

Hamas espera el levantamiento de las sanciones financieras impuestas por Abas, como la suspensión del pago de la electricidad gazatí a Israel. “Volveremos a estudiar esto (las sanciones) cuando el gobierno pueda asumir sus responsabilidades”, declaró el presidente palestino la semana pasada.

Sobre la posibilidad de que Hamas siga al cargo de la seguridad en Gaza, Abas avisó que no aceptará que se “copie la experiencia de[l movimiento chiita] Hezbolá en Líbano”. Hamas aseguró por su parte que no negociará sobre la entrega de sus armas. Fatah y Hamas también deberán estudiar el futuro de decenas de miles de funcionarios reclutados desde 2007 por Hamas.

En cuanto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que sólo aceptará hablar con un gobierno de unidad palestino si Hamas desmantela su brazo armado, rompe sus relaciones con Irán y reconoce Israel. Unas pretensiones a priori imposibles de aceptar por Hamas.

Egipto, que media entre el grupo nacionalista palestino Al Fatah y el movimiento islamista Hamás, destacó que las dos partes acordaron en sus reuniones en El Cairo, que empezaron el martes y concluyeron hoy, reforzar el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que regresó a Gaza la semana pasada.

1 de diciembre fecha límite

El 1 de diciembre ha sido fijado como fecha límite para que la ANP asuma todos los poderes en el enclave costero, controlado hasta ahora por Hamás. Además, acordaron entregar los aparatos de seguridad en la Franja de Gaza, así como los pasos fronterizos con Egipto e Israel, al gobierno de la ANP.

A pesar de que los dos grupos abordaron el pacto de El Cairo de 2011, Egipto decidió invitar a otras facciones, junto con Hamás y Al Fatah, para acordar cómo implementar los artículos de dicha rúbrica.

El pacto firmado en la capital egipcia en mayo de 2011 por Al Fatah y Hamás, junto con otras once facciones palestinas, estipula formar un gobierno de unidad y la convocatoria de elecciones generales. Sin embargo, aquellos que firmaron el acuerdo fracasaron en implementarlo.

El jefe de la delegación de Hamás, Saleh al Arouri, insistió en una rueda de prensa en El Cairo, junto al representante de Al Fatah, Azam al Ahmad, que no hay nuevos acuerdos entre ellos ya que hay solo uno, el de El Cairo, “que lo tiene todo”.

El pasado 11 de septiembre, líderes de Hamás empezaron conversaciones con los responsables egipcios en El Cairo para acabar con la división que les separa de Al Fatah. Este diálogo, que permitió la vuelta del gobierno de la ANP a Gaza, todavía debe resolver varios puntos pendientes sobre la reconciliación y las medidas para implementarla.

Barghouthi favorable al acuerdo

El lider palestino de Fatah Marwan al-Barghouthi, en prisión israeli, ha expresado su aprecio por los esfuerzos de Egipto para sanar la fisura en la arena palestina y allanar el camino para la reconciliación y unidad nacional.

“Acogemos con gran satisfacción los esfuerzos egipcios encaminados a poner fin a la división y lograr la reconciliación nacional, y han llevado al gobierno palestino a visitar la Franja de Gaza para ejercer sus poderes y asumir sus funciones”, dijo Barghouthi en una carta filtrada desde la prisión.

Barghouthi instó a Fatah y Hamas a entablar un diálogo profundo, intenso y sincero para honrar todos los acuerdos anteriores y establecer un nuevo capítulo de asociación política en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la autoridad nacional, el gobierno y otras instituciones palestinas.

También hizo hincapié en la necesidad de un diálogo nacional amplio con la participación de todas las facciones palestinas, figuras nacionales e instituciones para elaborar una estrategia unificada para restablecer el prestigio de la unidad y la causa nacional del pueblo palestino.

Por el contrario, El Movimiento de la Yihad Islámica instó a los palestinos a escalar la Intifada y a frecuentar la Mezquita de Al-Aqsa para enfrentar las incursiones de los colonos en los lugares santos de los musulmanes.

En un comunicado de prensa el martes, el Movimiento dijo que la agresión israelí contra los santuarios santos de los musulmanes especialmente la Mezquita Al-Aqsa en la Jerusalén Ocupada y la Mezquita Al-Ibrahimi en Al Khalil requiere más trabajo de los palestinos para escalar la Intifada y defender su tierra y sus lugares santos.

(Fuentes: Palestina Libre / Palestina Liberation / agencia AFP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *