Catalunya: Se declara la República para después “suspenderla”. En su lugar se firma una declaración sin efectos (texto íntegro)

GRA295. BARCELONA, 10/10/2017.- El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c) tras su discurso ante el pleno del Parlament donde esta tarde comparece para explicar la situación política y en la que podría anunciar una eventual declaración de independencia. EFE/Quique García

Con un retraso de una hora sobre lo previsto y en el medio de una enorme expectación mediática, el president, Carles Puigdemont, ha comparecido ante el pleno del Parlament para anunciar que asume el mandato para que Catalunya se convierta en un Estado independiente en forma de República, pero para añadir acto seguido y “con la misma solemnidad” la propuesta de suspender los efectos de la declaración para abrir un diálogo que permita una solución acordada.

Puigdemont ha argumentado su propuesta señalando las diferentes iniciativas de diálogo que se han puesto en marcha los últimos días, algunas públicas y otros no. “Los llamamientos al diálogo se han oído desde todos los rincones del planeta”, ha asegurado el president que ha añadido que Europa se siente interpelada por la situación en Catalunya y pide tiempo para encontrar una salida acordada.

El president ha asegurado que si en los próximos días todo el mundo actúa con responsabilidad y cumple sus obligaciones, el conflicto se puede resolver de manera acordada. “Por nosotros no quedará”, ha asegurado.

Esta es la conclusión de una intervención de apenas media hora que ha sido acogida con aplausos por los diputados de JxSí de pie, mientras los diputado de la CUP se mantenían sentados en sus escaños. De hecho, fuentes independentistas señalan que ha sido precisamente las reticencias de la CUP con la propuesta de Puidgemont lo que ha provocado el retraso de una hora en la celebración del pleno y las carreras y reuniones precipitadas.

“Hay un antes y un después del 1-O, y como president de la Generalitat asumo al presentarles los resultados el mandato del pueblo de que Catalunya se convierta en un Estado independiente en forma de República”, ha asegurado Puigdemont antes de anunciar la propuesta de suspender los efectos de la declaración.

El president ha hecho repaso de los acontecimientos de los últimos años que han llevado hasta la presente situación: la involución del sistema político español, la aprobación del nuevo Estatuto del 2005, la posterior “campana de catalanofobia”, la aprobación del texto estatutario y el posterior recorte del TC; ha recordado que desde Catalunya se ha buscado diferentes vías para conseguir un referéndum acordado y que las respuestas han sido negativas y represión policial. “Muchos ciudadanos han llegado a la conclusión que la única manera de garantizar la supervivencia es que Catalunya se constituya en un Estado”, ha asegurado.

Durante la intervención ha dirigido unas palabras en castellano dirigiéndose directamente a los ciudadanos españoles. “No somos golpistas, no somos unos abducidos, somos gente normal que quiere votar. No tenemos nada contra España y contra los españoles”, ha asegurado mientras desde los escaños del PP se oía alguien que exclamaba “carroña”.

Previamente, ha recordado las “condiciones extremas” en que se celebró el referéndum, el cierre de ciudadanos en los colegios, las cargadas de la policía y la Guardia Civil que “golpearon personas indefensas”… “Lo vimos todos y también el mundo se estremeció”, ha añadido. El president ha subrayado que a pesar de todo, más de dos millones de catalanes “vencieron el miedo” y fueron a votar y que en los colegios encontraron urnas y papeletas.

2

Desilución entre los concentrados cerca del Parlament tras la suspensión

La suspensión de la declaración de independencia por parte del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha caído como una jarra de agua fría en la concentración de apoyo al Govern y al Parlament que había en el paseo Lluís Companys.

Los aplausos de unos minutos antes han dejado paso a caras largas. Ha habido algunas manifestaciones de descontento aisladas, pero la mayor parte de la gente ha optado por marcharse a casa al empezar el turno de Inés Arrimadas. No ha habido celebración, ni gritos de independencia, ni declaraciones de apoyo al Presidente…

Los gritos de independencia que habían dominado hasta 10 minutos antes se han terminado de golpe. Y la gente, en pequeños grupos, mientras salían hacia la estación de metro, comentaban la jugada. Muchos de ellos se sentían frustrados. Los más optimistas preveían que el conflicto se eternizaría mientras que otros lo daban por perdido.

El único momento en que se ha recuperado un cierto entusiasmo es cuando los tractores de los payeses han abandonado la concentración sonando sus bocinas; se les ha respondido coreando gritos de independencia.

En el Passeig Lluís Companys ha quedado una quinta parte de la gente que estaba allí unos minutos antes. Un público que silvaba los discursos de los políticos unionistas como García Albiol, pero que no mostraban especial entusiasmo ante el resto de la actividad parlamentaria. Los elogios de García Albiol a la Guardia Civil y a la Policia española y las referencias a la “nación española” como “la más antigua de Europa” se han tomado como una autèntica provocación, como cuando ha afirmado rotundamente que jamás habría repúbllica catalana.

Los tractores, que habían aparcado en el paseo al principio de la tarde, también se han marchado después de la intervención de Puigdemont.

(3)

Anna Gabriel a Puigdemont: “Hoy tocaba proclamar la república catalana”

La CUP no se ha tomado demasiado bien la decisión del president Carles Puigdemont de declarar la independencia para después suspender sus efectos. No era la declaración que querían. “Tenía que ser la proclamación solemne de la república catalana”, ha recordado la diputada Anna Gabriel. “Hoy quizás hemos perdido una ocasión”, ha lamentado. Los diputados cuperos no han aplaudido el discurso de Puigdemont.

“Creemos que hoy tocaba proclamar solemnemente la república catalana y quizás hemos perdido una ocasión. El único instrumento eficaz es la república catalana y es el único medio de negociación con el estado”, ha dicho la diputada Anna Gabriel. “No podemos callar ante los efectos suspensivos de la proclamación. Hemos llegado aquí gracias y de la mano de la gente que se ha decidido a construir un nuevo país; gente que ha puesto el cuerpo, que ha llenado plazas, cargos electos desobedeciendo amenazas, todos los que han hecho frente”, ha dicho la diputada Anna Gabriel.

En respuesta a la propuesta de negociación hecha por el president de la Generalitat, los cuperos han insistido en que la única vía para sentarse en una mesa de diálogo con el Gobierno español es después de la proclamación de la independencia. “El único medio de negociación posible es la república catalana”, ha defendido la portavoz de la CUP en el Parlament. Sólo será posible “entre iguales, entre dos actores que tienen un respeto escrupuloso por los derechos civiles y políticos”, incluido el derecho de autodeterminación.

“Ante esto no podemos suspender los efectos de nada. Se dice que se suspenden para ir a la negociación y la mediación. Con quién? Con el estado español que continúa amenazando, que usa técnicas del terror, que niega derechos civiles básicos? Querríamos hablar de mediación y diálogo porque el estado español abandona las amenazas; abordar el conflicto desde un escenario real de mediación, entre iguales, es decir, que los dos tienen respeto a los derechos civiles y políticos”, ha añadido.

A pesar del desconcierto provocado por la declaración suspendida por el president Puigdemont, Anna Gabriel ha asegurado que no callarán delante de lo que ha pasado, sino que se reafirmarán “en la voluntad de romper el candado del régimen del 78”. Ha recordado que desde la CUP han venido a “hacer una república”, y que continuarán su lucha.

“Hoy no hay ninguna derrota que valga”, ha afirmado la diputada anticapitalista, que se ha comprometido a iniciar “una nueva etapa de lucha”. En este sentido, Gabriel ha avisado al Govern de que “no podemos suspender la voluntad” de los más de dos millones de personas que fueron a votar al referéndum del 1-O.

arrufat

La CUP fija un límite de un mes al diálogo y estudia suspender la actividad parlamentaria

Después del “desconcierto” generado por el pleno de este martes, la CUP seguirá luchando para proclamar la independencia. En este sentido, ha exigido al president Carles Puigdemont que fije un límite al periodo de negociación y diálogo. El portavoz del Secretariado Nacional, Quim Arrufat, lo ha situado aproximadamente en un mes. En una rueda de prensa posterior al pleno, también han anunciado que trasladarán a su Consejo Político la posible suspensión de su actividad parlamentaria ordinaria.

“Reina un cierto desconcierto por cómo ha sido organizada la jornada de hoy”, ha arrancado Arrufat, que ha comparecido después de que los diputados anticapitalistas firmaran la declaración de la independencia. “Trabajaremos para hacerla efectiva en los próximos días”, ha insistido el portavoz anticapitalista. Al mismo tiempo, pero, ha habido reproches inequívocos hacia la manera como se ha llevado a cabo el pleno de este martes. “Es una posición que no hemos podido alterar. Ha sido imposible”, ha añadido el portavoz del secretariado nacional de la CUP, que no se ha ahorrado las referencias al Gobierno, el PDECat y ERC.

Según ha explicado Quim Arrufat, ha sido el presidente Puigdemont quien, una hora antes del inicio del pleno, “ha cambiado todos los guiones”. No era el pleno que habían previsto ni trabajado con Junts pel Sí y el Govern, ha añadido. Los anticapitalistas han señalado que, por la “presión internacional” para la apertura de un diálogo, el jefe del ejecutivo no ha considerado “conveniente” la proclamación de la independencia de Catalunya. La CUP ha asegurado que no es una “posición compartida”, y que no han conseguido hacer mover a JxSí de aquí.

Después de esto, por una parte, la formación de la izquierda independentista va ha pedir al Govern que “se establezca un límite a este periodo de negociaciones”, que ellos situarían en un mes, después del cual habría que volver al Parlament para hacer efectiva la declaración. Por la otra, Arrufat ha adelantado que convocarán un Consejo Político donde tratarán si suspenden su “actividad parlamentaria autonómica”, hecho que dejaría al Govern en minoría.

Por otro lado, si bien no lo ha considerado rota, el portavoz del Secretariado Nacional de la CUP ha afirmado que la “cadena de confianzas” con el Govern ha quedado “tocada” después de lo ocurrido este martes. Sin embargo, ha reiterado que, a pesar del desconcierto, desde la CUP trabajarán para hacer efectivos los resultados del referéndum del 1-O.

La CUP ha detallado que se plantea medidas de presión para evitar que se demore el periodo de mediación. “Tenemos que tener un límite, un horizonte”, ha expuesto el portavoz de los anticapitalistas. Por eso, Arrufat ha anunciado que la formación deja en manos del consejo político la decisión de suspender su “actividad parlamentaria encomendera”. “Veníamos a convocar el referéndum y a ser consecuentes para proclamar la República”, ha detallado, antes de recordar que no asumirán el regreso al escenario autonómico.

Arrufat ha dado una “validez escasa” a la declaración de independencia que el Gobierno, Juntos por el Sí y la CUP han firmado después del pleno. Ha definida esta declaración como un documento de contenido “político” que, para tener “validez jurídica”, tendrá que ser firmada, a su entender, en sede parlamentaria. “En el pleno del Parlament no se ha leído ni se ha proclamado la república”, ha asegurado.

Por esta razón han decidido trasladar al Consejo Político de la CUP el no acudir a sus escaños parlamentarios mientras que no haya “pasos reales” hacia la declaración de independencia con efectos jurídicos. “Reclamamos a Puigdemont que establezca un límite claro de cuándo acaba el periodo de llamada al diálogo”.

Arran acusa a Puigdemont de “traición inadmisible” por “frenar el mandato popular”

Arran acusa a Puigdemont de “traición inadmisible” por “frenar el mandato popular”. La organización juvenil de izquierda radical Arran ha acusado este martes al president Carles Puigdemont de incurrir en una “traición inadmisible” por suspender los efectos de la declaración de independencia para buscar un diálogo.

“Estamos asistiendo a una traición inadmisible. Hoy @KRLS (Carles Puigdemont) frena el mandato popular claro y rotundo del referéndum”, ha escrito Arran en su cuenta de Twitter tras la intervención de Puigdemont en el Parlament.

Poco antes, Arran había afirmado que “ha quedado demostrado que no hay espacio para el diálogo” y que “la declaración de independencia se ha de ejecutar ahora mismo”. En su misma cuenta, ha relatado que en el paseo de Sant Joan “se respira rabia e indignación”. “¿Millones de personas heridas para esto? No tenéis vergüenza, Junts pel Sí”, ha subrayado.

Así, la organización, cercana a la CUP, considera que “ahora más que nunca” deben seguir “organizados para exigir la aplicación inmediata de la independencia”. “¡Que la prudencia no nos haga traidores!”, ha remachado.

(4)

“Constituimos la República Catalana como Estado independiente y soberano”

En lugar de una declaración formal de independencia en sede parlamentaria, y por tanto jurídicamente vinculante, JxSí y la CUP han optado por la firma de un documento, por parte de todos sus parlamentarios, en un espacio situado en la planta inferior del Parlament, denominado “Declaración de los representantes de Cataluña”, que no posee ningún efecto legal ni conlleva nada más que una mera declaración de intenciones.

El documento tiene cuatro páginas y, bajo el escudo del Parlament, lo encabeza el título Declaración de los representantes de Catalunya. El texto arranca dirigiéndose “al pueblo de Catalunya y a todos los pueblos del mundo”. Lo han firmado, uno a uno, los parlamentarios a medida que los diputados Lluís Llach y Teresa Vallverdú han ido leyendo sus nombres, empezando por el president y el vicepresident, Oriol Junqueras.

Una vez los diputados hubieron completado la firma del documento, el presidente de JxSí, Lluís Corominas, la diputada de la CUP Anna Gabriel, la portavoz de JxSí, Marta Rovira, y la también diputada de la CUP Mireia Boya, la leyeron pública y solemnemente ante los presentes.

Texto íntegro de la declaración firmada:

DECLARACIÓN DE LOSREPRESENTANTES DE CATALUÑA

Al pueblo de Cataluña y a todos los pueblos del mundo.

La justicia y los derechos humanos individuales y colectivos intrínsecos, fundamentos irrenunciables que dan sentido a la legitimidad histórica y a la tradición jurídica e institucional de Cataluña, son la base de la constitución de la República catalana.

La nación catalana, su lengua y su cultura tienen mil años de historia. Durante siglos, Cataluña se ha dotado y ha disfrutado de instituciones propias que han ejercido el autogobierno con plenitud, con la Generalitat cómo la máxima expresión de los derechos históricos de Catalunya. El parlamentarismo ha sido, durante los periodos de libertad, la columna sobre la cual se han sustentado en estas instituciones, se ha canalizado a través de las Cortes Catalanas y ha cristalizado en las Constituciones de Cataluña.

Cataluña restaura hoy su plena soberanía, perdida y largamente anhelada, después de décadas de intentar, honestamente y lealmente, la convivencia institucional con los pueblos de la península ibérica. Desde la aprobación de la Constitución española de 1978, la política catalana ha tenido un papel clave con una actitud ejemplar, leal y democrática hacia España,  y con un profundo sentido de Estado.

El estado español ha respondido a esta lealtad con la denegación del reconocimiento de Cataluña como nación; y ha concedido una autonomía limitada, más administrativa que política y en proceso de recentralización; un tratamiento económico profundamente injusto y una discriminación lingüística y cultural.

El Estatuto de Autonomía, aprobado por el Parlamento y el Congreso, y refrendado por la ciudadanía catalana, tenía que ser el nuevo marco estable y duradero de relación bilateral entre Cataluña y España. Pero fue un acuerdo políticamente roto por la sentencia del Tribunal Constitucional y que hace emerger nuevas reclamaciones ciudadanas.

Recogiendo las demandas de una gran mayoría de ciudadanos de Cataluña, el Parlamento, el Gobierno y la sociedad civil han pedido repetidamente acordar la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Ante la constatación que las instituciones del Estado han rechaza toda negociación, han violentado el principio de democracia y autonomía, y han ignorado los mecanismos legales disponibles a la Constitución, la Generalitat de Cataluña ha convocado un referéndum para el ejercicio del derecho al autodeterminación reconocido en el derecho internacional.

La organización y celebración del referéndum ha comportado la suspensión del autogobierno de Cataluña y la aplicación de facto del estado de excepción.

La brutal operación policial de cariz y estilo militar orquestada por el estado español contra ciudadanos catalanes ha vulnerado, en muchas y repetidas ocasiones, sus libertades civiles y políticas y los principios de los Derechos Humanos, y ha contravenido los acuerdos internacionales firmados y ratificados por el Estado español.

Miles de personas, entre las cuales hay centenares de cargos electos, institucionales y profesionales vinculados al sector de la comunicación, la administración y la sociedad civil, han sido investigadas, detenidas, querelladas, interrogadas y amenaza de aplicar duras penas de prisión.

Las instituciones españolas, que tendrían que permanecer neutrales, proteger los derechos fundamentales y arbitrar ante el conflicto político, se han convertido en parte e instrumento de estos ataques y han desatendido defensa la ciudadanía de Cataluña.

A pesar de la violencia y la represión para intentar impedir la celebración de un proceso democrático y pacífico, los ciudadanos de Catalunya han votado mayoritariamente a favor de la constitución de la República catalana.

La constitución de la República catalana se fundamenta en la necesidad de proteger la libertad, la seguridad y la convivencia de todos los ciudadanos de Catalunya y de avanzar hacia un Estado de derecho y una democracia de más calidad, y responde al impedimento por parte del estado español de hacer efectivo el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

El pueblo de Cataluña es amante del derecho, y el respecto a la ley es y será una de las piedras angulares de la República. El estado catalán acatará y hará cumplir legalmente todas las disposiciones que conforman esta declaración y garantiza que la seguridad jurídica y el mantenimiento de los acuerdos subscritos formará parte del espíritu fundacional de la República catalana.

La constitución de la República es una mano extendida al diálogo. Haciendo honor a la tradición catalana del pacto, mantenemos nuestro compromiso con el acuerdo como forma de resolver los conflictos políticos. A la vez, reafirmamos nuestra fraternidad y solidaridad con el resto de pueblos del mundo y, en especial, con aquellos con quién compartimos lengua y cultura y la región euromediterránea en defensa de las libertades individuales y colectivas.

La República catalana es una oportunidad para corregir los actuales déficits democráticos y sociales y construir una sociedad más próspera, más justa, más segura, más sostenible y más solidaria.

En virtud de todo el que se acaba de exponer, nosotros, representantes democráticos del pueblo de Cataluña, en el libre ejercicio del derecho de autodeterminación, y de acuerdo con el mandato recibido de la ciudadanía de Cataluña,

CONSTITUIMOS la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social.

DISPONEMOS la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.

INICIAMOS el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante.

AFIRMAMOS la voluntad de abrir negociaciones con el estado español, sin condicionantes previos, dirigidas a establecer un régimen de colaboración en beneficio de las dos partes. Las negociaciones tendrán que ser, necesariamente, en pie de igualdad.

PONEMOS EN CONOCIMIENTO de la comunidad internacional y las autoridades de la Unión Europea la constitución de la República catalana y la propuesta de negociaciones con el estado español.

INSTAMOS a la comunidad internacional y las autoridades de la Unión Europea a intervenir para parar la violación de derechos civiles y políticos en curso, y a hacer el seguimiento del proceso negociador con el lado español y ser los testigos.

MANIFESTAMOS la voluntad de construcción de un proyecto europeo que refuerce los derechos sociales y democráticos de la ciudadanía, así como el compromiso de continuar aplicando, sin solución de continuidad y de manera unilateral, las normas del ordenamiento jurídico de la Unión Europea y los del ordenamiento del estado español y del autonómico catalán que traspasen esta normativa.

AFIRMAMOS que Cataluña tiene la voluntad inequívoca de integrarse tan rápidamente como sea posible a la comunidad internacional. El nuevo Estado se compromete a respetar las obligaciones internacionales que se aplican actualmente en su territorio y a continuar siendo parte de los tratados internacionales de los cuales es parte el Reino de España.

Así como las que traspasen esta normativa.

APELAMOS a los Estados y a las organizaciones internacionales a reconocer la República catalana cómo Sido independiente y soberano.

INSTAMOS en el Gobierno de la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para hacer posible la plena efectividad de esta Declaración de independencia y de las previsiones de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.

HAGAMOS un llamamiento a todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de la República catalana a hacernos dignos de la libertad que nos hemos dado y a construir un Estado que traduzca en acción y conducta las inspiraciones colectivas.

Los legítimos representantes del pueblo de Cataluña.

declaracion

declaración 2

(Fuentes: El Nacional.cat  nació digital  Kaos en la Red / Traducción de la declaración: La Otra Andalucía)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *