Los titiriteros tratados como terroristas en la Cárcel

La defensa de los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García ha recurrido ante la Audiencia Nacional la inclusión de los dos artistas en el fichero de presos de especial seguimiento, denominados FIES, y donde suelen constar aquellos reclusos relacionados con organizaciones terroristas.

Los miembros de la compañía granadina “Títeres desde abajo” ingresaron en prisión provisional el pasado 6 de febrero acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo tras representar la obra “La bruja y Don Cristóbal” representada  en el barrio madrileño de Tetuán con motivo de los carnavales, que incluía escenar violentas y la exhibición de un cártel con la leyenda “Viva Alka-ETA”.

Según desvela el recurso de queja que los abogados Jaime Montero y Daniel Amalang han presentado al juez Central de Vigilancia Penitenciaria, José Castro, durante los cinco días que permanecieron internados en la prisión madrileña de Soto del Real se les notificó su inclusión en el FIES. Desde ese momento, pasaron a ser objeto “de medidas de seguimiento y seguridad, entre ellas la intervención de sus comunicaciones”.

Los abogados advierten que, a día de hoy, sus nombres y datos continúan en ese archivo y que, si volvieran a ingresar en la cárcel por cualquier motivo, volverían a encontrarse de manera automática en el fichero. L defensa de los titiriteros precisan que esta medida viola sus derechos fundamentales y constituye “un abuso”. “Se aplicó suponiendo un abuso y desviación del cumplimiento de lso preceptos de la normativa penitenciaria”, agregan.

“Hablaban en un idioma raro”

En el marco de la causa abierta tras la representación de la obra, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha interrogado este miércoles a dos padres que vieron con sus hijos la obra de los titiriteros. También han comparecido dos sanitarios que asistieron al final de la representación en la que se mostró el cartel “Viva Alka-ETA”.

Los dos progenitores han asegurado al juez que la obra resultaba muy violenta y les escandalizó. La madre de un niño de dos años denunció la representación ante la Policía a una cafetería cercana, por lo que sólo vió siete minutos de la obra.

Según ha indicado el abogado Jaime Montero en declaraciones a los medios a la salida de la declaración, los cuatro testigos han reconocido que no entendieron el contexto de la representación, que se escenificó en esperanto y no en castellano. “Hablaban en un idioma raro”, ha dicho uno de ellos.

“Hay un montón de contradicciones entre cada uno de los testigos que ha declarado. La obra no era para niños, el argumento no era fácil, encima, no era en castellano y contextualizar cada acto de violencia si eres un niño, es imposible”, ha dicho el letrado.

Por otro lado, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional rebajó la pasada semana las comparecencias impuestas a los dos titiriteros al considerar que obligarles a presentarse diariamente en los juzgados más cercanos a su domicilio era “excesivo”.

Los magistrados de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, Ángeles Barreiro y Clara Eugenia Bayarri, ordenaron en concreto que Alfonso Lázaro, que sufre una “enfermedad altamente invalidante”, acuda a las dependencias judiciales una vez al mes mientras que el otro miembro de la compañía, ‘Títeres desde abajo’ deberá hacerlo cada 15 días. Mantuvieron, no obstante, la decisión del juez Moreno de retirarles sus pasaportes.

(Fuente: Andalucía Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *