Argelia: continúa la lucha por la justicia de las familias contra el olvido de las desapariciones acaecidas durante la Década Negra

argelia

Esta semana, el colectivo de las familias desaparecidas en Argelia (CFDA) y SOS Disparu lanzaron la campaña “Días contra el olvido” para conmemorar el 12º aniversario de la Carta de Reconciliación Nacional, que puso fin a la guerra civil de los años noventa. La campaña marcó una semana de reuniones en las que las familias de los desaparecidos pidieron justicia para sus seres queridos que desaparecieron durante la guerra civil.

En una conferencia de prensa celebrada esta semana en la sede del Frente de las Fuerzas Socialistas (FFS) en Argel, la portavoz del CDFA Nacera Dutour, la presidenta de la Asociación Djazairouna Cherifa Kheddar, Fatma-Zohra Boucherf, miembro fundadora de SOS Disparus, Hacene Ferhati y madre de una persona desaparecida, se reunieron para hacer una llamada al gobierno argelino para que visibilice las desapariciones acaecidas durante la Década Negra y para resaltar las amenazas contra las víctimas que han luchado incansablemente por la verdad.

“Hemos enfrentado varias amnistías durante la Década Negra y seguimos sufriendo las consecuencias”, agregó. Dutour explicó que citó la Carta de Reconciliación, establecida en 1995 por el Presidente Liamine Zeroual, que fue la base para el referéndum de la Concordia Civil en 1999 y la Carta en 2005, ambos iniciados por el actual Presidente Abdelaziz Bouteflika.

Boucherf afirmó los comentarios de Dutour sobre la Carta, añadiendo que “aboga por el olvido y el silencio de las víctimas”. “En 2007, esta Carta amnistió incluso a los agentes del Estado culpables de crímenes y violaciones de los Derechos Humanos”.

Según Boucherf, cuyo hijo ha estado desaparecido durante los últimos 25 años, la “Carta nos pide que olvidemos a nuestros hijos y pasemos página”, como lo quiso el presidente Bouteflika en 1999, cuando declaró que nuestros hijos no estaban en sus bolsillos.

La crítica de la Concordia Civil se basa en gran medida en su fundación, que prioriza la “impunidad y el olvido” en lugar de enfrentarse a los horrores cometidos durante la guerra y llevar a los culpables ante la justicia. El colectivo ha estado luchando contra el artículo 46 de la Concordia que “amenaza con encarcelar a las víctimas que se niegan a guardar silencio”.

“Queremos saber qué pasó, cómo llegamos allí, por qué un argelino mató a un argelino, por qué agentes del gobierno secuestraron a argelinos. Nos están pidiendo que pasemos página, pero todos y cada uno de los argelinos tienen derecho a conocer su historia “, concluyó Boucherf.

Kheddar agregó que no sólo las víctimas de terrorismo y las desapariciones forzosas fueron ignoradas, sino también  castigadas por pedir justicia. “Al parecer, todos aquellos que no han portado armas o han cometido delitos no pueden beneficiarse de esta Carta”, declaró.

La guerra civil comenzó después de que las elecciones democráticas en el país fueran canceladas por el ejército tras la evidencia de que el Frente Islámico de Salvación ganaría la mayoría. Duraría diez años brutales, con niveles depravados de violencia por los servicios militares y secretos y grupos militantes culpables de violencia y masacres sin sentido.

Alrededor de 200.000 argelinos perecerían en la guerra, 18.000 desaparecerían y un millón se vería obligado a abandonar el país. La Concordia y la subsiguiente Carta permitirían a muchos agentes del gobierno caminar libremente debido a la impunidad ofrecida, lo que significaba que nadie sería llevado ante la justicia por los crímenes en un intento desesperado de pasar página.

Kheddar renovó las convocatorias para proponer una carta alternativa para integrar nuevas demandas, pero los llamamientos han quedado sin respuesta por parte de las autoridades argelinas. La Comisión Nacional de la Carta sobre la Reconciliación Nacional tampoco ha asumido las demandas de las víctimas. “Doce años después, no sabemos en qué se ha convertido esta comisión, qué ha hecho, si ha contactado con las víctimas”, continuó.

La reciente decisión del gobierno de transmitir imágenes gráficas y videos de la guerra civil por primera vez en la televisión argelina ha sido vista como una táctica de miedo para mantener en silencio a las víctimas. “Nos golpearán, y nos asustarán”, declaró Boucherf, porque “temen a la verdad”.

A medida que el país da un giro para lo peor debido a sus problemas económicos actuales y los intentos del gobierno para facilitar las reformas, las garantías públicas en el gobierno se están agotando. Al transmitir imágenes de la guerra civil, el gobierno espera recordar a los argelinos el rostro del terrorismo y cómo colocar sus esperanzas en una alternativa puede provocar que el país vuelva a pasar por la misma situación.

Uno de los miembros fundadores de SOS Disparus también reiteró que las cifras presentadas en el pasado por Mustapha Farouk Ksentini, ex presidente de la Comisión Nacional Consultiva para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (CNCPPDH), han sido muy inferiores al número de víctimas que se han presentado, lo que aumenta la culpabilidad de la autoridad al no investigar adecuadamente las desapariciones.

(Fuente: Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *