El Borbón acusado de acto de barbarie en Puerto Rico

Las alusiones hacia Puerto Rico como un territorio estadounidense y no como país y parte de Hispanoamérica por parte de autoridades españolas han causado polémica en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebra estos días en San Juan.

Objeto de crítica fueron los discursos del director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y del rey Felipe VI, que el martes inauguraron el congreso y ensalzaron reiteradamente la defensa del uso del español que históricamente ha hecho Puerto Rico, que es un Estado Libre Asociado a Estados Unidos y cuyos naturales tienen nacionalidad estadounidense.

Sin embargo, el primero hizo alusión a que ésta era la primera ocasión en que un Congreso de la Lengua no se celebraba en Hispanoamérica, mientras que el segundo dijo alegrarse de regresar a Estados Unidos.

“De un plumazo nos han invisibilizado y ninguneado”, lamentó hoy en declaraciones a Efe el escritor puertorriqueño Eduardo Lalo, responsable de hacer saltar la chispa de una crítica que se trasladó a algunas de las salas del Centro de Convenciones de San Juan donde se celebra el congreso. Según explicó este premio Rómulo Gallegos 2013, “no tenía intención de causar este lío, pero uno no puede callarse ante semejantes barbaries dignas de mandatarios españoles del siglo XIX”.

Durante su intervención hoy en una de las sesiones Lalo criticó la “continuidad” establecida en ese sentido por Felipe VI con respecto a reyes anteriores. “Espero que en el futuro la historia nos conceda la justicia y la dignidad que nos merecemos”, añadió tras reclamar que el Instituto Cervantes deje de ser un “apéndice” del Ministerio de Exteriores de España. “Sólo entonces nuestra lengua podrá ser común”, defendió Lalo que logró así poner en pie a parte del auditorio, que con un aplauso suscribió sus palabras.

En el breve debate posterior al coloquio el historiador e hispanista puertorriqueño José Ignacio Jiménez, que se encontraba entre el público, habló del sentimiento de “traición” que se siente al percibir que España se interesa por Puerto Rico para utilizarlo como trampolín a Estados Unidos.

Al respecto, Rafael Rodríguez-Ponga, secretario general del Instituto Cervantes, dijo a Efe que los reyes de España habían hecho un gran esfuerzo por venir a Puerto Rico, teniendo en cuenta la coyuntura política española, y destacó la constancia que siempre han demostrado por su compromiso con la cultura y con Hispanoamérica. Igualmente destacó la importante labor que hace el Instituto Cervantes en la promoción de la cultura hispanoamericana en las 90 ciudades donde está presente.

Desde primeras horas de la jornada por los pasillos se comentaba la columna que Lalo publicó hoy en el principal diario de la isla, El Nuevo Día, que se repartió entre los asistentes a la llegada al Centro de Convenciones. En ella, Lalo recuerda que García de la Concha dijo que ésta era la primera vez que el Congreso no se celebraba en Hispanoamérica, una “imprudente barbarie” que “nos saca sin más, en un par de frases, de nuestro ámbito natural y cultural”.

Criticaba también la alusión de Felipe VI de su regreso a “Estados Unidos”, en alusión a Puerto Rico, y su referencia al español “mestizo” que se “alterna” con el inglés en la isla. “Puerto Rico no es parte de Estados Unidos, sino un territorio invadido por esa nación en la Guerra Hispanoamericana de 1898”, después de la cesión por parte de España “como botín de guerra, sin defender ni considerar en lo más mínimo, la suerte de sus habitantes”, afirma el escritor puertorriqueño, uno de los más vendidos.

En su opinión, “si Puerto Rico, luego de casi 118 años de agresiones y presiones estadounidenses, ha preservado la lengua española y su cultura caribeña y latinoamericana, y las ha desarrollado tanto o más que otros países de América, ha sido por la voluntad, la resistencia y la energía creativa que poseemos”. Para Lalo, “ignorar olímpicamente el grave problema político de Puerto Rico, del que también son responsables tanto España como Estados Unidos, es cuanto menos un acto de inconsciencia o ignorancia”.

“Una vez más comprobamos la mojigatería de España y de otros pueblos americanos, que ante la tragedia colonial de Puerto Rico, actúan como si ésta no existiera y nada tuviera que ver con ellos”, lamenta. “Creo que no exagero -concluye- cuando afirmo que no hay un hay país más hispanohablante que el nuestro, porque ninguno de nuestros hermanos ha sufrido las constantes agresiones culturales a las que nosotros hemos sabido sobrevivir”.

(Fuente: El Confidencial)

Incurre rey de España en acto de barbarie

El rey de España, Felipe VI, fue acusado ayer por el puertorriqueño Eduardo Lalo de un acto de “barbarie” en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que sesiona en San Juan. Junto con el monarca español, también fue imputado de tal acción el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, al ofrecer sus respectivos discursos la víspera durante la ceremonia de inauguración del cónclave al que asisten más de 300 escritores, periodistas y personalidades de 24 países.

Lalo, Premio Rómulo Gallegos 2013, quien asiste al CILE en calidad de invitado, realizó un sereno repaso de ambas disertaciones por las matizaciones de uno, Felipe VI, y la levedad del otro, García de la Concha, al referirse a Puerto Rico.

El monarca español y el director del Instituto Cervantes fueron señalados por el autor de la novela “Simone” por evadir el tratamiento correspondiente a Puerto Rico, más allá de ser anfitrión de esta cita que se realiza cada tres años, por la resistencia que implica preservar su idioma español y la cultura hispánica.

Lalo dijo que García de la Concha después de un épico, minucioso y autocomplaciente listado de los pasados congresos, cuando se ocupó del inaugurado este martes recalcó que “era la primera vez que no se celebraba en Hispanoamérica”. “Y destacó que fuera en un territorio que se ha empeñado en preservar el legado histórico que incluye, según él, la lengua española y los lazos de sangre”, expuso el laureado escritor en el artículo “Actos de barbarie”, que aparece en el diario El Nuevo Día.

El escritor aseguró que quedó sobrecogido por la imprudente barbarie de “un funcionario que ejerce un cargo importante y oficial, que ha tenido tres años para comprender la situación puertorriqueña, nos saca sin más, en un par de frases, de nuestro ámbito natural y cultural”.

Refirió que poco después, en su discurso, el rey Felipe VI anunció que “está contento de visitar junto a la Reina a Estados Unidos y de descubrir un lugar donde el español “mestizo” alterna con el inglés”. Felipe VI añadió que este “no es el lugar para tratar la historia de Puerto Rico”, recordó Lalo al considerar que “este Congreso es el lugar y la ocasión perfectos para tratar esa historia. ¿Dónde sería más pertinente y apropiado?”

“Puerto Rico no es parte de Estados Unidos, sino un territorio invadido por esa nación en la Guerra Hispanoamericana de 1898. Entonces España cedió esta tierra en el Tratado de París como botín de guerra, sin defender ni considerar en lo más mínimo, la suerte de sus habitantes”, refirió el también profesor de la estatal Universidad de Puerto Rico.

Manifestó que “Si Puerto Rico, luego de casi 118 años de agresiones y presiones estadounidenses, ha preservado la lengua española y su cultura caribeña y latinoamericana, y las ha desarrollado tanto o más que otros países de América, ha sido por la voluntad, la resistencia y la energía creativa que poseemos”. “Ignorar el grave problema político de Puerto Rico, del que también son responsables tanto España como Estados Unidos, es cuanto menos un acto de inconsciencia o ignorancia y, además, una violencia dirigida a nosotros, que somos sus anfitriones”, sostuvo.

Eduardo Lalo subrayó que “a un país y a un pueblo no se le invisibiliza ni se le saca de la familia de pueblos americanos, para echar hacia adelante una estrategia errada, condenada al fracaso, dedicada a respaldar el español en los verdaderos Estados Unidos”. “Una vez más comprobamos la mojigatería de España y de otros pueblos americanos, que ante la tragedia colonial de Puerto Rico, actúan como si ésta no existiera y nada tuviera que ver con ellos”, expresó ante la espera de más lucidez, solidaridad y responsabilidad de los que han optado por proferir “tantas palabras vacías y bárbaras”.

El escritor advirtió que “ni la cultura ni la lengua son adornos para nosotros; constituyen lo que nos ata a la vida y lo que nos permite día a día luchar encarnizadamente contra las condiciones históricas que hemos padecido y que aún padecemos”.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *