Marruecos ordena la salida del Sahara a 84 civiles de la ONU

El Gobierno del Estado Marroquí ha ordenado la retirada de 84 miembros del personal civil, y particularmente del segmento político, de la misión de la ONU en el Sáhara Occidental (Minurso), como represalia a la visita del secretario general de este organismo, Ban Ki Moon, a esa zona y las declaraciones realizadas durante la misma.

Además, Marruecos anunció que no continuará financiando de forma voluntaria al Minurso, que alcanzaba los tres millones de dólares anuales. Rabat había anunciado, además, la retirada de sus más dos mil 300 cascos azules repartidos en las misiones de las Naciones Unidas. Sin embargo, después de la petición de miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Marruecos mantendrá sus tropas de cascos azules desplegadas en Costa de Marfil, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana, informó este jueves el ministro de Exteriores marroquí, Salahedín Mezuar. “Marruecos ha decidido no retirar a sus fuerzas por el importante papel que tienen en esas misiones”.

“Estas medidas impedirán seriamente el funcionamiento de la Minurso”, señaló el portavoz de la ONU, Stephan Dujarric, quien se declaró sorprendido por la respuesta airada de Marruecos, que no tiene precedentes. “Adoptaremos las medidas que sean necesarias para asegurar que la misión cumple su mandato”, añadió. El secretario general procedió ya a cancelar el plan inicial de viajar a Rabat.

Dujarric considera que la acción unilateral de Marruecos choca claramente con las obligaciones internacionales que tiene el país como miembro de la ONU y plantea un reto a las decisiones del Consejo de Seguridad. La Minurso tiene como misión supervisar el alto el fuego de 1991 y ayudar a las partes en conflicto a organizar un referéndum sobre el futuro de Sáhara Occidental.

El origen del choque está en unos comentarios del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, durante dicha visita al Sahara Occidental, en la que se entrevistó con el Presidente de la RASD y líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz (foto adjunta), en los que calificó de “ocupación” la situación actual del territorio. La reacción de Marruecos fue inmediata, al anunciar una reducción “significativa” de su participación en la Misión de Naciones Unidas para el referendo en el Sáhara Occidental (Minurso). La lista entregada a los responsables de la misión de cascos azules incluye a tres miembros de la Unión Africana.

El Consejo de Seguridad celebró este jueves una reunión a puerta cerrada para tratar de rebajar los ánimos entre las partes. El diplomático angoleño Ismael Gaspar Martins, que preside este mes los trabajos del órgano que vela por la paz y la seguridad, espera que se trata de “un malentendido” y que la discusión entre los miembros permita “encontrar algún tipo de reconciliación”. Dujarric dejó claro que en ningún caso se trata de discutir el repliegue de la Minurso. “Realmente esperamos que este no sea el final del proceso político”, recalcó.

Antes de producirse el encuentro informativo, el representante del Frente Polisario advirtió de que si Naciones Unidas abandona el territorio, se corre el peligro de que se reanude el conflicto armado.

Marruecos ataca a Ban Ki-moon por hablar del Sáhara “ocupado”

El Ministerio de Exteriores marroquí emitió el martes de la semana pasada un comunicado en el que tacha de “no neutral” al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tras su visita del fin de semana a los campos de refugiados de Tinduf, en Argelia. El Gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (PJD, islamista moderado) expresó su “gran estupefacción” por el hecho de que Ban haya utilizado el término “ocupación” para referirse al control de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Para el Estado marroquí esa “ocupación” es la “recuperación” de su “integridad territorial”.

Por primera vez tras nueve años en el cargo, el secretario general de la ONU visitó el sábado los campos controlados por el Frente Polisario. El plan inicial consistía en dialogar también con el jefe del Estado marroquí, pero el rey Mohamed VI le hizo sabe a Ban que no se encontraba “disponible”. A pesar de esa indisposición, Ban emprendió el viaje con el fin de relanzar unas negociaciones estancadas desde hace un cuarto de siglo. Fue en 1991 cuando se creó la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) con el fin de preparar la celebración de un referéndum en el que el pueblo del Sáhara Occidental pueda elegir entre la independencia y la integración con Marruecos.

En el comunicado, Marruecos denuncia “los deslices verbales, los hechos consumados y los gestos injustificados de complacencia del secretario general durante su visita a Tinduf y Argel”. Rabat sostiene que las declaraciones de Ban son “inapropiadas, sin precedentes y contrarias a las resoluciones del Consejo de Seguridad”. “El secretario general se ha apartado de la neutralidad, objetividad e imparcialidad”, añade. Rabat considera que Ban Ki-moon “se ha dejado instrumentalizar para dar crédito a las falaces pretensiones” del Frente Polisario.

En la conferencia que ofreció Ban en Argel el domingo tras su visita a los campos, el diplomático calificó de “malas” y “tristes” las condiciones de vida de decenas de miles de refugiados saharauis que viven en los campos argelinos. “Fue realmente triste al ver la situación de los refugiados y en particular de los jóvenes.

He podido observar que los niños que nacieron a comienzos de la ocupación tienen ahora 40 o 41 años, por lo tanto, son niños que han conocido 40 años de vida difícil”, indicó en declaraciones recogidas por la Agencia Efe.

Ban Ki-moon señaló que la situación del Sáhara Occidental ha sido olvidada por la comunidad internacional. Han transcurrido ya 41 años desde que el 14 de noviembre de 1975 España cediera a Marruecos y Mauritania la soberanía de lo que hasta entonces se conocía como Sáhara Español. El Polisario logró expulsar a Mauritania del Sáhara y firmó la paz. Pero Marruecos avanzó sobre el territorio y decenas de miles de saharauis huyeron a Argelia.

Los saharauis acusan a Marruecos de presionar para reducir el papel de la MINURSO

El Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) acusó hoy a Marruecos de presionar a la comunidad internacional para reducir la importancia de la misión que la ONU tiene desplegada en el Sáhara Occidental (Minurso).

En una rueda de prensa ofrecida en Argel, el ministro saharaui de Asuntos Exteriores, Mohamed Uld al Salek, denunció la decisión de Rabat de retirar la “aportación voluntaria” a este organismo y dijo que es una forma de “agudizar su confrontación con la comunidad internacional”.

La tensión entre Marruecos y la ONU se elevó de forma notable en los últimos días tras el viaje que realizó a principios de marzo a la zona el secretario general, Ban Ki-moon, quien utilizó la palabra “ocupación” para referirse al control marroquí sobre la mayor parte del Sáhara.

“Marruecos no tiene el derecho de reducir (la cifra de) funcionarios de la Minurso porque no sean de nacionalidad marroquí. Marruecos es el único beneficiado de la (la presencia de la) Minurso ya que todo el dinero que la ONU gasta es en su interés”, explicó el ministro saharaui. Uld al Salek insistió en que Marruecos “es parte del conflicto” y por ello no puede cambiar la Minurso “porque eso es tarea de la ONU”, como tampoco tiene derecho a reducir el componente civil y político de la misma.

En un comunicado emitido anoche por el ministerio marroquí de Exteriores, el gobierno de Rabat anunció que anula la “contribución voluntaria” que ofrece a la Minurso y señaló que va a examinar la retirada de los contingentes marroquíes desplegados en misiones de paz en el mundo. Uld al Salek consideró este comunicado “amenazador” y volvió a responsabilizar a Marruecos de la crisis en el Sáhara Occidental porque es “un ocupante agresor” que “no respeta los acuerdos”.

El ministro atacó con la misma contundencia a Francia y España, a los que acusó de obstaculizar el proceso saharaui y subrayó que la posición franco-española es la causa de la “parálisis” de la Minurso en el territorio del Sahara Occidental. “Lo extraño en la posición franco-española es que ambos Estados, que procedieron a la demarcación de las fronteras, reclaman la paz y la estabilidad en el noroeste de África”, señaló. Uld al Salek calificó, asimismo, de “fracasada” la política de Marruecos tras el reciente enfrentamiento con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

“El ataque del ocupante marroquí a Ban Ki-moon y la publicación de comunicados contra él reflejan el fracaso de la política del colonialismo y el aislamiento de Marruecos”, que el pasado domingo organizó una masiva manifestación en contra de diplomático surcoreano. Ban, por su parte,  se quejó un día después el “ataque” a su persona y calificó la movilización del gobierno marroquí de falta de respeto a él y a Naciones Unidas.

Otra manifestación convocada por las autoridades marroquíes tuvo lugar ayer en El Aaiún, capital del Sahara Occidental ocupado, teniendo de nuevo a Ban como blanco de todas las críticas y con pancartas y eslóganes reclamando la salida de la Minurso del territorio.

(Fuentes: Prensa Latina / TeleSur / diario El Periódico /diario El País / diario El Día)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *