La Dictadura egipcia inicia una campaña masiva de represión y persecución de los colectivos LGTBI del país

egipto-concierto-bandera-gay

Las detenciones a personas de la comunidad LGBT se han multiplicado en las últimas semanas en Egipto. Las autoridades y la prensa egipcias libran desde hace algunos días una campaña los homosexuales, acusados de “perversión”, “depravación” y “libertinaje”, en medio de una intensa campaña de represión policial. Este tipo de incriminaciones son utilizadas para solterar la asusencia de legislación punitiva específica contra la homosexualidad en la jurisprudencia egipcia.

La represión se ha recrudecido tras el “escándalo” provocado los colectivos sociales y políticos reaccionarios, islámicos y coptos, por la presencia de banderas arcoíris en un concierto del grupo libanés Mashrou´Leila (foto adjunta), una banda libanesa de amplia proyección en el mundo árabe, el pasado 22 de septiembre en El Cairo. Más de medio centenar de personas ya han sido detenidas, 10 de ellas relacionadas directamente en el concierto.

La primera presencia pública del símbolo de homosexuales, bisexuales, gays y lesbianas ha generado una enorme controversia en el país, donde la homofobia afecta a todos los estamentos de la sociedad.  La aparición de este emblema se ha convertido en toda una costumbre durante las actuaciones de este grupo, liderado por el abiertamente homosexual Hamed Sino, y que apela en sus canciones a la libertad para amar, pero que también expone la frustración de la juventud de Oriente Próximo, acosada por una rígida moral o a los abusos de los poderosos.

La imagen de la enseña fue ampliamente difundida en redes sociales y dio lugar a una campaña para identificar a los responsables. El fiscal Nabil Sabek solicitó su localización, acusándolos de “incitar a la homosexualidad”. La Policía ha detenido a varios portadores, pero también se ha producido, al menos, un arresto por mostrarla en internet y manifestar su complacencia al respecto. Tan solo tres días después del recital, fue condenado a seis años de cárcel un joven estudiante que, al parecer, había participado en el acto.

La persecución, rápida y efectiva, ha sido alentada por figuras de la televisión como Ahmed Moussa, conductor de un famoso “talk show”, que ha asegurado que la bandera fue exhibida como parte de una campaña extranjera destinada a hacer creer que el país acepta la homosexualidad. El sindicato nacional de músicos se ha sumado a la operación de castigo y ha solicitado la prohibición de nuevas apariciones de Mashrou Leila.

El conjunto, ahora en gira por Norteamérica, ha llamado a la solidaridad internacional con las víctimas y ha difundido un comunicado en el que señala que “esta represión no es separable de la sofocante atmósfera de miedo y abuso que experimentan todos los egipcios diariamente, independientemente de sus orientaciones sexuales”.

Prohibido hablar de ellos en los medios

El organismo regulador de la prensa de Egipto prohibió la publicación de informaciones sobre homosexuales a partir de hoy en los medios escritos y audiovisuales en el país, salvo si es para que muestren “arrepentimiento” por esa conducta.

El Consejo Supremo para la Regulación de los Medios consideró que “la homosexualidad es una enfermedad y una vergüenza y es mejor ocultarla”, según un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias MENA. Por ello, el organismo estatal, de reciente creación, instó a “no hacer propaganda” a la homosexualidad “hasta que sea curada y acabada” con el objetivo de “preservar la moral y los valores de la sociedad”.

El presidente del Consejo, Makram Mohamed Ahmed, detalló en la nota que el papel de los medios de comunicación es “informar sobre la peligrosidad de esa enfermedad”, en referencia de la homosexualidad, “advertir de sus consecuencias y no hacer propaganda ni levantar sus banderas y lemas”. La decisión de este consejo se produce unos días después de que siete hombres fueron detenidos por mostrar una bandera arcoiris en un concierto celebrado en El Cairo el pasado día 22 de septiembre.

Además, otros seis homosexuales fueron arrestados esta semana en un apartamento del centro de la capital egipcia mientras mantenían relaciones sexuales y van a ser juzgados por posibles delitos de libertinaje, violación de la moral y prostitución, según informaron ayer medios oficiales.

Hoy Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) exigieron hoy al Gobierno de Egipto que cese la represión contra los homosexuales, después de la detención de estas once personas por su orientación sexual. Ambas ONG indicaron que uno de los detenidos por levantar la bandera arcoíris ya ha sido juzgado y condenado a seis años de cárcel y a otros seis en régimen de libertad provisional por los cargos de “libertinaje” e “incitación al libertinaje”.

La fiscalía ordenó que los seis detenidos por practicar actos sexuales sean examinados por médicos forenses. HRW puntualizó en un comunicado que este tipo de análisis rectales son “técnicas arcaicas” del siglo XIX que “carecen de cualquier validez científica y violan la ética médica” y que se pueden considerar como una forma de “tortura”.

La homosexualidad no está prohibida de forma expresa en la legislación egipcia, pero se producen frecuentes procesos por acusaciones de prácticas inmorales y de prostitución, cargo por el que se elevan las condenas de cárcel.

Rights Watch denuncia la campaña

La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció la campaña represiva y mediática lanzada por las fuerzas de seguridad y los medios de información egipcios y contra la comunidad de lesbianas, homosexuales, transexuales y bisexuales (LGTB, según sus siglas en inglés).

HRW se suma así a las condenas de varias asociaciones de defensa de derechos humanos nacionales e internacionales contra la ola de detenciones que comenzó tras un concierto, el 22 de septiembre, del grupo musical libanés Mashru Leila, en el que algunos asistentes enarbolaron la bandera multicolor que representa al colectivo LGTB.

“Las fuerzas de seguridad han sido implacables en sus intentos de localizar y detener a gente sospechosa de ser homosexual o de apoyar los derechos de los LGTB, la mayoría de los cuales no están relacionados con la cuestión de la bandera multicolor”, asegura HRW en un comunicado.

La asociación civil egipcia Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales denunció el pasado miércoles que al menos 57 personas han sido detenidas en Egipto por su orientación sexual desde el 22 de septiembre en lo que describió como una campaña “sin precedentes”.

“Egipto debe detener inmediatamente esta represión viciosa contra un grupo vulnerable solo porque agitaron una bandera”, aseguró en el comunicado la directora de HRW para Oriente Medio y el Norte de África, Sarah Leah Whitson.

La ONG recuerda que el 4 de octubre, 6 personas fueron condenadas a entre uno y seis años de cárcel acusadas de “libertinaje” y de “incitar al libertinaje” y más personas están pendientes de juicio los días 12 y 29 de octubre, por su orientación sexual.

HRW también destacó que varias ONG egipcias han denunciado que al menos 6 de los detenidos fueron forzados a pasar un examen anal practicado por un médico para determinar supuestamente sus hábitos sexuales.

Paralelamente, HRW condenó también el comunicado difundido el 30 de septiembre por el Consejo Supremo para la Regulación de los Medios, que ordenó prohibir “la promoción o la difusión de lemas homosexuales” así como la aparición de homosexuales en los medios.

“Dada la masiva campaña de arrestos y el clima de miedo, informar de manera objetiva sobre este asunto y dar voz a la comunidad LGTB es más importante que nunca”, concluyó Whitson.

(Fuentes: Público / Sur / agencia AFP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *