Palestina: El Gobierno de unidad se reúne por primera vez en Gaza, tras el acuerdo entre Fatah y Hamas. Netanyahu se opone

fatah hamas

El primer ministro del Gobierno de unidad palestino, Rami Hamdalá, ha presidido este martes la primera reunión de este Ejecutivo celebrada en Gaza en tres años, en medio de los esfuerzos de reconciliación entre Al Fatáh y Hamás.

Hamás se hizo con el control de la Franja de Gaza en 2007 tras enfrentarse a las fuerzas de Al Fatá, leales al presidente palestino, Mahmoud Abbas, y ha gobernado sobre el empobrecido enclave desde entonces, hogar de más de dos millones de personas.

La sesión del gabinete ha sido la primera celebrada en Gaza desde 2014, ha asegurado Hamdalá ante sus ministros este lunes. De acuerdo con el primer ministro, supone un enorme paso en el proceso de reconciliación promovido por países vecinos como Egipto y otros aliados árabes apoyados por Estados Unidos.

«Hoy estamos frente a un momento histórico, ya que hemos comenzado a superar nuestras heridas, a dejar nuestras diferencias a un lado y a poner el interés nacional por encima de todo lo demás», ha proclamado Hamdalá.

Hamás, considerado un grupo terrorista por Israel y numerosas potencias occidentales, disolvió su comité ejecutivo en Gaza el mes pasado después de que Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos impusieran numerosas sanciones económicas a su principal contribuyente, Qatar.

Pero a pesar de que Hamás ha aceptado ceder sus responsabilidades administrativas al Gobierno de unidad –formado hace tres años– su brazo armado, las Brigadas Izzeldin al Qassam, continúa siendo una fuerza dominante en la Franja.

«Comprendemos que la vuelta de las instituciones oficiales a su legítimo marco legal y acabar con todo el impacto de la división anterior va a requerir grandes esfuerzos y mucha paciencia y sabiduría», ha añadido Hamdalá.

Abbas ha declarado ante la cadena de televisión egipcia CBC este lunes que sólo puede haber «un Estado, un régimen, una ley y un brazo armado» en la Franja de Gaza, haciendo referencia a su postura de que la seguridad en el enclave debería estar bajo el mando de la Autoridad Palestina.

De acuerdo con un portavoz de la Autoridad Palestina, es muy poco probable que Abbas decida retirar las sanciones impuestas sobre Gaza en este punto, por lo que se estima que el presidente palestino esperará al resultado de las negociaciones programadas entre Al Fatá y Hamás para dentro de dos semanas.

En un intento de presionar a Hamás para que cediera su control sobre Gaza, Abbas paralizó los subsidios de electricidad al enclave en junio, una medida que ha provocado grandes cortes eléctricos en la Franja durante todo el verano. El presidente palestino también retuvo los salarios de casi todos los funcionarios del enclave.

«Todo tiene que estar en manos de la Autoridad Palestina, que deber se la que controle los cruces fronterizos», ha asegurado Abbas. Tanto Israel como Egipto mantienen un bloqueo parcial sobre Gaza, alegando que es por motivos de seguridad.

Según varios acuerdos previos, más de 3.000 miembros de las fuerzas de seguridad de Al Fatá deberían haber sido integrados de manera gradual en la Policía de Gaza, controlada por el Ministerio del Interior que lidera Hamdalá. El brazo armado de Hamás, de acuerdo con los expertos, cuenta con cerca de 25.000 hombres.

Cisjordania y la Franja de Gaza están separadas administrativamente desde 2007, debido a los enfrentamientos registrados tras la victoria de Hamás en los comicios celebrados en 2006. Desde entonces, la formación islamista controla la Franja, mientras que Al Fatá controla Cisjordania.

El acuerdo crea nuevos horizontes

El jefe de la oficina política de Hamas, Ismail Haniyeh, expresó durante una reunión entre los líderes de Hamas y el movimiento Fatah en Gaza que su movimiento quiere restablecer la unidad nacional y construir elementos de fuerza y firmeza para el pueblo palestino.

Por su parte, el primer ministro palestino, Rami Hamdallah, quien  presidio el encuentro, señaló que el gobierno tomará medidas concretas para resolver los obstáculos y los problemas legales pendientes por medio de la formación de comités especializados.

De acuerdo con el primer ministro, la reunión supone un enorme paso en el proceso de reconciliación promovido por países vecinos como Egipto y otros aliados árabes apoyados por Estados Unidos.

«Hoy estamos frente a un momento histórico, ya que hemos comenzado a superar nuestras heridas, a dejar nuestras diferencias a un lado y a poner el interés nacional por encima de todo lo demás», dijo Hamdallah. «Comprendemos que la vuelta de las instituciones oficiales a su legítimo marco legal y acabar con todo el impacto de la división anterior va a requerir grandes esfuerzos y mucha paciencia y sabiduría», añadió.

Este martes, el enviado de Estados Unidos para Medio Oriente, Jason Greenblatt, aseguró que Washington está vigilando muy de cerca el desarrollo de las negociaciones. «Estados Unidos subraya que cualquier gobierno palestino debe comprometerse de manera explícita y clara a la no-violencia, el reconocimiento del Estado de Israel y aceptar los anteriores acuerdos y obligaciones concretados en las negociaciones de paz», apuntó Greenblatt.

Benjamín Netanyahu, criticó la iniciativa de reconciliación

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, criticó la iniciativa de reconciliación lanzada por las dos principales facciones palestinas, en la medida en que considera que el acercamiento de Fatah a Hamás es a costa de la existencia de Israel.

Durante una reunión de su partido, el Likud, Netanyahu señaló: «Es muy simple a quien quiera reconciliarse. Reconoced el Estado de Israel, desmantelad el brazo armado de Hamas, cortar lazos con Irán, que pide nuestra destrucción».

El ministro de Educación israelí, Naftali Bennet, pidió mano dura a Netanyahu frente a una iniciativa que considera una concesión del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, para encubrir a una organización presuntamente terrorista y asesina, en alusión a Hamas.

En este sentido, solicitó al régimen israelí que paralice la entrega de los impuestos que recauda en representación de los palestinos. «Enviar fondos a un gobierno de Hamas es como hacerlo a Daesh. «A cambio del dinero lograremos que nos disparen misiles», alertó.

(Fuentes: Palestina Libre / Al Mayadeen)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *