Éxito del “paro de país” y huelga del 3-O: Catalunya para y se manifiesta contra la represión, y enciende las alarmas en el Estado

huelga 2

Centenares de miles de personas han salido a la calle en Barcelona y multitud de poblaciones de todo Catalunya, donde se han celebrado concentraciones masivas por la mañana y por la tarde, para participar en el paro de país y la huelga general convocadas contra la represión policial del referéndum de independencia del 1 de octubre.

La protesta catalana, a raíz de la violencia desatada por la policía española y la Guardia Civil contra los centros de votación, que provocó más de 800 heridos por la intervención policial, ha intensificado la crisis política e institucional hasta un grado desconocido en el Estado español desde hace décadas.

Los manifestantes han respondido al llamamiento de las entidades soberanistas, ANC y Òmnium, los grandes sindicatos, CCOO y UGT, y las patronales Pimec y Cecot, entre otras organizaciones y a la huelga general convocada a la vez por la CUP y sindicatos minoritarios, IAC, CGT o la COS.  Las manifestaciones de la tarde las ha convocado la Taula per la Democràcia, que agrupa a unas 60 entidades. El Govern de la Generalitat ha dado apoyo a todos los actos.

Desde primera hora de la mañana se han producido cortes de circulación en las autopistas y carreteras; el metro de Barcelona y los Ferrocarrils de la Generalitat han suspendido la circulación y Rodalies Renfe ha funcionado con servicios mínimos; los puertos de Barcelona y Tarragona han paralizado su actividad y ha habido paradas en grandes centros de trabajo como Mercabarna y también en el pequeño comercio.

Pero, sobre todo, ha habido gente en la calle, desde mucho antes del mediodía, cuando se han celebrado concentraciones ante todos los ayuntamientos del país, y en espera de la manifestación convocada a las 6 de la tarde en Barcelona. 300.000 personas se han movilizado durante la mañana en los diversos actos de protesta en la capital catalana, según fuentes de la Guàrdia Urbana. La consellera de Treball, Dolors Bassa, ha hablado también de seguimiento masivo de la convocatoria en las empresas y la administración pública.

En Barcelona, columnas con decenas de miles de manifestantes, entre los cuales muchos estudiantes, se han desplegado por grandes arterias urbanas como la Diagonal, la Gran Via o la Via Laietana para llegar a participar en las concentraciones en la plaza Sant Jaume o la plaza Universitat. Los payeses, que han cortado con sus tractores varias carreteras, y los bomberos, que han actuado como improvisado servicio de orden reforzando a los Mossos en muchas concentraciones, han tenido un fuerte protagonismo en las movilizaciones.

Muchos de los manifestantes se han concentrado ante la jefatura superior de policía de la Vía Laietana de Barcelona, donde ya lunes hubo fuertes protestas por la represión del referéndum, y en la Delegación del Gobierno central. Aun con toda la indignación y los gritos contra los cuerpos policiales y los responsables del gobierno español, el civismo ha sido la tónica generalizada en los actos de protesta.

No ha habido ningún incidente a pesar del número de gente movilizada. Sin embargo, las concentraciones contra los cuerpos policiales españoles alojados en poblaciones catalanas como Calella o Pineda de Mar, en el Maresme, una parte de los cuales han sido expulsados de los hoteles después de haber protagonizado actos violentos, ha dado munición al gobierno de Madrid para apuntar al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y al vicepresident, Oriol Junqueras, como responsables del “asedio” a la policía española. Así lo ha indicado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que se ha reunido con el presidente Mariano Rajoy para evaluar la situación. Son palabras gaves, muy graves, las que ha pronunciado el ministro: “La Generalitat empuja al pueblo catalán día tras día hacia el abismo y alienta la rebelión en las calles”.

El líder del PP de Catalunya, Xavier García Albiol, ha sido recibido con una fuerte bronca en Pineda de Mar, adonde se ha desplazado este mediodía para expresar su apoyo a las fuerzas de seguridad españolas. Desde primeras horas de la mañana se suceden los llamamientos a la calma en las redes sociales. La consigna es evitar de caer en las provocaciones. En el Govern hay el convencimiento que se pueden producir intentos de reventar las concentraciones o provocar incidentes por parte de infiltrados.

Hay en estos momentos muchos nervios en la Moncloa y en la cúpula del PP. El portavoz parlamentario de los populares, Rafael Hernando, ha llegado a tildar de “nazi” el paro; posteriormente, ha sugerido que se inhabilite a Junqueras y Puigdemont. La participación masiva en el paro de país y la resistencia pacífica mostrada por amplios sectores de la ciudadanía a pesar de la brutalidad desatada por la policía española y la Guardia Civil a los centros de votación del referéndum, que provocó más de 800 heridos, ha encendido todas las alarmas en Madrid.

El PSOE ha pedido esta mañana que el Congreso repruebe a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por la violencia policial en Catalunya. El PSOE apoya a las fuerzas de seguridad españolas pero no al uso que está haciendo el gobierno de Madrid contra los independentistas catalanes. El bloque “constitucionalista” empieza a agrietarse después de que el secretario general socialista, Pedro Sánchez, pidiera en su reunión con Rajoy que incorporara al diálogo a Puigdemont y a Podemos. El PSOE está ahora más cerca de Pablo Iglesias que del presidente español, a quien sólo parece apoyar un Albert Rivera que pide más leña contra los “separatistas”.

La estrategia del gobierno del PP es diáfana: se trata de cambiar la realidad de los hechos, presentando a los agentes ejecutores de la estrategia de represión como “víctimas” con el objetivo de calmar la Comisión Europea y las cancillerías, que en las últimas horas han advertido a Rajoy sobre el uso de la fuerza y, a la vez, acumular acusaciones contra Puigdemont y su Govern que puedan justificar nuevas medidas políticas y judiciales, ya sea la suspensión de derecho de la autonomía catalana por la vía del artículo 155 de la Constitución —la suspensión de hecho ya se ha producido en ámbitos como las finanzas o el control policial del territorio— o la inhabilitación del president y el Govern por sedición.

huelga 3

El clamor por la retirada de los cuerpos policiales del Estado desborda el país

Centenares de miles de personas han salido hoy a las calles de toda Catalunya para denunciar la violencia de los cuerpos de seguridad del Estado durante la jornada de votación en el referéndum del domingo. Subido sobre un coche, el actor Alex Casanovas ha leído desde la plaza Universitat de Barcelona un manifiesto de la Mesa por la Democracia donde se reclama “la retirada de los cuerpos policiales del Estado”. El llamamiento se ha repetido por todo el territorio en manifestaciones multitudinarias que han desbordado las calles.

El texto de la Mesa por la Democracia, integrada por decenas de asociaciones, se felicita del hecho de que hoy el país se ha detenido y afirma que “la ciudadanía ha rechazado la violencia ejercida por los cuerpos de seguridad del Estado durante el referéndum del 1 de Octubre”, además de denunciar la vulneración de los derechos fundamentales y las libertades democráticas.

“Las actuaciones policiales para desalojar violentamente a los millares de personas que se han reunido en los colegios de Catalunya, y para requisar el material para la votación, son absolutamente inadmisibles y son una violación de los derechos civiles y políticos, y de la convivencia de la sociedad catalana 900 personas heridas”, ha añadido.

Delante del vehículo desde donde se leía el manifiesto, seguían la concentración el vicepresidente, Oriol Junqueras, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, los responsables de Òmnium, Jordi Cuixart, y el ANC, Jordi Sànchez, los líderes de UGT y CCOO, Camil Ros, y Javier Pacheco, los consellers Toni Comín, Santi Vila y Dolors Bassa, y los diputados en el Congreso, Gabriel Rufián (ERC) y Xavier Domènech, entre otros.

El texto que se ha leído denuncia “la vulneración de los derechos fundamentales y las libertades democráticas que se están produciendo por parte del Gobierno y de los organismos del Estado”, y hace un llamamiento a la defensa del marco democrático que tenga como base “el diálogo y no la fuerza, la política y no el autoritarismo, el respeto y no la intolerancia.”

“La unidad es la mejor defensa de la democracia”, señala el texto que hace un llamamiento a todas las fuerzas políticas a hacer aquello que sea necesario para defender los derechos fundamentales y las libertades de la ciudadanía. “No toleraremos ninguna agresión más”, se advierte en el texto.

La concentración de la plaza Universitat de Barcelona se ha extendido hasta el Paseo de Gracia y se ha acabado encontrando con la concentración convocada de la CGT a los Jardinets de Gràcia. Al acabar la lectura del manifiesto y el listado de asociaciones que apoyan a la Mesa por la Democracia, la manifestación ha acabado con el canto de La Estaca y Els Segadors. Una parte de los manifestantes se han dirigido entonces hacia la Vía Laietana, donde se ha vuelto a repetir la concentración delante del cuartel de la Policía Nacional.

Asimismo, el portavoz de Universidades por la República, que ha leído una parte del manifiesto, ha anunciado que los universitarios convocan una acampada en el cruce de paseo de Gracia con Gran Vía de las Corts.

Las concentraciones multitudinarias se han repetido por ciudades y pueblos de Catalunya donde la afluencia de gente ha desbordado las calles. Las manifestaciones, pacíficas y festivas, se han desarrollado sin registrar en incidentes.

huelga 4

Movilización histórica en Lleida, con críticas en Àngel Ros

Unas 45.000 personas se han manifestado esta tarde por las calles de Lleida, para hacer visible su rechazo a las actuaciones violentas protagonizadas por la policía española y la Guardia Civil durante el referéndum del 1 de Octubre. Ha sido una manifestación histórica en la capital del Segrià. Durante la marcha, los concentrados han coreado “Àngel Ros dimisión”.

Son muchos los leridanos que han salido a la calle para expresar así su indignación delante unos hechos que muchos vecinos de Lleida vivieron en primera persona en diferentes colegios electorales de la ciudad, donde las fuerzas de seguridad del Estado intentaron impedir con el uso de la fuerza la celebración del referéndum. Bajo el lema “Contra la represión, por las libertades” y encabezada por unos 150 tractores, la marcha ha arrancado a las 18 horas de la plaça Ricard Viñes para dirigirse a la delegación del Govern catalán y finalizar ante la subdelegación del Gobierno español en la capital del Segrià.

La manifestación se enmarcaba en el paro de país convocado desde la Taula per la Democràcia, y de otra en la jornada de huelga general convocada desde algunos sindicatos.

Una manifestación masiva en Girona pide la dimisión de Millo

Cerca de 30.000 personas se han concentrado este martes ante la delegación de la Generalitat de Girona, en protesta por la represión de la policía nacional y la Guardia Civil, en los colegios electorales durante el referéndum.

Antes de esta concentración, una manifestación con cerca de 8.000 asistentes ha recorrido las calles de la ciudad y ha ocupado el vestíbulo de la estación del Tren de Alta Velocidad (TAV). Otros ciudadanos han optado por concentrarse en diferentes escuelas que la policía desalojó el domingo pasado. En concreto, unas 3.000 personas han ido a la Escola Verda, y cerca de 2.000 se han desplazado a la Escola Bruguera.

Los manifestantes han coreado consignas en favor de la independencia y reclamando a los cuerpos de seguridad estatales que se marchen de Catalunya. También se ha reclamado la dimisión del delegado del Gobierno español en Catalunya, Enric Millo.

Más de 30.000 personas llenan las calles de Tarragona contra la represión

Más de 30.000 personas han salido a las calles de Tarragona para protestar contra la represión del Estado español contra el referéndum del 1-O. Lo han hecho en la concentración unitaria convocada por la Taula per la Democràcia este martes por la tarde en todas las capitales de comarca. En Tarragona, esta manifestación ha tenido lugar en la plaza imperial Tarraco, que ha quedado desbordada. Es una de las mayores vistas en la ciudad.

Ya por la mañana, en pleno paro de país, más de 5.000 personas se han concentrado en la rambla del presidente Lluís Companys, delante de El Corte Inglés. Se han visto esteladas y banderas sindicales y se han escuchado gritos de independencia y en contra de la policía española. Después han avanzado hasta la comisaría de la Policía Nacional española.

El paro de país también ha conseguido paralizar la actividad en el Puerto de Tarragona, según ha informado la dirección de la misma instalación portuaria. La actividad de la estiba se ha detenido por completo y la de las empresas químicas, no vinculada a la estiba, se ha llevado a cabo cumpliendo los servicios mínimos decretados.

Manresa, Cerdanyola, Figueres, Gelida y Tàrrega descuelgan la bandera española

Los ayuntamientos de Manresa, Cerdanyola del Vallès, Figueres, Gelida i Tàrrega han descolgado este martes la bandera española del edificio.

No todos de la misma manera, sin embargo. En Tàrrega, donde gobierna el PDeCAT, un espontáneo ha subido al balcón del ayuntamiento, ha arrancado la enseña y la ha arrojado a los concentrados, que lo han aplaudido.

Desde las ocho de la mañana, centenares de personas, convocadas vía redes sociales y whatsapp, han cortado la autovía A-2 a su paso por la capital del Urgell, en el marco del paro general en todo el país en protesta por la violencia de la policía española y la Guardia Civil el 1 de octubre. Se ha celebrado un desayuno popular y un taller de flores de papel. A la protesta se ha unido gente de todas edades y localidades alrededor como Tàrrega, Bellpuig, Barbens, Linyola o Mollerussa.

En Figueres, también gobernado por el PDeCAT, también se descolgó el lunes, también con poca ceremonia. La plaza estaba llena y muchos asistentes han empezado a gritar “fuera, fuera, fuera la bandera española”. Dos jóvenes han salido al balcón de la casa consistorial y han arriado la bandera española. Acabado el acto, la bandera ha vuelto a ondear.

La alcaldesa, Marta Felip, ha dicho que “no comparte la manera como se ha descolgado la bandera española, no por el fondo, sino por la forma. Queremos libertad no libertinaje”. Cs Figueres había presentado una denuncia a la policía local por el incumplimiento de la ley de banderas española.

Este martes, unas 8.000 personas, según la Guardia Urbana, se han movilizado a mediodía en Figueres para protestar contra la represión del domingo. La manifestación ha recorrido las principales calles de la ciudad, donde se ha cortado el tráfico. La mani se ha detenido ante la Administración de Hacienda, donde se han gritado consignas a favor de la Hacienda catalana, y de la sede de la Guardia Civil y la policía española, donde han gritado “fuera las fuerzas de ocupación”. También se han oído gritos de “independencia”, “somos gente de paz” y “las calles serán siempre nuestras”.

En Cerdanyola, donde gobierna Capgirem Cerdanyola-CUP, la bandera española se descolgó el domingo durante el referéndum. Los centenares de manifestantes que se habían reunido ante el edificio aplaudieron la acción.

Manresa, con ayuntamiento del PDeCAT y ERC, también se ha quedado sin bandera. Unas 20.000 personas de toda la comarca han desfilado en silencio con las manos levantadas ante el cuartel de la Guardia Civil antes de llegar al Ayuntamiento.

En Gelida , donde gobierna el PSC, este martes por la mañana, la bandera no ondeaba en su mástil de la casa consistorial.

(Fuente: El Nacional.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *