Marchena (Sevilla): Tras denuncia del SAT, la inspección acusa a Procavi y Halia Servex de vulnerar derechos de los trabajadores

foto-Procavi

La Inspección de Trabajo ha resuelto una denuncia formulada por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) señalando que las empresas Procavi y Halia Servex (situadas en Marchena pero cuyos trabajadores son en su mayoría de Morón) tomaron decisiones en los días previos a la huelga del 11 y 12 de abril, encaminadas a vulnerar el derecho a la huelga de los trabajadores, según recoge un acta levantada el pasado mes de agosto,

Esta actuación fue requerida por parte del SAT, tras constatar que las empresas, en plena connivencia, aumentaron los ritmos de producción y la cantidad de personal durante las semanas previas a la huelga “con la clara intención de anular totalmente sus efectos”, lo que para el sindicato “vulnera un derecho fundamental recogido en el ordenamiento jurídico como es el derecho a la huelga”. En este sentido, apuntan que “no estamos hablando de un aspecto menor de la ley, sino de una de las mayores conquistas de los trabajadores para la defensa de sus intereses y que es un pilar fundamental de las libertades políticas”.

Para el SAT esto no deja de ser una prueba más de cómo Procavi “usa, hace y deshace lo que le parece con las contratas para vulnerar los derechos de sus propios trabajadores, que mostraron desde el principio la plena disposición a secundar la huelga del sector. Igual que han actuado para la huelga, arrollando con todo, actúan con los demás derechos. La fábrica cuenta con alrededor de 1.400-1.500 trabajadores en activo y sólo 300 son de Procavi. ¿Realmente qué valor aportan las constelación de subcontratas allí presente? Sólo uno: precarizar las condiciones de trabajo, mediante la reducción salarial, los ritmos de producción y la temporalidad”.

El SAT, junto a la Plataforma por la Dignificación de las Condiciones Laborales en Procavi, está ultimando una demanda judicial por la situación de general de ‘Cesión Ilegal de Trabajadores’ que se da en Procavi, que es la base, a juicio del Sindicato, de la situación que padecen los trabajadores a manos de la patronal. “La legalidad implantada por la reforma laboral del Partido Popular dejó amplios márgenes a las empresas para realizar estas prácticas, pero Procavi ha pasado todas las líneas rojas y ahora tendrá que responder por ello”.

Ahora Procavi y Halia Servex, y las demás contratas que operan en la fábrica (Nederwork, Iman, Randstad, etc..), se enfrentarán a la reclamación de amparo ante el Ministerio Fiscal por parte de los trabajadores por estos hechos, que el Sindicato, junto al ordenamiento legal, considera de especial relevancia. El dictamen puede acarrear condenas severas para las empresas, dada la gravedad de los hechos, e indemnizaciones para los trabajadores. La Representación Sindical usará como piedra angular el documento remitido por la Inspección de Trabajo, de gran valor en cualquier actuación judicial de este tipo, ya que presume de probidad. Esto significa que es responsabilidad de la parte acusada demostrar su inocencia ante los hechos constatados y recogidos en acta.

La Sección Sindical del SAT en Procavi activa la lucha de los trabajadores

La constitución de la Sección Sindical del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) entre los, aproximadamente, 100 trabajadores de Randstad Project Services que operan en el matadero de pavos de Procavi, promovida por la agrupación local de este sindicato en Morón, ha comenzado a motivar y activar la lucha de los trabajadores por sus derechos laborales. El pasado domingo, tras la celebración de una asamblea en la localidad de Marchena y comunicar los acuerdos a la empresa, la plantilla hizo valer sus derechos al descanso tras cumplir con la jornada laboral de ocho horas, negándose a prolongarla indefinidamente como venía ocurriendo.

Según han detallado los trabajadores en una nota, “la empresa al parecer piensa que el derecho básico que tenemos a disfrutar de nuestra propia vida personal es un lujo que no está a nuestro alcance”. La plantilla califica las condiciones laborales de “horribles”, que recuerdan en algunos aspectos “a un campo de concentración”. En este sentido, denuncian que los ritmos de producción se han disparado duplicando los millones de kilos de carne procesada y manteniendo prácticamente la misma plantilla respecto al 2013. “Las lesiones, las afecciones incluso cardíacas y depresiones no son extrañas, derivadas de la presión física y psicológica que se sufre cotidianamente. La situación llega al extremo de que los trabajadores tenemos dificultades para cumplir con las necesidades fisiológicas más básicas durante las interminables jornadas”.

Además de esto, denuncian que cobran “hasta un 40% por debajo de los compañeros del sector” y hasta ahora han soportado “una actitud tiránica por parte de la dirección de Recursos Humanos, que nos ha tratado como mera mercancía humana a disposición completa de la producción”.

Los trabajadores, que han anunciado una huelga indefinida en matanza a partir del 4 de diciembre si no se cumplen sus exigencias, aseguran que para la empresa “parece cree que nuestra exigencia de un puesto de trabajo digno y la jornada de ocho horas es un acto de rebeldía. Pues si esto fuera así, entonces estamos en rebeldía, pero en realidad no pensamos eso. Pensamos que son ellos los que han pretendido violar para siempre nuestra dignidad como personas. Y hasta aquí hemos llegado: les hacemos un llamamiento a la razón y a la cordura”.

(Fuente: Diario de Morón)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *