Portugal: Los socialistas triunfan sobre la derecha en las elecciones municipales, a costa del PCP y el Bloco, con quienes gobierna

portugal

El Partido Socialista se alzó como vencedor en las elecciones municipales de Portugal, marcadas por la fuerte caída en las grandes ciudades del segundo partido del país y líder de la oposición, el Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha). El PS obtuvo 38% de los votos; en segundo lugar, como es tradicional, fue para el PSD, con el 16%; el PCP en tercer lugar con el 9,5%, 1,6 puntos menos que hace cuatro años y diez alcaldías menos, que han pasado a poder de los socialistas, su socio de la mayoría parlamentaria; ya a mucha distancia siguen el Bloco de Esquerda  (3,3%), en las últimas municipales octuvieron el 4,5%, y CDS (2,5%). En coalición en algunos municipios, PSD-CDS han conseguido otro 9,5% de votos.

El Partido Socialista mantiene su principal bastión, la alcaldía de Lisboa, que ostentará por cuatro años más su actual regidor, Fernando Medina, al cosechar más del 40 % de los votos, acariciando así la mayoría absoluta.

El Partido Socialista de Portugal, en el Gobierno estatal en alianza con el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda  (Bloque de Izquierdas), se ha impuesto en las elecciones municipales celebradas este domingo, lo que ha elevado el porcentaje nacional de votos del partido y ha supuesto un fuerte respaldo para el primer ministro, Antonio Costa. “El Partido Socialista ha conseguido el mejor resultado de su historia”, ha asegurado Costa.

Desde su llegada al poder, Costa ha construido una economía cada vez más sólida en Portugal, tras la crisis financiera que sufrió el país entre 2011 y 2014. Muchas de las políticas de austeridad del Gobierno anterior han sido modificadas mediante una bajada de impuestos sobre los salarios más bajos para que los portugueses cuenten con más renta disponible. Además, los socialistas han reducido el déficit presupuestario a través de una moderación del gasto público.

El partido socialista ha ganado con un 41% por ciento de los votos, cifra que queda por encima del 32,4 por ciento conseguido en las elecciones nacionales de 2015, mientras que los socialdemócratas obtuvieron un 28 por ciento de votos el domingo. El partido de Costa ha obtenido 158 ayuntamientos, mientras que los socialdemócratas, que se presentaron con sus aliados de derechas del Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP) en algunos ayuntamientos, han ganado unos 100.

Los socialistas formaron una coalición de Gobierno en 2015 con los comunistas del PCP y el Bloque de Izquierdas, rompiendo con la tradición política de Portugal, y utilizaron la mayoría parlamentaria para expulsar a los socialdemócratas, que en esa ocasión habían sido la lista más botada. Los expertos adviertieron entonces de que el Gobierno podría sufrir inestabilidad a causa de la diversidad de políticas que existen con los dos partidos de corriente izquierdista.

Sin embargo, los resultados a nivel nacional que se conocieron el domingo muestran que ambos, tanto los comunistas como el Bloque de Izquierda, han sufrido una pérdida de votos, situación que ha permitido a los socialistas conseguir una mayoría sin depender de otros partidos.

La pobreza de estos resultados para los socialdemócratas podría empujar al líder del partido, Pedro Passos Coelho, a dimitir de su cargo. Passos ha asegurado que “reflexionará cuidadosamente” si presentarse o no como candidato a líder del partido a principios del próximo año.

El Partido Socialista (PS) se perfilaba como ganador absoluto de los comicios, manteniendo su control sobre la mayoría de los 308 municipios lusos. El gran perdedor era el conservador Partido Social Demócrata (PSD), que fracasó en su intento de conquistar Lisboa y Oporto y registró pérdidas a nivel nacional, factor que pondrá en duda la continuidad del ex primer ministro Pedro Passos Coelho al frente del partido.

El triunfo de los socialistas en estos comicios fue confirmado con la reelección de sus regidores en tres de los cuatro municipios más poblados del país vecino. Fernando Medina, sucesor de Costa como alcalde de Lisboa ambos celebrando el triunfo en la foto adjunta), consiguió un segundo mandato. Entretanto, Eduardo Vitor Rodrigues fue reelegido alcalde de Vila Nova de Gaia, y Basílio Horta mantiene su puesto en Sintra.

En Oporto, sin embargo, el socialista Manuel Pizarro no consiguió derrocar al carismático alcalde independiente Rui Moreira, que repetirá al frente del ayuntamiento tras una durísima campaña que vio la ruptura total entre el regidor y el PS, con el que gobernaba en coalición. Pizarro descartó futuros pactos con el alcalde, pero poco importa, ya que Moreira ha aumentado su margen de votos de tal manera que es probable que gobierne la ciudad invicta con mayoría absoluta.

El PSD quedó en tercer lugar tanto en Lisboa como en Oporto, por lo que sólo puede presumir de mantener su control sobre la aristocrática Cascais y la ciudad costera de Oeiras. Los electores conservadores se mostraron desilusionados por la desastrosa campaña de Teresa Leal Coelho, transfiriendo sus votos a Asunção Cristas, presidenta del tradicionalmente aliado Centro Democrático Social-Partido Popular.

Los resultados electorales suponen un duro golpe para Passos Coelho, que ha visto como su tirón entre el público portugués y relevancia dentro del partido que lidera ha decaído a medida que ha mejorado la economía portuguesa durante los últimos dos años.

En las filas socialistas, en cambio, los buenos resultados en las municipales animan a quienes sueñan con un Gobierno de Costa con mayoría absoluta, libre de las intromisiones de los partidos de la izquierda que actualmente le sostienen con su alianza parlamentaria.

(Fuentes: InfoLibre / La Vanguardia / El Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *